Cómo no dejarse engañar | Fallo de sistema

Por Filosofía Perdida

El pasado 22 de marzo, en la ciudad belga de Bruselas, se repitió un atentado terrorista contra la sociedad en el que perdieron la vida más de 30 personas inocentes. A partir de este trágico acontecimiento, se han ido sucediendo (y lo que nos queda) diversas consignas de distintas sensibilidades, utilizando este hecho para sus particulares intereses, malinterpretando o manipulando descaradamente lo que ha pasado, mientras que un drama así debería hacernos reflexionar debidamente.

“El Islam nos ataca – El Islam es malo”.

La primera manipulación a la que estamos siempre expuestos cuando se sufre un atentado terrorista, es la de equiparar el terrorismo a todas las personas que comparten su postura política o religiosa. Algo así como si todos los católicos fueran responsables de los atentados del IRA, o todos los vascos lo hubieran sido de los atentados cometidos por ETA. Este punto de vista evita hablar de que el 87% de los atentados islamistas desde el año 2000 se han sufrido en países de mayoría musulmana, y que la mayoría de las víctimas de estos atentados fueron musulmanes, como ya ocurriese con unos atentados de la ETA que sufrían un gran número de vascos, que luego se enfrentaban a pedir perdón por su origen, cuánto más si eran abertzales, cada vez que se encontraban con alguien simplista del resto del estado.

¿Qué oculta este análisis? La ultraderecha aprovecha para sus objetivos la ignorancia sobre la que crece la xenofobia, el miedo al diferente o extraño, a costumbres y formas que no se conocen, para lograr que el fascismo se abra paso; no se trata solo de que los partidos de ultraderecha empiecen a gozar de un apoyo que desconocían desde el final de la II Guerra Mundial, sino también de la hegemonía ideológica que está haciendo que políticos europeos expulsen a los refugiados a Turquía para no perder en países como Francia o Alemania el poder. Así, intentando detener al Frente Nacional, Hollande ha terminado asumiendo su discurso y sus posturas, para acabar regalando la hegemonía al discurso de Le Pen en el propio PS francés.

“Todos los partidos deben sumarse al pacto anti-yihadista”.

Posiblemente sea la idea que más se ha repetido entre los partidos dominantes PP-PSOE-C’s, y los medios de comunicación que trabajan por mantenerlos como hegemónicos. Poco importa que en ese pacto se violen libertades, se dañen concepciones de los derechos humanos o incluso se contradiga la Constitución; lo importante es poner como tótem un pacto y como malos a todos aquellos que buscan una solución al conflicto por una manera más racional.

¿Para qué ha servido ese pacto? ¿Para detener titiriteros sin previo juicio, de manera incondicional y sin garantías? Habría que analizar de manera coherente qué ha llevado a esta situación, en lugar de tratar con soluciones rápidas y simples problemas muy complicados. La política internacional (ya comunitaria ya estatal) no ha cambiado un ápice desde los atentados de París, pero sí se han limitado (y cómo) nuestras libertades y derechos. Siempre habrá quien esté dispuesto a sacrificar todas sus libertades en favor de quienes desean su esclavitud, pero en un país que aspira a respetar los Derechos Humanos, tratar de hacer leyes para violarlos debería ser algo impensable.

Muchos países, como el nuestro, pusieron desde los atentados de París una alerta terrorista en nivel máximo, llegando a un control absoluto de la población. Bélgica incluso llegó a poner al ejército en la calle, de una manera omnipresente y sin tregua ante la población, y sin embargo, el atentado se ha producido, como en nuestro país se produjo una agresión al presidente del gobierno en un nivel 4/5 de alerta antiterrorista. ¿Realmente ha servido de algo sacrificar nuestras libertades, intervenir nuestras comunicaciones y hacer tamaña demostración de fuerza? Y ante todo esto ¿Qué solución nos vuelven a dar? ¿Otra vuelta de tuerca en todo lo que no ha funcionado, como tod@s conocemos?

“Esto es la guerra”

Manuel Valls, primer ministro francés, una vez señalados los atentados de París como un signo de guerra, muestra los atentados belgas como la certificación de que tenía razón, y nadie se ha quejado. ¿Consideraríamos guerra a la lucha contra el narcotráfico, contra el crimen organizado o contra la violencia de género?

Yo creo que no, y lo creo porque no se trata de concederle a quien no lo merece, la categoría de rival igual al que se combate. El terrorismo es un crimen organizado al que se combate, pero no si se pretende poner esta situación como una trinchera donde unos y otros son dos bloques, con sus ideas y proyectos, y hasta territorios y leyes, acabaremos llevando a muchos musulmanes al otro bando, que viéndose rechazados por Occidente, preferirán estar en una de las dos trincheras antes que recibir disparos de ambas. No se trata de choques de civilizaciones ni de ideologías, se trata de barbarie o Derechos Humanos, locura o dignidad, y eso no es una guerra (ni santa ni justa) como pretenden los propios terroristas denominarla, es una lucha contra el mal.

La simplicidad de esas imágenes de guerra, del maniqueísmo o de la búsqueda de una unidad, sin aclarar sobre qué, es algo que los medios de comunicación están dejando poco a poco aflorar. La guerra por las audiencias pasa muchas veces por tratar al público que se pretende seducir como si fuera un completo ignorante, por hacer el mensaje cada vez más infantil y por no dar muchas claves para el análisis, sino más bien analizarle a la audiencia todo. Si en Estados Unidos, antes de la invasión de Irak, la mayoría de la población pensaba que el régimen de Sadam Husseín (laico y con convivencia pacífica de musulmanes y cristianos) era un régimen islamista que protegía a talibanes, aún a pesar de que la excusa para invadirlo fueran unas armas de destrucción masiva que jamás aparecieron; hoy el simplismo pasa por considerar todo oriente medio como una unidad, todas las personas que viven bajo el régimen del terror como si fueran terroristas, y todo intento de acuerdo con ellos como una negociación con terroristas.

¿Algún medio de comunicación ha señalado que la guerra de Irak dejó un país débil tras de sí, donde Daesh se ha hecho fuerte gracias a la indignación de la población y su incultura, y la debilidad de un gobierno no legítimo para una gran parte de la población? ¿Alguien habla de cuál está siendo la acción de aliados como Arabia Saudí y Turquía con Daesh? Ayer un tuitero me enseñaba cómo a la interpretación de la Marsellesa en el partido de fútbol entre Turquía y Francia, el público turco silbó el himno, y me lo recordaba para decirme que los refugiados están con el terror del que están huyendo y por el que vienen a Europa a buscar asilo. Ciertamente tamaña demostración de ignorancia es un buen ejemplo de cómo quien acude con prejuicios a interpretar algo complejo, conserva sus prejuicios y se aleja de entender qué ocurre; pero también sirve para preguntarse qué hace que en una sobresaturación de medios de comunicación, de imágenes y de información instantánea ocurra algo así.

1984

Todos recordamos que la batalla siempre fue contra Eurasia, que la amistad siempre fue con Estasia y que Oceanía siempre trabajó así, ¿O era al revés? -Perdón por la alusión a la obra de Orwell a quien no conozca su obra- Resulta que Estados Unidos financió, apoyó y armó a Al Qaeda, a quien utilizó como piedra en el zapato de la URSS en Afganistán para debilitar a los soviéticos en sus fronteras. Este grupo terrorista eran amigos hasta que dejaron de serlo, y libraron contra ellos una batalla desde 2001 hasta hoy, pero a quien ya empiezan a vislumbrar como aliado para derrotar a Daesh. Igualmente, el régimen de Bashar al-Asad era malísimo y se debía acabar con él, se ha atacado, se ha armado a los rebeldes, se ha ayudado a Daesh y ahora nos encontramos con que todo cambia: Daesh es malo, el dictador al-Asad no tanto, y se potencia el fin de la violencia (o más bien su pausa) cambiando de aliados, pero no de estrategia, siempre en guerra, siempre con violencia, siempre en conflicto. Sorprende que tantos años después del invento de la diplomacia, sigamos resolviendo la mayoría de conflictos con violencia; claro que estando Europa al servicio del único país que ha utilizado bombas atómicas contra civiles y que desde 1945 ha tenido al menos una guerra con otro país con cada presidente que ocupaba la Casa Blanca, ya no resulta tan sorprendente.

Solo queda puntualizar que los análisis simplistas de una realidad compleja nos transforman en gente simple, que resolver los conflictos violentos solo con la violencia que los ha generado, en realidad será como apagar llamas con gasolina, y que utilizar las víctimas del terrorismo, como arma arrojadiza contra quien no piensa como nosotros, en realidad es hacer lo mismo que pretenden los terroristas: usar a las personas y a su sufrimiento con fines políticos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies