Lo que nunca te dijeron del PSOE | Fallo de sistema

Por Filosofía Perdida @Filopolitics

Llevo varios días queriendo escribir sobre la suerte de deriva que lleva el PSOE de Pedro Sánchez desde que pactó con las nuevas derechas de FAES, como ellos decían, o Ciudadanos, como ahora llaman al partido naranja. Lo curioso es que toda la información que he querido expresar, lejos de caducar por el avance del tiempo, se ha ido reproduciendo a la luz de cómo están actuando ambos partidos de cara a la posibilidad de la gran coalición sin el PP. Al mismo tiempo, la deriva mediática ha llevado que, además de verse la peor cara de ese partido a la hora de proponer políticas (si exceptuamos los recortes de Zapatero y la destrucción de nuestro estado de bienestar que luego continuó el PP de Rajoy), estemos asistiendo a una suerte de ataque visceral a todo aquel que no esté dispuesto a aplaudir tal absurdo.

Viñeta de @elkokoparrilla

El PSOE, respondiendo a la llamada del ciudadano Felipe de Borbón a formar gobierno, ha firmado un acuerdo con Ciudadanos que pretende ser una suerte de Carta Magna de gobierno, que a día de hoy parece irrenunciable para que Sánchez llegue a la Moncloa. Entre ambos solo suman 130 diputados, muy lejos de los más de 175 necesarios para una mayoría parlamentaria, pero poco importa si de lo que se trata es de continuar una política lesiva que tanto se ha criticado. El PSOE podría haber tratado de formar una mayoría de 161 buscando una acuerdo con las izquierdas, quizás escuchando la oferta de Podemos, o quizás cambiando de propuesta, pero hay algo claro: no solo se encontraría más cerca de los 175, además ha quedado claro por parte de PNV y DiL que podría ser apoyado por ellos, o gozar de la abstención necesaria para llegar. Algo tan sencillo y simple que necesitaría toda una estrategia propagandista para atacar a quien , saliéndose del pensamiento único que impone el PSOE, dijera lo evidente.

Ya había comenzado la polémica antes de que llegasen las negociaciones; la vieja guardia del PSOE consideró un insulto que Pablo Iglesias le ofreciera un apoyo de garantías, se adelantase a ellos y pidiese ir juntos a investidura. Curioso insulto que te garanticen apoyo y votos para ello. A partir de entonces llegaron los barones que anduvieron diciendo una cosa y la contraria para converger después en el congreso federal del PSOE, donde se atacó duramente cualquier acercamiento al partido que ha garantizado la vuelta del PSOE al gobierno en Extremadura, País Valenciano, Castilla la Mancha, a la vez que no se ponían barreras a un acuerdo con Ciudadanos, ese partido que ha garantizado la permanencia del PP en Castilla y León, Murcia, Madrid y la Rioja; que ha preferido unirse al PP de la corrupción valenciana antes que apoyar al PSPV porque decían que “Compromís es nacionalista”, y que solo ha llegado a apoyar al PSOE en Andalucía, donde el partido corrupto encabeza los recortes a las clases trabajadoras y mantiene la sanidad bajo mínimos.

Algo se me escapaba. Quizás fuera que, como ya advertí hace tiempo, Ciudadanos estaba amenazando con retirar el apoyo a Susana Díaz si Sánchez osaba a recordar qué significa ser “Socialista y Obrero” que recogen sus siglas. Así, en la filtración del Comité federal del PSOE pudimos escuchar a la lideresa de la humildad atacar duramente a Sánchez porque ha conseguido el peor resultado de la historia del PSOE, y lo dice la que ha conseguido en Andalucía exactamente lo mismo a pesar del voto cautivo. Pedro, ese líder que pretende satisfacer a todo el mundo sin darle la razón a nadie, terminó asumiendo que la mejor manera de combatir a su enemiga interna era haciéndole caso en todo, y acabó pactando con aquella derecha a la que la vieja guardia del PSOE parece tener aprecio y respeto.

Una vez se fragua un matrimonio con la derecha, emerge el alma del PSOE, encarnada en este pacto. En primer lugar, se pide a los demás que el PP no salga victorioso; este alma del bipartidismo contra la que nos manifestamos en el 15M, puesto que lo contrario al PP puede un PSOE haciendo recortes, atacando a las clases trabajadoras y obedeciendo al capital (como ha sido los últimos 40 años). El PSOE siempre se ha escudado en la maldad de la derecha para que el pueblo transija toda política de derechas que no venga de manos del PP, apruebe todas las medidas que ellos llevan a veces en nombre de “política de estado”, otras veces de “progreso europeo” y, últimamente, “las necesidades del momento”. Lógicamente esto está detrás de que Podemos sea hoy la tercera fuerza política del país, y que en breve sea la segunda, porque si quisiéramos la política del PP con otra imagen, el nuevo logo del partido de los sobres le habría dado la mayoría absoluta a la gaviota.

Viñeta de @_elultimomono

La segunda bandera del PSOE para reivindicar un pacto de derechas, es hacer gala de una suerte de “progreso” mientras no se corrigen las políticas de derechas. Hace poco leí a Anguita cómo no se identificaba como “progresista”, porque en realidad ser progresista era sentirse orgulloso por conceder derechos a los homosexuales, mientras se atacaba económicamente a las clases trabajadoras; esto es precisamente lo que ocurre con el PSOE, coger la bandera de reivindicaciones de izquierdas, para que se puedan llevar a cabo políticas económicas del PP sin que gobierne el PP. ¿Quién agilizó los desahucios? ¿Quién privatizó todas las empresas públicas que se pudo desde 1982 a 1996? ¿Quién mantuvo un modelo de crecimiento económico basado en una burbuja inmobiliaria absurda desde 2004 hasta que estalló? Ciertamente que con el PSOE se logró la sanidad universal, pero viendo a Susana Díaz atacarla hoy, tampoco parece que estén muy orgullosos de ello, ciertamente el PSOE se ha puesto con los trabajadores cuando se encuentra en la oposición, pero luego gobierna con reformas laborales nocivas para sus derechos. Y podríamos seguir con otras medidas que son cortinas de humo a una política económica neoliberal desde las siglas del PSOE.

Viene entonces la técnica por la que el PSOE saca un ataque a todo el mundo que no piense como ellos; así, mientras su socio de derechas, C’s, presume de tener un acuerdo que aprobaría todo el electorado del PP, y pide a Rajoy que “no vote como Bildu”, el PSOE acusa a Podemos, y las confluencias, Compromís y UP, de votar como el PP y, por lo tanto, ser como el PP. Desde aquí se sacan la famosa “pinza”. ¿Qué es la pinza? Un invento del partido socialista por el que toda la izquierda que no apoya su política de derechas, está con la otra derecha, como si negarse a aceptar la muerte por inyección letal, te convirtiese en devoto de la muerte en la silla eléctrica. El PSOE lleva décadas votando con el PP políticas económicas y sociales, por lo que podría acusárseles a ellos de tener esa “pinza” desde hace décadas, pero prefieren tomar al electorado por ignorante, hablarle en términos simples y, en definitiva, hacerle creer que lo malo de las políticas liberales es que se hagan con el color azul, como si los recortes de Zapatero, los desahucios mientras gobernaba el PSOE o las privatizaciones de Felipe González, no hubieran sido tan malas como las del PP.

Desde este punto de vista, no faltan ahora los forofos del partido socialista que todavía lo votan -¿acaso puede tener otro tipo de votante este partido hoy?- que desde las redes sociales se enfundan en una trinchera contra toda la izquierda que se niegue a aceptar su acuerdo con la derecha de Ciudadanos. Intentando sacar las veces en las que Podemos no ha votado como ellos querían, para intentar convencer de las consignas del PSOE a quien todavía no vea lo evidente. A partir de aquí, cualquier declaración de Pablo Iglesias en contra del PSOE, cualquier momento en que Anguita no aceptase el cuento del hegemónico PSOE o se opusiera a su corrupción, o cualquier otro recuerdo, sirve para intentar desestabilizar a una fuerza política que cada día se encuentra con más fuerza para arrancar la máscara al partido inventado para llevar a cabo en España políticas liberales travestidas de izquierda. Son ellos y ellas quienes exigen que toda la izquierda siga el camino que les ha impuesto Ciudadanos, acepten como economista a un hombre de FAES como Garicano, apoyen una política territorial centralista contraria a sus propios principios, aplaudan la pérdida de derechos laborales que exige la marca blanca del PP, y crean que es un cambio variar el nombre del presidente del gobierno y el partido del poder, aunque luego realicen exactamente la misma manera de gobernar.

Montaje de Azote Bezerro @BezerradasN

Algo así debería llevarnos a la memoria, que tanto reivindico, en un país donde siempre se lucha por caer en el olvido para poder aceptar un entramado político inadmisible. Si no hubiera sido por la amnesia colectiva impuesta por los medios al pueblo, nunca hubiéramos aceptado que los ministros de Franco volviesen al poder y que el partido inventado por ellos para disfrazarse de demócratas, llegase a gobernar. Esta misma amnesia selectiva y colectiva, nos impone que el GAL no debe recordarse en las cámaras, y debe atacarse a quien lo recuerde, pero sí se puede vincular con ETA a un partido cuando no piensa en la resolución del conflicto en Euskadi de la misma manera que se impone en el PP. Esta memoria de la que muchas veces hablo, es necesaria para reivindicar cosas tan lógicas como una República como forma de estado, y un pacto de izquierdas garantista como gobierno pero, como también debería llevarnos a preguntarnos si realmente somos una sociedad madura, viendo cómo todavía no actuamos de acuerdo a esa memoria.

Lo que nunca te dirán del PSOE es todo esto, porque los medios de comunicación se deben a esos accionistas que piden un gobierno de derechas, que blinde sus cuentas y permita una economía al servicio de quienes más tienen. Ciudadanos se hace pasar por partido regenerador, el PSOE se hace pasar por partido de izquierdas, el PP se convierte en partido necesario para crear un chivo expiatorio para quienes buscan políticas redistributivas, y finalmente nos hacen creer una vez más la mentira de siempre, que todo ha cambiado, aunque en realidad todo sigue siendo igual. Si este PSOE no quiere tomarnos por inteligentes, no le tomemos por partido serio, ignoremos su desprecio y aprendamos de la experiencia.

One thought on “Lo que nunca te dijeron del PSOE | Fallo de sistema

  • 09/03/2016 at 8:31 pm
    Permalink

    Muy benevolente te veo, la deriva socialista vino fundamentalmente cuando la CIA exigió a Isidoro abandonara el marxismo después de la financiación de esta en el 83 después llega el Guerra va y entierra al Montesquiu que nadie hasta ahora tiene intención de desenterar a partir de ahí lo que quieras.

    Ello sin contar lo del 75 cuando entre Mugica Kissinger se ponen de acuerdo para vender el Sahara

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies