Entrevista | José García Buitrón “Podemos es un objetivo a abatir”

 Por Daniel Seijo

El Dr. José Manuel García Buitrón se licenció en Medicina por la Universidad de Santiago de Compostela y, posteriormente, ejerció la Medicina en Galicia, donde se ha entregado en cuerpo y alma a la causa de los trasplantes. Ha sido médico adjunto del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña, coordinador de Trasplantes de Galicia, coordinador de Trasplantes del Complexo Hospitalario Universitario A Coruña, y director gerente de ese mismo hospital. Entre sus logros más destacados figura el haber participado en el primer trasplante que se realizó en Galicia, así como participar como urólogo en el Programa de Trasplante Renal en el Complexo Hospitalario Universitario A Coruña. Pocos años después de llegar a A Coruña, debutaba como candidato con Unidade Galega, trazando los lazos que le llevarían a Esquerda Galega, y finalmente al PSOE, con el que iniciaba su militancia formal en las filas socialistas en el 2007. Ya en Podemos, ha ocupado los puestos de senador, consejero y portavoz. Quedamos con José Manuel García Buitrón, para antes de Vistalegre II, charlar sobre su punto de vista sobre el proceso que se inicia en Podemos, la situación de la política estatal, y una situación, la de Galicia, en donde las confluencias y los equilibrios parecen marcar el futuro de la formación morada.

En los últimos días ha publicado en su cuenta de Twitter “Algunos no hemos perdido la ilusión. Tampoco hemos perdido el color. Tenemos que esforzarnos, eso sí, en no perder la paciencia” ¿Cuál crees que es la mayor amenaza para que el votante de Podemos no pierda la paciencia?

Afortunadamente, estamos ya en la recta final. Si no estuviéramos en el final, y en esta misma situación, tuviésemos por delante quince o veinte días, yo creo que la mayor amenaza para el votante de Podemos, sería la falta de debate de contenidos y la pelea entre las personas. Eso, creo que nos desactiva a todo el mundo, y al votante medio, ni te lo cuento. La gente que en general, hemos apostado por esta forma de hacer política, que al final es una forma arriesgada en lo que supone de innovación, lo que no contemplábamos; porque además era casi nuestro mantra, es lo que nos hemos encontrado, es decir, nosotros somos un partido nuevo y tenemos una nueva metodología, donde lo importante son los contenidos y no las personas. Pero, nos hemos encontrado justamente con lo contrario. Eso, es lo que a mi me parece que si durara más tiempo, sería absolutamente demoledor. Menos mal, también es verdad, que nos encuentra en una etapa no electoral, donde teóricamente,  tenemos unos meses por delante para intentar reconstruir todo lo que se ha demolido, que yo creo que es mucho.

¿Vistalegre II va a cambiar tan solo los nombres en Podemos o también se va a cambiar la forma de hacer política en el partido?

Yo diría que todo. Los nombres seguro, porque tal y como se ha diseñado el debate y la confrontación, evidentemente, va a haber ganadores y perdedores por mucho que estemos diciendo ahora mismo que lo importante es la unidad, que no pasa nada. Yo creo que este tipo de debates que llegan a tanta tensión, evidentemente, van a tener consecuencias personales y sino, yo creo que sería falso de alguna manera; es decir, los humanos, tenemos este tipo de reacción y de relación, y no es fácil que yo me este peleando contigo, sobre todo públicamente, porque si tú y yo nos estuviéramos peleando en una discusión muy acalorada, pero sin testigos de fuera, sería más fácil de resolver, pero evidentemente cuanto este tipo de diatribas, este tipo de diferencias se expresan en público, uno mismo dice: ahora como cambio yo esto, como digo que aquí no ha pasado nada. Los humanos tenemos ese tipo de dependencias de uno mismo y del contexto en el cual estamos, y nos mediatiza. Yo creo que si va a haber cambios de personas de distinta magnitud en función, obviamente de los resultados, de quien gane y quien pierda, y en los contenidos también, porque en los contenidos,  sí que a mi me parece que es de lógica. Los contenidos hay que adaptarlos a los momentos políticos, no puede haber un contenido estándar que vaya a ser el que tengamos aquí dentro de diez años; no, los contenidos son compromisos sociales y en función de la dinámica social  y de las correlaciones de fuerzas que se den, uno tiene que ir haciendo los diseños políticos pertinentes. Pero no cambiarán tanto los contenidos como consecuencia del congreso, sino como consecuencia de la propia dinámica social.

¿Resulta entonces lógico el plantearse un Podemos sin Pablo Iglesias?

Me parece que es inviable, directamente. Más allá de mi propio posicionamiento en ese contexto de diferenciación de candidaturas, en el que me encuentro vinculado al entorno de Pablo Iglesias e intentando hacer un ejercicio de abstracción, me parece que Podemos, no es Podemos sin Pablo Iglesias en este momento. Con eso no quiero decir que minusvalore o desprecie otro tipo de alternativas, en este caso la de Iñigo Errejón. No tengo que decir yo lo que todo el mundo conoce, la valía y la riqueza del discurso de Errejón. Pero obviamente, renunciar a Pablo Iglesias me parece un disparate, y en ese sentido estoy un poco enfadado con todo lo que esta pasando. Es un disparate, porque a través de la propia imagen de Pablo Iglesias se ha conseguido un éxito indudable, un partido con una presencia social importante ¿Y en tres años la marca y el liderazgo no sirve? En que tipo de entidad se puede dilapidar un capital de este tipo de una manera tal fácil, y por qué, sobretodo por qué. Al final uno cambia liderazgos o porque hay un fracaso o porque no se logran los objetivos que uno ha marcado. Pero en este caso, creo que se han cubierto objetivos muy dignamente, y tampoco ha habido ningún escándalo de ningún tipo, como para que nos podamos permitir un cambio de liderazgo que crea una gran incertidumbre y hace un vacío tremendo. Yo no concibo a Podemos sin Pablo Iglesias. Será otra formación política, se seguirá llamando Podemos, pero desde luego va a ser otra cosa distinta.

¿Consideras que se ha intentado confundir el liderazgo de Pablo Iglesias en Podemos con un liderazgo personalista?

Yo entiendo que el sello personal es inevitable, y uno tiene que trabajar para que eso deje de ser así y lograr hacer más equipo, para que la cosa crezca, ya que las cosas no se pueden perpetuar a nivel personal nunca. Pero los inicios de cualquier proyecto son iniciativas de personas concretas, y la sociedad, necesita identificar a quienes tienen ese tipo de iniciativas; y en este caso concreto, la identidad con Pablo Iglesias, es evidente. En el futuro, creo que es lógico, y en el propio proyecto de Podemos se intentan, políticas de organización distintas y más descentralizadas. Pero los inicios siempre son así, se concentran las iniciativas, las imágenes, y eso lleva un tiempo. Si hay un líder que entiende el mundo, como yo creo que lo entiende Pablo Iglesias, no va a tener ningún interés en seguir concentrando todo entorno a él, sino que se irá abriéndose a más participación, pero eso lleva tiempo, no se hace de un día para otro, afirmar eso es mentira.

¿Creé entonces sinceros los motivos de la candidatura de Iñigo Errejón?

No, yo creo que es engañosa. Creo que eso es una trampa, y a mí digamos que no me gusta, en el sentido que yo creo que en la política; sobretodo cuando uno está predicando una política de transparencia, hay que ir por delante y con las cosas directas para que no haya confusión de nadie.

Es una trampa, porque además, Pablo Iglesias lo está diciendo desde el principio y a mi me parece lógico, contundente. No se puede entender que pueda haber un proyecto político con unos documentos y que cualquiera valga para decirlos. Yo lo he dicho, si creéis que Pablo Iglesias puede liderar el proyecto político de Errejón, supongo que también puede suceder lo contrario, pero parece que no ¿Entonces de que estamos hablando? Los documentos de Errejón parecen los buenos y Pablo Iglesias no puede decir nada, pero al revés no. A mi no me cuadra. Nadie parece ver a Errejón defendiendo lo que está diciendo Pablo Iglesias, y se debe entender que lo contrario es igual de legitimo. Nadie lo entiende, las mayorías sociales, no entienden que un proyecto político lo pueda liderar quien no cree en él, eso es tremendo, además de ser un mensaje terrible. Un líder político no es el locutor de televisión, no es quien da las noticias y solo pone la cara. Un líder político, como cualquier liderazgo, conlleva una seguridad de que tus tesis son las mayoritarias, que tienes un partido que te apoya. Tú tienes que negociar, tienes que actuar y no puedes hacerlo desde algo en lo que tu no crees, eso sería prácticamente imposible.

Viendo el devenir de la política en nuestro país, uno podría creer que la ilusión y la indignación fruto del 15M no ha terminado de canalizar en las urnas, una parte ha ido a parar a Podemos, pero ¿y el resto?

Es seguro, yo diría que ese potencial se ha quedado en el camino y en esta etapa muchísima más, había cantidad de ilusiones con toda la complejidad que eso implica, pero diría que ilusiones con fundamento y de cambio social, que creo se han dilapidado en buena medida por la propia política. La política, siempre desgasta, y hay que entender que las ilusiones son una cosa, pero la practica política tiene otro tipo de comportamientos que no es solo la ilusión inicial. Si es verdad, que en este tipo de discusión tan poco clara, mucha gente puede pensar “Yo no estoy aquí para eso. Ya vale” gente que ha apostado con ideas, apuestas personales y sacrificio.

¿Ha logrado Podemos representar esa democracia directa o ha dejado de lado colectivos como Stop Desahucios, los sindicatos…esa sociedad más de red ajena a la vida del partido político?

En lugar de este debate que lo hemos circunscrito mucho en torno a nombres y no a ideas. Necesitaríamos, ese otro tipo de debates, que muy poca gente los podemos tener. Lamentablemente, no están en la mayoría de los inscritos de Podemos. No hay manera de transformar una sociedad, si no hay asociaciones que coinciden en lo que coinciden, pero que tienen que tener autonomía, y sino, no estás construyendo democracia. Este es un país poco democrático en general en su historia, tienen las formalidades evidentemente. Es poco democrático, no porque las instituciones sean peores que en otros sitios. Eso es discutible. Sino porque hay muy poca autonomía social, muy poca autonomía en asociaciones de defensa de derechos, que tienen que tener esa autonomía política, porque son el motor de la sociedad. Los partidos políticos juegan el papel que juegan, pero la vida cotidiana no la resuelven los partidos políticos. En una sociedad rica democráticamente, lo resuelve un tejido ciudadano en red. Yo creo que es la gran asignatura pendiente de la democracia de este país, y esas tienen que ser las apuestas sinceras, no de capitalización, ni de apropiación, sino para nutrirse de ese tipo de iniciativas. En los inicios de la democracia, cuando todavía no había partidos políticos; tan solo la clandestinidad del partido comunista, sí había un tejido de plataformas en las que se hacía política, había un tejido enorme, pero con la llegada de los partidos políticos, estos se apropian de eso, y nos encontramos con un erial desde el punto de vista democrático,  porque desde los partidos se construye lo que se construye, pero sin esa sin esa otra faceta, resulta imposible.

Pero parece que la derecha si ha entendido que ese es un punto al que se debe atacar, la ley mordaza es un ejemplo

Ellos eso lo tienen claro, saben cuales son sus fisuras y han visto claro que existían movimientos sociales “incontrolados” que no respondían a ninguna consigna en concreto, pero que si lo hacían a una inquietud social determinada, que tenían capacidad de convocatoria y apoyo, y de ahí vino, toda esa iniciativa de restricción de libertades, para dificultar la espontaneidad de esa gente inquieta que quería expresar su manera de ver el mundo.

¿Tienen la sensación de que se intenta enfangar a Podemos? 

Podemos sorprende a todos, existe una sorpresa sociológica en la entrada de Podemos, parecía una anécdota, inicialmente no se le dio importancia. Pero cuando han visto que eso iba en serio, comienzan a rearmarse y todo el objetivo económico, político y mediático es destruir Podemos y lo sigue siendo. El objetivo político en este momento es destruir Podemos y de ahí vino crear Ciudadanos como lo crearon, ex profeso para lograr eso. La trampa del propio Partido Socialista, pactando con Ciudadanos para dejar a Podemos en entredicho y toda la cantidad de basura mediática que se lanzó sobre los liderazgos y la financiación de Podemos, que fue una avalancha tremenda. El objetivo sigue siendo el mismo y a mí es una cosa que me preocupa. Como sabiendo que ese es el objetivo no somos conscientes de que esos que ahora parecen nuestros aliados, en realidad lo que están haciendo es hacer las cosas para destruirnos, y yo creo, que hablando de los medios de comunicación es de bulto.

El apoyo mediático que se ha dado a Errejón, que yo creo que es evidente, no es una cuestión de simpatías por Errejón. Eso es mentira, es un apoyo para destruir a Pablo Iglesias y el siguiente es Errejón.

No es que quieran destruir a Pablo Iglesias y entronar a Errejón. No. Él es el siguiente y lo sabe, por eso es que me extraña tanto ¿Es posible que no se hayan hecho esta reflexión de que ellos son los siguientes? Porque es evidente, te quedan dos cosas o meterte en el sistema, y aquí no ha pasado nada; aunque hay que competir eh, hay mucha competencia en el mercado por ahí. Eso o piensas que acabaste con aquel, y ahora todo el mundo te va a aplaudir porque tú eres el bueno. Eso es mentira. Podemos es un objetivo a batir por sus ideas, por el reto que supone y porque ademas compite con otras formaciones, y todo el mundo se resiste a que entre otro en el mercado.

¿Piensa entonces Errejón en una victoria que le permita mayor margen de maniobra o realmente busca integrar los escaños conseguidos en una política más tradicional?

A mí se me escapa realmente. Es imposible. Pero, si Podemos se adapta al sistema, deja de ser Podemos. Puede mantener unos escaños, pero se va a triturar. No es fácil mantener a personas que hoy están en la protesta, y mañana comienzan a decir amén. No lo soportaríamos, y seguramente no lo va a soportar la gente. Pero además, el electorado de Podemos y su base, e s una base rebelde y transformadora. Una base de retos, de descaro, y si pierdes eso, estas perdiendo tu esencia, tu identidad, y tu razón de ser. Y esa gente, se va a ir para casa, o vete a saber a donde. Nadie lo sabe.

Algunos sectores de Podemos parecen volcarse en un pacto con el PSOE ¿Es posible eso realmente?

Tú no puedes hacer una estrategia política pensando en pactar con el PSOE. Tú tienes que hacer una estrategia política de transformación social y de gobierno con tus propias fuerzas, y en circunstancias concretas, tendrás que hacer los pactos pertinentes, con aquellas fuerzas que se aproximan a tus postulados ¿Y el PSOE se aproxima a nuestros postulados? pues depende de que tipo de pacto estemos haciendo. Si en A Coruña dejas de gobernar por no apoyarte en el PSOE, yo creo que es una mala táctica desde el punto de vista político. Yo diría que el PSOE, entran dentro de las posibilidades de pacto. Pero la estrategia política no puede estar pensada en pactar con el PSOE, tú tienes que tener una estrategia política para transformar y gobernar, y el resto va a depender de los resultados electorales y factores que se van a ir produciendo.

Creo que si gana Susana Díaz o Patxi López, el PSOE va a seguir siendo un partido ligado más a los intereses conservadores que a los intereses progresistas y de cambio.

Hay un PSOE muy diferente en las localidades, en Europa o incluso a nivel estatal. Pero parece que se ha movido todo el aparato del PSOE, para tapar la alternativa más cercana a Podemos. Tenemos el claro ejemplo de lo sucedido con Tapias.

El PSOE está en una encrucijada importante, que se va a resolver en su proceso interno. Yo creo que si gana Susana Díaz o Patxi López, el PSOE va a seguir siendo un partido ligado más a los intereses conservadores que a los intereses progresistas y de cambio. Por ahí, dejan un gran espacio que evidentemente es el espacio que Podemos ocupa y debe ampliar. Ahora bien, si gana Pedro Sánchez, entramos en otra dinámica, y con eso, no hablo bien, ni mal de Pedro Sánchez, sino que hablo de lo que simboliza su electorado, que es un electorado enfadado con el pacto que ha habido con el PP. Si se convierte en un electorado mayoritario en el PSOE, van a pasar dos cosas. O la legislatura no va a ser tan larga, porque el electorado del PSOE se lo exige al partido o bien el grupo socialista se rompe. Así que tenemos dos alternativas, un PSOE nuevo o un PSOE roto. También hay ahí un nivel de incertidumbre importante.

Pero usted llegó a afirmar que si Pedro Sánchez ganaba, dejaría el Partido Socialista. Tal y como terminó sucediendo

Si, si. Yo dejé el PSOE ese día, pero no fue una pataleta. No me estaban gustando cosas, vas aplazando la decisión, pero evidentemente estaban sucediendo políticas y formas que no eran de mi agrado y yo lo expresaba. Era una persona crítica, y en una formación, uno debe ser crítico hasta cierto punto. No puedes estar en continuo desacuerdo con las líneas generales de tu partido. Si estas radicalmente disconforme, lo que tienes que hacer es marcharte. Y cuando llegan las elecciones en las que se presenta Pedro Sánchez, que para mi era el peor candidato, el candidato del aparato y que además hace una campaña de imagen de guapo, con las mujeres dándole besos que eso era un escándalo, eso ya no. Si la mayoría del Partido Socialista era eso, unido a todo lo demás, decidí dejarlo. Tras eso él lideró el pacto con Ciudadanos, no lo olvidemos. Personalmente, seguía sin gustarme. Por ser un hombre de una política, que yo diría tramposa y poco seria. Ahora bien, yo no he cambiado mi posición. Lo que si digo, es que ahora mismo, la victoria de Pedro Sánchez, supone un cambio de dinámicas internas muy importante, dentro del Partido Socialista. Y no estoy diciendo que ese sea el Partido Socialista que yo quiero. No digo eso, sino que observo que la militancia que ahora apoya a Pedro Sánchez, es la militancia más resistente. En ese sentido, con ese tipo de militancia me identifico más, no tanto en Pedro Sánchez. Lo que va a suceder ya lo veremos, porque hay cosas de ahí que se me escapan.

En la práctica, no diría que hay dos Podemos. Puede que la expresión sea un poco aparatosa. Pero si hay dos dinámicas, lo que es un fracaso desde el punto de vista de la organización como tal.

Parece que ha sido Pedro Sánchez el que cambia para llenar un vacío, más que por un cambio sincero

Yo creo que sí.

¿Qué rescataría de su experiencia en el senado? 

Yo creo que debe desaparecer. Algo que se lleva diciendo desde hace treinta años, casi desde el principio. Si no desaparecer, tiene que ser la cámara territorial de un país plurinacional. En ese sentido lo veo. En el sentido actual es una cámara que sirve de refugio de personas sin trayectoria política. Ejemplos tenemos, más allá de las excepciones, y es una cámara que desde el punto de vista de Podemos se cometió un error, no se hizo una apuesta por llegar al senado como al Congreso, y el senado es totalmente decisivo con la legislación vigente. Es decir, tú no puedes hacer cambios constitucionales de calado, si no se aprueban ahí. El senado sirve, pero hay que cambiarlo y si no tienes mayoría, hay cambios que son imposibles.

Y si el senado debe ser una cámara territorial, viendo la situación de Catalunya ¿No puede ser esa una llave para plantearnos el debate territorial?

No tengo ninguna duda. Se esta retrasando tanto este proceso, se esta enquistando y focalizando como un problema de Catalunya y España, y no es cierto, está el País Vasco, está Galicia, no tienen la misma fuerza ahora mismo, pero evidentemente el estado debe ajustarse a esa plurinacionalidad.

En los primeros tiempos de la democracia, el propio Partido Socialista, entendían que España era plurinacional, y que las naciones debían tener su autonomía y poco menos que estados federales que era lo que se defendía entonces. Luego eso no se fraguo en la constitución, y yo no se si España tienen que ser federal, confederal o medio pensionista. Yo no sé ponerle el nombre, pero evidentemente, esas entidades, histórica y políticamente tienen que tener ese tipo de reconocimiento. Como es una obviedad, y mientras eso no se aborde, España va a seguir teniendo un problema de ajuste como identidad de país.

Parece que realmente solo los partidos catalanes y el PP se benefician de este tema. El PSOE ha vivido una sangría en Catalunya…

Como lo ha sufrido en Euskadi, y le va a suceder en Galicia. No hay un partido progresista que pueda aguantar si no tienes una identidad del país en donde te encuentras. Si no, estas totalmente desnaturalizado. Un partido político, que gobierne el estado español. Sin tener capacidad de actuación, en Catalunya, en Galicia o en el País Vasco. Es un gobierno en falso. Puede tener mayoría de escaños, pero la democracia es otra cosa, es mucho más compleja. Y esta es una de las asignaturas pendientes y obvias.

¿Se apuesta realmente por la independencia en Catalunya?

Siempre ha sido difícil la apuesta de los partidos conservadores desde la propia Catalunya. Ha sido siempre más un juego de intereses, que un juego de autogobierno con integración o no en el estado. A lo largo de la historia han pactado con el PSOE y con el PP a cambio de transacciones económicas evidentes. No importaba tanto la política como la economía, lo que ocurre es que en esta última etapa, debido a la crisis y a la mayoría absoluta del PP, no se logra pactar. Esto lleva al país a una dinámica de independencia, independencia que yo creo llega más por las dinámicas de confrontación que por el propio interés de la ciudadanía. Pero claro, una vez que entras en eso, el problema es como sales si es que sales. En un referéndum yo creo que la ciudadanía catalana que apostara por eso no sería mayoritaria, y si apuestan, pues apuestan, es la democracia. Yo lo asumiría al día siguiente. Pese a que no me gustaría que España se desgajarse, al igual que no me gustaría que lo hiciese Europa.

No sería una buena noticia que Catalunya mañana fuese un país independiente, tampoco sería una tragedia.

¿Pero sería favorable a la consulta?

Obviamente. Creo que es esencial, una reclamación ciudadana obvia, y los asuntos democráticos se resuelven por las vías democráticas. Todo lo demás, es una barbaridad. Si no tienes una ley que lo permita, pues tienes que cambiar la ley, evidentemente hay que hacerlo legal.

Tras una dilatada trayectoria en el campo de la sanidad ¿Como ves la situación vital de la sanidad en nuestro país?

La crisis económica ha pasado una factura importante desde el punto de vista de recursos. Uno podría entender que eso tiene repercutir en todos los ámbitos, más allá de que nos guste o no nos guste. Si hay menos recursos, tienen que afectar a todos los campos, pero creo que el problema no es tanto la crisis económica, sino la intencionalidad política.

El objetivo es ése, pero creo que es mucho más ambicioso. Creo que no se trata solo de una sanidad privada, sino del aseguramiento. Su objetivo estratégico de verdad, no es solamente, que la sanidad sea privada y que los que tengan más recursos tengan una sanidad diferenciada de aquellos que tenemos menos; cosa indigna y que ya es suficiente, pero el objetivo es más ambicioso y con ello pretenden romper el aseguramiento. Si tengo que pagar mi sanidad ¿Para que tengo que pagar una sanidad pública? Me hago mi aseguramiento y los que no lo tengan, pues tendrán acceso a una sanidad de caridad. Un modelo de ese tipo, esa es la intencionalidad. No es que estemos a las puertas de eso, pero es el paso siguiente a la privatización. En definitiva, hay una deficiencia sanitaria debido a la crisis, pero hay una intencionalidad política de hacer lo privado más atractivo.

La intención del Partido Popular, no de ahora, sino de siempre. Va encaminada hacía la privatización, y se ha aprovechado el momento de la crisis económica, para apostar más en este sentido.

Se cuenta que ha llegado a utilizar su propio vehículo para recoger los órganos que posteriormente serían transplantados

Eso fueron los principios, ha cambiado todo mucho. Esa era una etapa de abnegación, de construcción y de proyectos. En donde la gente no estaba motivada en construir espacios públicos, y profesionales, para ganar más dinero. Los proyectos, dependían mucho de tus propias iniciativas. Ahora la ideología y el pensamiento de los profesionales, no responde a los parámetros de entonces. Los profesionales de ahora, siendo seguramente desde el punto de vista de la calificación y el conocimiento, mejores de lo que podíamos ser otros en esa etapa, no responden a las mismas motivaciones. No tienen las mismas capacidades de creación, nosotros hacíamos un hospital, y eso era un estimulo tremendo. Ahora, la lucha de los profesionales, es para que no se estropee lo que hay. Aunque todavía hay mucho que avanzar. Son otras circunstancias políticas, ideológicas, profesionales. En esta etapa, los desafíos son otros.

¿Exageró Beiras al decir que los recortes en sanidad mataban?

Es una metáfora, matan. Matan en la medida en que dejan de asistir con la calidad necesaria, pero si tú tienes una enfermedad grave, te atienden. Otra cosa, son las consultas, los diagnósticos que evidentemente matan, pero afortunadamente no estamos en esa situación de emergencia de que los recortes han acabado con el sistema, los hospitales siguen siendo hospitales magníficos, con gente con preparación, y que si tu vas al hospital, los profesionales lo que saben lo aplican. Fue una metáfora, los recortes en sanidad matan, como los recortes en educación llevan a la ignorancia.

¿Le sorprendió su paso a un lado?

No, Beiras ha jugado un papel en este país muy importante, para que lo vamos a discutir; es una obviedad, pero el ha hecho un recorrido y en algún momento hay que dejar las cosas y que otros hagan las gestiones. El fue de los primeros en apostar por que Galicia no acabara en Piedrafita, con la apuesta por AGE, por las mareas y eso es un avance. Llega un momento en que retirarse, y escoger un momento oportuno, yo creo que lo dignifica por encima de cualquier otra cosa.

¿Cuál es la situación de Podemos en Galicia tras las elecciones?

Tenemos un problema pendiente. En la práctica, no diría que hay dos Podemos. Puede que la expresión sea un poco aparatosa. Pero si hay dos dinámicas, lo que es un fracaso desde el punto de vista de la organización como tal. Eso se ven precisamente en las mareas, donde unos acceden al Consello Ciudadano por la vía de Podemos oficial, y otra gente de Podemos perfectamente identificados, por la vía de pactos con fuerzas que no son de ese partido, pero la gente de Podemos está ahí, y perfectamente identificada. Eso es una anomalía, que se da en procesos incipientes y anómalos. En Marea, me parece una apuesta necesaria, pero una apuesta inacabada y que hay que trabajarla con avances y retrocesos. No se crea un espacio de esa complejidad, con esa mezcla de aspectos ideológicos, simplemente porque haces un día una asamblea y decides que eso es así, las dinámicas políticas son mucho más complejas. Si en Podemos tenemos dificultades de entendimiento, si tu eso lo llevas a espectros ideológicos, muchos más dispares, se puede entender que eso hay que tomárselo con prudencia iniciativa y calma, sin dar pasos que en este momento no tocan. Hace falta decisión e inteligencia política para saber cuáles son los ritmos.

¿Pero la confluencia en Galicia es necesaria?

Si, no tengo ninguna duda. A mi me parece que la confluencia en Galicia, en España y en tantos sitios, pero es imposible avanzar en Galicia sin unir fuerzas con intereses distintos, pero que nos une más de lo que nos separa, y ahí hay fuerzas nacionalistas y fuerzas no nacionalistas. En el caso de Podemos es una formación que entiende a España como un país plurinacional, y no puede no asumir que está en este país plurinacional y sus aliados son gente que es progresista más allá de que te puedan separar otras cosas. Pero hay que resolverla de una manera que ninguno sabemos, hay que hacerlo en la práctica, más allá de que se tengan que hacer propuestas organizativas.

¿Y es posible alcanzar esa unidad tanto en Podemos como en la confluencia en torno a Carmen Santos?

Mucha gente de Podemos, hasta ahora, le hemos criticado a Carmen Santos su falta de iniciativa al respecto. Mientras se estaba gestionando todo lo relativo a En Marea con encuentros en Pontevedra y encuentros en otros sitios, Podemos estaba ajeno a todo esto y entonces era imposible modular nada. En ese sentido evidentemente soy crítico porque creo que debían haber estado ahí y hacer valer sus propios posicionamientos, y si no te crees eso te vas, pero esa situación de no opino nada, nos llevo a una situación difícil, como el famoso tuit de Pablo Iglesias en el minuto menos uno de todo aquello. En eso Carmen Santos, y en todo el proceso anterior, yo diría que no actuó correctamente.

Carmen Santos ahora es diputada por En Marea. Ella y más gente. Se supone que apuestan por En Marea, sino no se entendería, pero para tampoco llevarnos a engaño, yo creo que apuestan no con la intensidad suficiente.

¿Apuestan por el caballo ganador para definir su línea?

No sabría decírtelo, yo creo que hay más un problema ideológico, que un problema de oportunidad. En Podemos hay sensibilidades distintas, algunos tenemos más sensibilidad con los acuerdos con las fuerzas nacionalistas, y hay otra gente que creo está más en su entorno, que creen en la formula de Podemos en solitario. Creo que es más esa propia ideología de donde vienen las dudas y las debilidades.

Carmen Santos llegó a lanzar un aviso apuntando a que los posibles acuerdos deberían decidirse desde Galicia y atendiendo a los estatutos ¿Consideras que en Podemos Galicia se están cumpliendo los estatutos en todos los campos?

No, parece que no. En este momento, yo no estoy en la dirección de Podemos Galicia, y hay cosas que se me escapan, pero evidentemente la mayoría del Consejo Ciudadano en Galicia no representa al entorno de Carmen Santos, y no se reconoce ese tipo de mayorías y hay un funcionamiento anómalo. El Consejo Ciudadano Autonómico, está bloqueado, no funciona. Yo creo que hay que pasar página, en todo caso, después de Vistalegre, todo va a cambiar, triunfen las tesis organizativas de Errejón o de Pablo Iglesias, vamos a tener que hacer la gestión de nuestra capacidad política de acuerdos y desacuerdos desde la propia Galicia, los consejos ciudadanos van a ser los que marquen la política y no la secretaria general, que tendrá sus atribuciones, pero la mayoría del consejo ciudadano es el que tiene la capacidad de decidir, si se aprueban unos estatutos que parece evidente que se van a aprobar, porque están en las dos candidaturas. Eso va a ser inexorable y vamos a tener que funcionar en Galicia de una manera distinta, más colectiva y de una manera donde se expresen más las mayorías, y no solo lo que exprese un entorno concreto aunque esté francamente en minoría. El próximo año, va a ser un año de cambios, no Podemos seguir en Galicia con dos Podemos entre comillas, aunque alguien diga que no, pero la evidencia dice que aquí hay una brecha y una gran división, eso es una obviedad y no Podemos seguir en esa situación y debemos aplicar las normas que surjan de Vistalegre y adaptarlas a la correlación de fuerzas que hay aquí.

¿Se puede atraer al BNG a un posible pacto?

Personalmente en todas las fuerzas progresistas, no hay ninguna que me moleste, no tengo ningún prejuicio. Yo diría, tal y como yo lo veo, que eso depende de dos partes y hay que preguntarle a las dos partes. Personalmente no solo no tengo ninguna objeción, sino todo lo contrario. Todo lo contrario, claro, dependiendo de los contenidos, relacionarse políticamente siempre requiere asumir cierto tipo de cosas, supone por ejemplo hacer un grupo parlamentario, sus relaciones etc. Como fuerza política y como militantes, han sido unos aliados de toda la vida, y evidentemente lo son aún en tantas cosas.

¿Creé que el BNG ha cambiado su punto de vista?

Yo creo que sí, no puede haber ninguna fuerza política impermeable. Una fuerza política tienen que estar en las dinámicas sociales, y creo que no hay ninguna fuerza política que pueda tener vigencia o influencia social, si no está atenta a los cambios que se están produciendo.

¿Resultan vitales los alcaldes del cambio para el futuro de Galicia?

Decisivos, no hay ningún cambio político que se pueda hacer solo desde el gobierno central, sin un apoyo político desde abajo, sería muy inestable. Los cambios políticos se construyen desde abajo hacía arriba y no al revés. Los espacios de proximidad ciudadana son imprescindibles y el reto que tenemos por delante aquí en Galicia de las elecciones municipales; que están ahí, y ese va a ser el gran desafío y hay que pensar en ellas, no solo desde el punto de vista electoral, sino también de la ciudadanía. Hablar con ellos, pegarse a esa batalla y cuando lleguen las elecciones, dar esa batalla. Si no es imposible, porque en los municipios es en donde se expresan mejor las necesidades del ciudadano en su día a día. Son decisivos para el bienestar y para la construcción de la democracia. La gente, no va a ir a hacer asambleas a Santiago o a Madrid. Tienen que ir eso, a Betanzos…a sus municipios y eso es lo que nos debe preocupar a la gente que estamos en política.

-Parece que siempre ha sido lo gran desconocido de la política

Parece que sí.

Para terminar, una serie de nombres, y le pedimos una descripción breve

-Ana Pontón: Una mujer de avance y de progreso

-Mariano Rajoy: Antiguo

-Gabriel Rufián: Osado

-Juan Carlos Monedero: Atrevido

-Pablo Iglesias: Un descubrimiento

-Eduardo Inda: Mala persona

-Eduardo Garzón: Brillante

3 thoughts on “Entrevista | José García Buitrón “Podemos es un objetivo a abatir”

  • 12/02/2017 at 5:41 am
    Permalink

    No le hagas caso. Tengo 61 años, mi vida continúa.

    Aprendí leyendo la entrevista

    PODEMOS abatir la ignorancia.
    PODEMOS encontrarnos en la diferencia.
    Podemos tener paciencia. La prisa no es buena para casi nada!.
    Podemos decir “hasta aquí llegué”. Y tampoco pasa nada. Otras vendrán.
    Otras vendrán y yo puedo ser una de esas personas que vuelven.
    Gracias!!!

    Reply
    • 12/02/2017 at 7:24 pm
      Permalink

      Muchas gracias por tu comentario María, me alegra que hayas disfrutado la entrevista y espero que sigas compartiendo lecturas con Nueva Revolución. Un cordial saludo.

      Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies