Ganan Sánchez y la militancia; pierden las élites del PSOE

Por Alba Martínez  | Ilustración de ElKoko

Tras una campaña de primarias en la que Pedro Sánchez ha sido la oveja negra para los barones, la gestora y ciertos medios de comunicación, los militantes del PSOE han hablado con sus votos y han dicho: mandamos nosotros y queremos a Pedro de vuelta.

Los resultados de las primarias y la victoria de Pedro Sánchez dicen mucho.
Lo primero y principal es que la gestora nunca debería haber existido, y por ello le han devuelto a Sánchez el puesto que le fue arrebatado.
Otro mensaje claro ha sido el enfado de las bases por la abstención en la investidura de Rajoy. La militancia no quiere una política de despachos y ha castigado al establishment de Susana Díaz decantándose por aquel candidato que sí les ha escuchado y sí los tuvo en cuenta.

En definitiva, el PSOE renace y con Pedro Sánchez a la cabeza refuerza su identificación con la izquierda y coge más fuerza a la hora de representar a este sector. Y esto se vio muy bien cuando anoche, tras el discurso del ganador, los militantes y el equipo del triunfador de la noche entonaron ‘La Internacional’. El mensaje de “queremos ser una izquierda real” se vio muy reflejado en ese momento.

Esta victoria tambalea muchas estructuras. La principal, la de las élites de dentro del partido (la dimisión de Antonio Hernando ha sido el primer síntoma), pero fuera también tiene su repercusión. Rajoy celebró anoche la victoria del Real Madrid. Nuestro presidente del gobierno estaba preocupado por el fútbol, no por el devenir de uno de sus principales partidos de la oposición. Hoy ha dicho que no lo felicitó “por no molestar”. Parece que no está muy contento con los resultados de las primarias en el PSOE.
Otros miembros del PP, como Xavier García Albiol que ha asegurado que la victoria de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE es una “desgracia para España”, ya que “escora al PSOE en la extrema izquierda”. De esto se deduce que cuando tu rival te ataca, algo estás haciendo bien. Si el PP estuviese contento con el triunfo de Sánchez, habría un problema.

También Albert Rivera ha hablado y ha dicho que ve “ un pacto entre el PSOE y los nacionalistas”; Si el PSOE pacta con nacionalistas es malo, pero si lo hace el PP no. O es que Rivera no se ha enterado de que también gobierna con ellos.

La militancia no quiere una política de despachos

Por su parte el periódico susanista por excelencia sigue en su línea. El País, en su editorial, en contra del discurso de Pedro Sánchez en el que hace hincapié en la unidad del partido, habla de un brexit en el PSOE y crisis profunda tras los resultados. Cebrián, has perdido influencia…

Todo cambio político progresista en el momento actual necesita del PSOE para salir adelante, y la victoria de Pedro Sánchez trae un poco de luz. Pero este cambio tiene que venir desde el reconocimiento de todas las fuerzas de izquierdas de que la unión hace la fuerza. Una mirada a Portugal basta para ver que esto es posible.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies