¿Quién vota todavía al PP?

Por Filosofía perdida

Después de todas las noticias que recibimos sobre el Partido Popular, resulta cada vez más difícil contener en la memoria todas las tramas corruptas por las que irán a juicio y retener los nombres de todos los imputados, o investigados, como impuso el PP que se les llamara para intentar maquillar la gravedad de los delitos. Día tras día se van conociendo más detalles de financiación opaca, mordidas, asignaciones delictivas o tramas corruptas, mientras siguen encabezando las encuestas, siguen siendo votados en cada cita electoral y permanecen los mismos líderes que llevaban el partido mientras se producían esos delitos.

Aquellas personas que consideramos, como siempre dijo Julio Anguita, que apoyar a un corrupto es ser cómplice de corrupción y no víctima, podemos encontrar algo extraño que quien se ve perjudicad@ por esa corrupción sea capaz de seguir dando al partido que tiene corrupción el apoyo necesario para que pueda continuar en esa u otra actividad delictiva. Un ejemplo que podría ilustrarlo sería seguir contratando a una empresa cleptómana para hacer trabajos en tu propia casa mientras estás ausente, cuando les has sorprendido reiteradas veces robándote y además realizan mal el trabajo prometido o, simplemente, no lo hacen, como ocurrió con el programa electoral de 2011.

Para entender una opción tan carente de lógica, creo preciso recurrir a esa llamada a la verdad que Kierkegaard reprochaba al hegelianismo. Simplificando mucho: no se trata de que se la razón mueva la forma de actuar y pensar, sino más bien que la manera de actuar y pensar se razona. Una persona, por poner un ejemplo, no razona hacerse adicta al tabaco, más bien se hace adicta al tabaco y luego razona su adicción; y votar al PP es un vicio como otro cualquiera, no solo carente de razón, sino también de beneficio. El votante medio del PP no razona su voto antes de emitirlo, porque si lo hiciese no daría lugar a un gobierno como el del PP, sino que, amparado en el “mal menor”, se acoge a una opción que considera propia, y luego la razona.

Para entender cómo una opción puede llegar a manipular la razón, empezaré mostrando cómo es el votante del PP; existen tres tendencias políticas que convergen en el voto al PP: los tradicionalistas (conservadores), los nacionalcatólicos y los liberales. Las tres opciones son principios innegociables que, una vez el PP sabe fingir respeto hacia ellos, sus votantes aceptan todos los males colaterales de su voto, en tal de que su opción esté a salvo.

Cualquier mínimo ataque al estatus o privilegio de la iglesia católica por parte de un sector político se ve como algo destructivo, mientras que al PP se le perdonarán todos los males

Los tradicionalistas y conservadores podemos verlos como aquellos votantes fieles al movimiento, amantes del ejército y de la bandera, que tuvieron su periodo dorado con Franco, y que se movilizan por la unidad de España y el 12 de octubre, pero cuando a esa patria la saquean o desahucian a su gente, ya les cuesta más sentirse interpelados. Con la caída de Franco se podría pensar que este perfil desapareció, mucho de su público pasó a apoyar a un PSOE omnipresente y los más cerrados de ese perfil tuvieron que aceptar democracia como sistema de funcionamiento. Sin embargo, como ya advertí con los populismos, últimamente aparecen nostálgicos de pasados que no vivieron, y vuelve este perfil que, encendido con las brasas del patriotismo, emerge para quedarse. El voto al PP no es la solución, ni siquiera una buena opción, pero el PP toma a estos votantes como malos necesarios, y los votantes toman al partido de los sobres como la menos mala de las opciones.

Otro perfil posible de la masa que vota al PP es el nacionalcatólico. Es evidente que el cristianismo tiene poco que ver con el liberalismo; más evidente es que si la Biblia prohíbe robar y mentir, una persona cristiana no debería votar a un partido como el PP y ser cómplice de robos y mentiras. Sin embargo, la opción supera a la razón a la hora de que una gran masa católica siga votando a quien les engaña sistemáticamente. Desde que Franco pretendiese utilizar a la iglesia católica y silenciase a su cúpula con grandes privilegios (hasta que Tarancón llegó para oponerse), no han sido pocas las personas cristianas comprometidas que se han negado a tal utilización, pero siempre fueron más quienes, llevadas por el miedo a un supuesto terror anticlerical, terminaban aceptando a la derecha como opción menos mala. Desde el período democrático, más allá de los cristianos que buscan una opción justa en su voto, existe toda una masa católica que, sin saber de política mucho y sin conciencia de clase, es capaz de votar al PP porque la campaña que orquestan contra todos los demás partidos, tachándolos de anticlericales, moviliza a creyentes incultos políticamente hablando.

Un ejemplo de todo esto puede resultar muy útil para ver cómo ese votante nacionalcatólico se siente movilizado. En Valencia se orquestó un viaje del Papa Benedicto XVI en el que toda la ciudad se engalanó, se paralizó y se exhibió ante todo el mundo, con unos gobernantes que estuvieron llevándose mordidas, montando tramas corruptas en torno al evento y utilizando al Papa como plataforma para que una región muy católica les mantuviera en las instituciones. La religión ha servido para que estos políticos mantengan un banco de votos muy grande, mientras se enriquecían a costa de esa misma religión. Se ha juzgado, por ejemplo, a Rita Maestre por quitarse la camiseta en la capilla de una universidad, al ataque inquisidor se suman grandes masas de católicos en la red y el canal de televisión pagado por la Conferencia Episcopal; sin embargo, Rita no ha robado dinero a costa de un evento con el Papa, no ha utilizado al Papa para pedir votos de manera populista, no ha montado una trama corrupta usando a obispos y fieles para llenarse los bolsillos de dinero público. ¿Dónde está acá la lógica? Nuevamente la opción es previa: cualquier mínimo ataque al estatus o privilegio de la iglesia católica por parte de un sector político se ve como algo destructivo, mientras que al PP se le perdonarán todos los males, porque es una opción que no busca la laicidad, aunque además de su corrupción, utilice las creencias de una gran parte de la población para meter miedo con todos los demás partidos.

Por último, tenemos el perfil liberal. Quizás el más abierto y menos esclavo del voto al PP, pero al mismo tiempo, el que más lo necesita en sus fines. Este perfil carece de principios y de alma, a diferencia de los dos anteriores que, en su ingenuidad, pretenden votar a quien finge respeto para aprovecharse de su voto cautivo. El perfil liberal solo pretende que el negocio sea lo mejor posible, que se acaben leyes que protejan a los trabajadores, que los impuestos dejen de existir, y el dinero de los españoles (ric@s) esté en el bolsillo de los españoles (ric@s), en vez de emplearse en hospitales, colegios, carreteras, servicios sociales, ayudas a desempleados y cosas así. La redistribución es un mal para este perfil, que no tiene más patria que el banco donde tienen sus ahorros, ni más religión que el capitalismo. Banqueros y empresas del Ibex al margen, la doctrina de los predicadores liberales ha llegado a toda esa masa empobrecida, que cree algún día podrá llegar a millonaria también, y vota al PP para cuando pueda llegar también a ser algo beneficioso para ella.

El voto al PP no es la solución, ni siquiera una buena opción, pero el PP toma a estos votantes como malos necesarios, y los votantes toman al partido de los sobres como la menos mala de las opciones

La doctrina liberal ha causado estragos en una población cada vez más empobrecida. El liberalismo también es la doctrina que mueve una economía capitalista que, desde la caída del telón de acero, no hace nada por conservar servicios sociales, y se apunta al carro de destrucción del estado de bienestar, mientras vende como imposibles los derechos sociales que antes eran incuestionables. Es cierto que el PSOE también lleva en el carro del liberalismo desde que en Suresnes decidiese tirar por el camino de en medio; sin embargo el verdadero liberal sabe que el PSOE ha podido recortar mucho, o privatizar demasiado, pero no lo lleva en su ideario como opción prioritaria, como sí ocurre con el partido genovés.

Cualquiera de las tres opciones anteriores son utilizadas, pero no representan el alma del PP; un partido que cada día parece más próximo a una trama para enriquecerse a costa del poder, que un partido con ideario que aspira a un modelo justo de país. Sin embargo, una vez los liberales no ven al PP suficientemente liberal, los católicos saben que el PP no tiene principios y los tradicionalistas ven que el PP es demasiado moderno, ¿qué hacen votándolo? Solo anclan sus mentes a la opción que tomaron hace tiempo, o ven que sus principios no están representados por ninguna otra fuerza, y vuelven a apoyar a quien seguirá engañándoles.

A ello habría que sumar que, a medida que se envejece es muy difícil cambiar de opciones, y el pensamiento se aferra a los principios de manera innegociable, rara vez se cambia la opción política y menos si se tiene todo un sistema que refuerza el pensamiento esclavo. El ejemplo más manifiesto es la conocida como “TDT-party”, que ha estado contra Mariano Rajoy y su partido desde que tomó el poder: han criticado todas las políticas que ha llevado a cabo, han atacado duramente su programa incumplido y tímidamente su corrupción, se consideraron traicionados por todo lo que llevó a cabo su partido una vez alcanzó el poder, pero cuando se acercaron las elecciones retomaron el ataque a todos los demás, el acoso y derribo a todas las opciones menos al PP y C’s.

Despertar de esta realidad es difícil, si no imposible, y generar conciencia a quien lleva décadas votando sin ella, también. Sin embargo, no es motivo para rendirse, sino para luchar por el cambio, luchando por quien desde el desconocimiento y sin prejuicios se acerca a la política y la información, compartiendo y difundiendo lo que muchas veces se olvida o pretenden que olvidemos, y luchando en la casa y en la calle para que las mentiras y los disfraces del PP puedan caer a fuerza de razones ante quien busque en la razón la solución.

5 thoughts on “¿Quién vota todavía al PP?

  • 06/03/2016 at 10:01 pm
    Permalink

    Buen análisis sin duda, pero no se en qué grupo sitúas a los miles y/o millones de torneros, ajustadores, agricultores,amas de casa,funcionarios, monjas, frailes, futboleros y accionistas españoles hasta los 7 millones de votantes.
    No puede decirse sencillamente que son imbéciles e imbécilas (aunque yo crea que si )..tiene que haber alguna otra explicación sociológica.
    Un saludo y besitos de kolorines
    Gorka

    Reply
    • 07/03/2016 at 11:54 pm
      Permalink

      Exacto, la parte que se analiza, existe y nos debería ocupar más, recuerdo gente que me decía “el votante del PP; o es facha, o rico o gilipollas?. Hay incomprensión y desprecio por parte de la izquierda.
      Alguna pista:
      ¿cuantas familias, empresas, millones de personas..dependen directamente de la construcción?
      ¿cúal es el partido de los constructores, las constructoras, y las obras?

      Reply
  • 21/02/2016 at 9:41 pm
    Permalink

    Y otro problema importante: El funcionamiento del sistema electoral

    Por mucho que maquillen los resultados de las elecciones las noticias diciendo cosas como: Cada diputado del partido X ha necesitado muchísimos más votos para conseguir un diputado en comparación con el partido Y. Esto es sencillamente falso, ya que lo que hacen es sumar los votos de todas las circunscripciones electorales cuando en realidad los únicos votos que le han servido a ese partido son los de las circunscripciones más grandes. El resto de los votos que ha obtenido ese partido en las demás circunscripciones se han ido directamente a la basura.

    La gente lo sabe, y según donde vivas el voto no va a contar igual, según a quien votes. El caso más escandaloso de esto es en Ceuta y Melilla, por poner un ejemplo; en el resto de las circunscripciones, no es tan escandoloso, pero viene pasando lo mismo.

    De modo que la gente en vez de informarse de cual es el partido más afín a sus ideales, se informa de que partidos vota el resto de la gente, de cuales son los partidos mas populares que puedan conseguir algún diputado para que el voto no se vaya a la basura; y de entre los que piensa que son más populares, pues vota al menos malo o vota en contra del que no quiere que salga, así que vota al segundo más popular.

    O sencillamente, asqueado por el sistema decide no votar, y de ahí surgen los movimientos abstencionistas, porque saben que con el sistema electoral actual solo salen elegidos los más populares y las minorias se van a la mierda…

    Por eso son tan importantes las encuentas, si ves que el partido que te gusta está razonablemente bien posicionado en las encuentas y crees que va a conseguir algo, lo votas, si ves que no es nada popular, si un partido ni siquiera sale en las encuentas, te olvidas de él.

    Reply
  • 21/02/2016 at 8:44 pm
    Permalink

    Excelente análisis, con alguna puntualización, como dice el compañero, el apoyo y colaboración de la Iglesia y el franquismo fue mutuo. Pero yo por mucho que me esfuerzo, no llego a comprender el porque votan al PP, se me escapa los razonamientos, por poco que se razonara no lo podrían hacer, con todo lo que ha pasado y esta pasando en este país. Salud.

    Reply
  • 18/02/2016 at 11:09 am
    Permalink

    Un análisis jugoso acerca de un enigma fastidioso… (que creo que la tragedia de España también ayuda a descifrar:
    https://sontantascosas.wordpress.com/2016/01/16/la-tragedia-de-espana-i-el-unico-y-premoderno-referente-identitario/).
    Si acaso, alguna puntualización: Franco no “pretendió utilizar”, utilizó a la Iglesia Católica Romana, pero no más que esta al franquismo.
    Por otra parte, yo me resisto a llamar “liberales” a los liberticidas de facto…
    Un cordial saludo.
    @friedenfuralle

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies