Esperanza Aguirre se ha reído de usted

 Por Luis Aneiros

… y me gustaría estar equivocado, pueden creerme.

Porque lo que los medios de comunicación han corrido a disfrazar de anécdota graciosa con la que hacer chistes y memes en las redes sociales, es en realidad la demostración práctica de la necedad, la falta de escrúpulos y vergüenza, y la desconexión con sus compatriotas, de una clase política que se sabe libre de cualquier tipo de responsabilidad cuando utiliza a los más desfavorecidos como papel higiénico.  La señora Esperanza Aguirre y Gil de Biedma es una impresentable que no ha dudado en defender a su compañera de partido, y posiblemente compañera también de nula sensibilidad, Soraya Sáenz de Santamaría, utilizando un argumentario propio de quién siente el mismo respeto por los demás como el que ella misma merece: ninguno.

Las palabras de Aguirre no deben ser recordadas simplemente como desafortunadas ni populistas, sino como peligrosas. ¿Se imagina alguien que yo tuviera la osadía de entrar en un comedor social y dirigirme a los que allí estuvieran diciéndoles que mis ingresos mensuales tampoco me dan para comer cómo y cuándo a mí me gusta? ¿Se imagina alguien que yo fuera a un piso de acogida de mujeres maltratadas a decirles que las comprendo, que soy como ellas, que mi mujer ayer me hizo cosquillas y que tampoco me gustan nada? Cuando un político de la relevancia de Esperanza Aguirre restriega sus 95.000 euros anuales por las caras de todos nosotros y se lamenta de que ese sueldo (y otros similares de sus compañeros de carrera política) no le alcanza para comprar ropa más que en establecimientos de bajo coste, lo que está haciendo es utilizar la situación límite de muchos de nosotros para justificar algo que, por otra parte, no tenía absolutamente ninguna relación  con el nivel económico de nadie. La vicepresidenta del gobierno cometió una infracción de tráfico frente a un Primark como la pudo haber cometido frente a Tiffany. Lo importante no es  dónde, sino el hecho en sí de utilizar su posición para saltarse las normas que a otros les costaría una multa. Pero Aguirre acumula a lo largo de su vida pruebas de su convencimiento personal de que los españoles sufrimos una tara que nos hace aplaudirle cada insulto que nos dirige. Arropada por un sistema que sigue dando brillo a las botas que nos pisotean, la condesa consorte de Bornos no deja pasar ninguna oportunidad de demostrar que ella puede atravesar por una puerta de oro el muro que nos separa, y que nosotros jamás podremos ni saltar por encima.

Esta es la España de los cinco millones de parados. Es la España de la creciente miseria, la de los segundos niños más pobres de Europa, la de un hundimiento social que no se recupera aunque los macrodatos digan lo contrario. Esta España vuelve a vivir la emigración como casi única salida para quienes quieren un futuro que no sea rendirse y sobrevivir. La otra salida es afiliarse al PP y dejar atrás los escrúpulos o la dignidad… o ambas cosas. Nuestro país es ya sólo modelo de cómo los recortes y las políticas más crueles dan resultados positivos a la banca, las grandes corporaciones, entramados mafiosos  y empresarios deseosos de condiciones rayanas en la esclavitud. Y en esta España, en estos momentos, en medio de tanto lamento en voz alta de quienes ya no pueden aguantar más, Esperanza Aguirre dice que 95.000 euros anuales (ignorando el hecho de que no es el único ingreso que entra en su familia) sólo dan para vestirse en Primark, y que los políticos tienen sueldos muy bajos, “en contra de lo que piensan algunos”.

Por supuesto, si ese es el salario que le corresponde por su cargo (el que sea), tiene todo el derecho del mundo a cobrarlo. Y no voy a ser yo quién le niegue a cada uno lo que se gane, independientemente de mi opinión sobre el merecimiento de ciertas ganancias, sobre todo en el ámbito de la política. Y si la señora Aguirre y toda la plana mayor del PP, así como el resto de partidos políticos, se sienten a salvo mirándonos desde la seguridad de su posición privilegiada, que lo hagan. Tiempos llegarán en que eso tenga que cambiar, no lo dudo, pero tampoco dudo de que los responsables y cómplices de Gürtel y Púnica no van a ser quienes lo cambien. Así que, ante la inevitabilidad de esa lejanía temporal entre gobernantes y pueblo, tan sólo me queda pedirles, rogarles incluso, que no se rían de nosotros. Que nos dejen en paz. Porque, como decía mi padre: “además de cornudos, apaleados”.  Y si la ex lideresa siente de nuevo la necesidad de mofarse de nuestras necesidades y limitaciones, que se incorpore al Club de la Comedia y, al menos, se gane de verdad su sueldo.

3 thoughts on “Esperanza Aguirre se ha reído de usted

  • 16/12/2016 at 9:38 pm
    Permalink

    No entiendo varias cosas:
    ¿Porqué si es tan inteligente y liberal y cobra tal poco, no se vuelve a la empresa privada ? Creo que como cazadora de talentos ganaba bastante más y que sepa nadie la obliga a estar en política
    ¿Porqué no sale nadie en su partido a llamarle la atención, por falta de respeto en realidad a quien le paga que somos los ciudadanos?
    ¿Qué tiene que ver una infracción de tráfico con lo que cobran, que no sé si se ganan?

    Reply
  • 16/12/2016 at 11:12 am
    Permalink

    Se puede decir mas alto, pero no mas claro …

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies