Francia | Alegría para hoy, hambre para mañana

Por Hernán Tiseyra

Tras las elecciones del domingo nuestro país vecino, Francia, ya tiene un nuevo presidente. Y es que Emmanuel Macron, a sus jóvenes 39 años (Amiens, 21 de diciembre de 1977) llega a lo más alto de la política gala después de una segunda vuelta en los comicios, superando ampliamente a su oponente Marion Anne Perrine Le Pen (Neuilly-sur-Seine, 5 de agosto de 1968).

Con una contundente victoria, el candidato Turbo-liberal y experto en inversión bancaria, ha frenado las aspiraciones del Frente Nacional, un partido de extrema derecha y  pro Frexit. Este hecho ha supuesto una gran alegría  para el mundo “demócrata”, que oculta tras una sonrisa (cuasi mueca) que el señor Macron será un humilde servidor de la banca alemana. Su intención es exprimir la maltrecha economía que ha dejado el “socialista” (permítaseme las comillas) François Hollande,  y atar en corto a uno de los países miembro más importantes de la UE para que no se produzca otro caso Brexit, cuya consecuencia sería la muerte del mercado común.

Le Pen y el Frente Nacional, obtuvieron un 22% de los votos, quedando destrás incluso de la abstención, que obtuvo un 25%.

Como en el juego del “poli bueno/poli malo”, el tándem Macron/Le Pen nos ha dejado la dulce sensación de haber elegido bien, hasta casi hacernos olvidar quienes fueron los que nos trajeron hasta esta enorme crisis y el auge del neofascismo.

En Francia, el 100% del sufragio representa sólo a las personas que acuden a votar, sin tener en cuenta los votos blancos, nulos o la abstención. Sin embargo, si en estas elecciones se tomaran en cuenta estos porcentajes, Le Pen no superaría el 22% del total, quedando por debajo de la abstención, que obtendría un 25%, y los nulos, que supondrían un 9%.

Ahora nos quedan 4 años por delante en los cuales las políticas liberales, tan conocidas en el sur de Europa, acercarán aún más al establishment neofascista a los gobiernos europeos que le falta por conquistar.

Hoy más que nunca es necesaria una reflexión de la izquierda sobre el rumbo que está tomando la Unión Europea. Es el momento de recuperar una lucha conjunta de los trabajadores de Europa contra los gobiernos liberales y la clase dominante.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies