España es una fosa séptica

Por Manuel Tirado @manologandi | Ilustración de @JRMora


Escucho la reflexión de Iñaki Gabilondo en la Cadena Ser sobre los últimos casos de corrupción del Partido Popular y una de sus frases se queda grabada a fuego en mi cabeza: “España no es un país, es una fosa séptica”. Me digo a mí mismo que para qué voy a escribir sobre corrupción si este país parece insensible, parece anestesiado frente a tanto caso de expoliación de lo público. Me digo a mí mismo que para qué voy a escribir sobre corrupción si a más de ocho millones de españoles y españolas que votan al PP parece importarles un pimiento que les roben y que esos vampiros enemigos de lo público les chupen la sangre.

JrMora

Así que me planto frente al ordenador decidido a no hablar sobre corrupción y como cada semana dar mi humilde opinión sobre cualquier otro asunto de actualidad. En un primer momento pienso en escribir sobre el monumental lío que Podemos tiene en Madrid y cuál es mi idea sobre el rumbo que debe tomar la formación morada en la que milito, pero la frase de Gabilondo sigue martilleando mi cabeza: “España no es un país, es una fosa séptica”. En un segundo intento trato de ponerme a escribir sobre el peligro que corre el parque natural de Doñana de convertirse en un almacén de Gas Natural y me doy cuenta que tengo que hablar de las puertas giratorias, de Felipe González y de cómo se ha vendido este país en trocitos a las grandes empresas, y de nuevo la frase de Gabilondo recorre mi pensamiento de forma repetitiva como un eco demoledor: “España no es un país, es una fosa séptica”.

Así que decido tirar la toalla y hacer caso a la voz de mi conciencia y aunque el hedor parece empezar a rodear la página en blanco, no tengo más remedio que pensar en la corrupción, en las cloacas del sistema, porque la verdad es que en este país no podemos ponernos a mirar hacia el futuro sin antes atajar este mal que parece endémico en un sistema que está podrido y que corrompe a la gente.

Un mal, el de la corrupción, alentado por un partido que en todo momento trata de salvar los muebles protegiendo a los sinvergüenzas con aforamientos, negándose a dar explicaciones como si fueran los amos de un cortijo y sobe todo, y esto es lo más incomprensible, sin pagarlo en las urnas. Demoledor fue ver las encuestas de las próximas elecciones gallegas o la intención de voto para unas próximas generales y comprobar cómo el Partido Popular, una vez más, sale indemne de este aquelarre festivo-político, cuando muchos de sus dirigentes debieran estar quemándose en las hogueras de las dimisiones y las destituciones o estar pagando su culpa dando con sus huesos en la cárcel.

Un día me echo las manos a la cabeza por el último caso de corrupción y al día siguiente abogo por un pacto PP, Ciudadanos y PSOE

Pero el sistema alienta el silencio. La connivencia de unos y otros alimenta el monstruo de la corrupción. Los miedos y silencios de Rajoy y del PP frente al caso de Rita Barberá, el nombramiento de Soria para el Banco Mundial, que Bárcenas retire la acusación sobre la destrucción de ordenadores en la sede del PP, que Jaume Matas pacte con el fiscal y confiese sus delitos para no ir al trullo, que imputados por corrupción vayan en las listas del PP e incluso las encabecen para presidir alguna comunidad autónoma, responde a un pacto de silencio en la cúpula del partido podrido para salvarse a ellos mismos.

¿Por qué se protege a los corruptos?… Muy sencillo. Rajoy tiene miedo a la ópera. Rajoy tiene miedo a que su caterva de imputados se ponga a cantar todas las tropelías cometidas por el PP y suelten mierda a raudales en un aria operística que sería demoledora para su persona. Porque no olvidemos que Rajoy aparece implicado en los papeles de Bárcenas y en el afán por salvar sus presidenciables posaderas y viendo que la chusma no lo castiga retirándole el voto, pues tira por la calle de en medio y hace oídos sordos y lengua muda ante tanto ladrón de guante blanco.

Y lo malo de todo esto es que no se atisba en el horizonte ningún tipo de cambio que nos saque de esta cloaca de inmundicia en la que se ha convertido la política española. Y menos cuando unos medios de comunicación que deberían ser críticos e implacables con la corrupción usan la estrategia de la doble moral. Un día me echo las manos a la cabeza por el último caso de corrupción y al día siguiente abogo por un pacto PP, Ciudadanos y PSOE, por el bien de España y para que todo siga igual.

Afortunadamente, no podemos meter a todos los medios informativos en el mismo saco y cada vez existen más medios que, a pesar de las dificultades, tratan de ser independientes de los poderes fácticos y dar una información veraz a la vez que son críticos con un sistema que parece devorarlo y controlarlo todo.

Y mientras la ciudadanía aguantando sobremesas de informativos donde la corrupción es la reina del baile y tirándose de los pelos por la cantidad de ladrones que hay en este país; eso sí lo hacemos sin mirarnos el ombligo y yendo a votar, como nos da la gana, que para eso somos libres, pero, eso sí, vamos a votar como siempre y a los mismos de siempre. Y así no se cambia nada.

Un gobierno que no esté controlado por la opinión pública será un gobierno que campe a sus anchas.

Pero el gran problema de la corrupción es que es la causa directa de la pobreza de los pueblos y suele ser la razón principal de sus desgracias sociales y a largo plazo la razón por la que un niño no pueda comer o un enfermo no pueda ser atendido. Por eso el control de la ciudadanía en la vida política es cada vez más fundamental. Un gobierno que no esté controlado por la opinión pública será un gobierno que campe a sus anchas. Si nos indignamos primero y después nos callamos, pues tendremos que aplicarnos la máxima de Arthur Miller:

“¡Colgadlos bien alto sobre el pueblo! Quien llore por estos, llora por la corrupción”. No podemos llorar por quien nos ahoga y asfixia, por quien nos roba y estafa. Algo parecido decía Anguita cuando soltó aquello de que quién vota a corruptos es cómplice de la corrupción.

En definitiva, no quería hablar de corrupción pero ha sido inevitable. Podría haber escrito sobre otra cosa en este artículo, pero el hedor de las cloacas del estado, la pestilencia de la fosa séptica en que se ha convertido España no me lo permitía. Espero que me perdonen.

2 thoughts on “España es una fosa séptica

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies