Entrevista a Lagarder Danciú “A algunos les jode mucho que venga un gitano rumano gay y les ponga en jaque”

Por Roberto Santos

Ayer mismo publicaba un artículo sobre la detención de Lagarder y tras hacerlo, en Nueva Revolución decidimos que queríamos ofreceros su versión en primera persona sobre lo ocurrido. Contactamos con él y durante algo más de media hora, esto fue lo que me contó.

 -Hola, lo primero gracias por atenderme y por aceptar responder a mis preguntas.

¿Por qué te detienen? ¿Qué es lo que ha ocurrido?

– El día de la Constitución fui al acto organizado por el Ayuntamiento de Málaga con una pancarta que decía “Políticos, los sin techo existimos” y la policía local que utiliza el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre Prados (PP), el cual por cierto ocupó un cargo en la última etapa del franquismo, hizo que me detuvieran y me esposaran, alegando desobediencia y haberle dado un mordisco a un policía.

Me tuvieron detenido 27 horas hasta que he pasado a disposición judicial y la fiscal, al ver el vídeo, ha archivado la causa porque no ha visto nada delictivo en el mismo.

Y eso es algo muy fuerte, porque, ¿quién va a pagar el sufrimiento de estar 27 horas en un calabozo, durmiendo en un cemento en 4 metros cuadrados?

-¿Cómo te han tratado allí?

-Mal, con humillaciones constantes de la policía. Me desnudaron y me tuvieron 10 minutos así, mientras me decían que a ver si viene Pablo Iglesias a sacarme de allí… Con actitudes racistas y xenófobas por parte de la Policía local.

-¿Qué ocurre al salir?

-Cuando salgo es cuando me dan la orden de expulsión, es una orden que dice que tengo 15 días para abandonar el país y que en 5 años no puedo volver a España.

-¿En qué se basan para darte esta orden?

-En peligrosidad, soy un peligro social, según ellos.

-¿Para la policía eres un peligro social?

-No para la policía, para el Gobierno de Zoido, del Ministerio de Interior, que son quienes han maquinado todo esto con el alcalde del PP, con Espada de Sevilla, con Susana Díaz… Estos son mis enemigos.

-Pero bueno es muy subjetivo cuanto menos, el acusarte de peligro social, ¿cómo demuestran esto? ¿En base a qué pueden afirmar que eres un auténtico peligro social?

-Bueno se basan en la detención de Sevilla, que me detuvo el alcalde de Sevilla por el desalojo del Campamento Dignidad, no olvidemos que el 21 de Octubre envió 70 policías para echarnos a los sin techo, que reivindicábamos en la plaza la remunicipalización de los servicios sociales y vivienda digna para la gente y con nocturnidad y alevosía, de madrugada nos quitaron las pertenencias, a mi me encarcelaron y bueno estoy pendiente de juicio el 17 de enero del año que viene.

Juicio que es otra causa política, me acusa la policía local de resistencia a la autoridad y desobediencia.

Ellos lo tenían todo maquinado pensaban que esta de Málaga me iba a dejar imputado como abusador de policías, la otra de Sevilla que si está en marcha y ya montan con todo ello un caso contra mi, como para tener la excusa para echarme.

-Por ir a lo concreto, ¿me está diciendo que han montado toda una causa contra ti?

-Claro, claro, eso es. Pero claro lo de Málaga no les ha salido porque se ha archivado y  el propio fiscal que ha visto el vídeo ha dicho “esto es una vergüenza”, que aquí lo que ha habido es que no me han dejado expresarme y que me han detenido ilegalmente.

-¿Qué vas a hacer contra esta orden de expulsión? ¿Cómo te vas a defender? Y, ¿por qué crees que te esta pasando esto?

-Pues contra esta orden tengo un abogado con el que estamos presentando un recurso contencioso administrativo contra esta medida.

Quiero resaltar que el Ministro de Interior es muy importante en esto, Juan Zoido, porque fue alcalde de Sevilla y yo tuve varios enfrentamientos con él, por luchar contra la ordenanza y la criminalización de la pobreza, donde hay más de 2.000 sin techo en Sevilla y se multaba a la gente de la calle con 700 euros por buscar en la basura, entonces yo me he enfrentado a él y me conoce muy bien y me quiere quitar de en medio.

Yo creo que hay una razón política sobre todo y ten en cuenta que a algunos les jode mucho que venga un gitano rumano gay y les ponga en jaque visibilizando el fascismo en este país.

-¿A qué te refieres con visibilizar el fascismo de este país?

-En este país no hubo transición, está el régimen del 78 que se esta tambaleando y realmente en este país no hay una democracia y con este tipo de ordenes de expulsión nos recuerdan a tiempos pasados, como la persecución del pueblo gitano de los Reyes Católicos hasta Carlos III, incluso a la ley de peligrosidad social de Franco. Realmente es una vergüenza.

-Hablando de fascismo y peligrosidad, te quería preguntar por las múltiples amenazas que has recibido, algunas de ellas por redes sociales y que llegan al límite incluso de amenazarte de muerte. ¿Cómo estas viviendo esto?

-Si, si, muchas amenazas. No se de dónde tienen mi teléfono personal, pero tengo ahora en el WhatsApp más de 3.700 mensajes que no leo, los guardo para dárselos a la policía.

-Vamos, que todo esto lo estás denunciando…

-Sí, sí, he hablado ya con la policía y me han dicho que me tengo que presentar al juzgado, que mejor por juzgado porque así viene una orden judicial a la policía y se lo toman más en serio. Estoy recogiendo todo y juntando para entregarlo, porque son amenazas de muerte muy fuertes e incluso hay vídeos, enmascarados, con cuchillos, con armas y han amenazado porque la periodista Cristina Fallarás de Diario16 ha empezado a hacerse eco de esto e incluso ella también ha empezado a recibir amenazas.

-Y, ¿por qué crees que esto es así? ¿Por qué no se forma contigo el mismo revuelo que se forma cuando a lo mejor en redes se pueden meter con alguien del PP, que se pone toda la maquinaria en marcha y se persigue a todos los que hayan podido insultar o amenazar y en tú caso esto no es así?

-Hombre es sencillo, porque la prensa que tenemos en este país está controlada por  la oligarquía financiera. Fíjate tu lo que ha pasado en Alsasua, donde dicen que han agredido a unos Guardias Civiles que estaban fuera de servicio, se monta la que se monta y a mi que me han agredido 8 nazis, a día de hoy están libres, en la calle.

-Bueno, justamente sobre eso también te quería preguntar, ¿qué es lo que pasó allí?

-Bueno allí, pues me presente el día de la conmemoración de Franco, fíjate tú que fuerte, aquí en España el 20-N se conmemora a Franco, (se ríe), yo a veces me río por no llorar, porque uno por ser rumano y venir de fuera lo ve todo más claro, pero hay gente que no le echa cuenta, y yo es que lo veo con claridad porque yo no he crecido en este franquismo y esto aquí quieras que no influye en la mentalidad del pueblo, la guerra civil, el franquismo… Y claro, viene un rumano de fuera y lo ve y se queda flipado con esto que esta ocurriendo, una conmemoración a Franco. En países como Alemania, tu haces esto y te penan con cárcel porque tú no puedes conmemorar o celebrar actos públicos al franquismo o a los dictadores. Es una auténtica vergüenza porque Franco mato a miles de personas que siguen hoy en día en la cuneta y que no ha habido justicia. Es una herida que sigue abierta en este país, donde crearon una falsa transición en el 78 y aquí siguen mintiendo al pueblo.

Pero te digo una cosa, esto va a explotar, porque la herida sigue abierta y solo cicatrizará cuando se haga justicia con los miles de asesinados por el franquismo.

-Me dices que los que te agredieron en la Plaza de Oriente el 20-N, ¿están tan tranquilos por la calle?

-Ellos me pegan y cuando la policía me quita a mi, me aparta, me quita la identificación y me dicen “Y encima eres rumano”, fíjate tú, esa es su primera reacción. “Sí, soy rumano, les contesto” y me dice, “pues tú sabes que está fiesta es todos los años y es perfectamente legal”. “¿Pero como puede ser legal conmemorar en un acto a un dictador?” Y me responde, “¿y qué sabes tu de Franco? Y claro, yo le digo que se más de lo que él se imagina. La respuesta fue, “vete a tú país a protestar, a ver si Ceaușescu y esos te dejan hacer esto”.

-¿Y qué les respondes a eso?

-Le dije, “mira yo estoy hablando con un policía español, uniformado, y no le voy a permitir que hable así, si quiere luego sin uniforme hablamos de lo que usted quiera, pero usted ahora está en calidad de policía” Y ves que eso les jode, que les molesta que seas un tío educado y que lo que quieren es que te rebajes, que entres en la provocación y yo nunca me rebajo, ni entro, porque creo que eso me convierte en algo que no soy.

-Cuando ocurre esta agresión, recuerdo que recibiste un montón de criticas en redes sociales, leí a muchos que decían cosas como, “¿a quién se le ocurre meterse en una concentración franquista?”, “este hombre solo busca provocar” o incluso que “te lo merecías”. Y yo me preguntaba a mi mismo, ¿cómo es posible que la polémica sea que hacía Lagarder ahí en vez de cómo es posible que haya una manifestación franquista en pleno centro de Madrid?

-Exactamente, esta es la cuestión. Pero te voy a decir una cosa, ¿sabes cómo es posible? Porque el régimen del 78 se ha encargado de destrozar la enseñanza, la educación de este país. Yo he trabajado en 24 centros educativos y me preocupaba mucho ver la mentalidad ya machista de los chavales y la mentalidad de muchos jóvenes que crecían con ese espíritu y me preocupaba mucho lo que veía. Me empecé a preocupar por ver los libros de texto y de dónde venían y en este país los libros de texto vienen de la Iglesia Católica, que tú lo sepas, ellos llevan el monopolio de los libros de texto. Somos el segundo país de la Unión Europea con más escuela concertada, que financiamos con dinero público, es una vergüenza.

Y lo que han conseguido es destruir la identidad de un país, que es la educación, porque sin educación no podemos transformar y avanzar como sociedad. Y yo creo que han sido muy listos y lo han hecho de puta madre, por eso tenemos una enseñanza que manipula incluso la historia, ensalzando a los reyes católicos, por ejemplo y obviando partes muy importantes de la historia.

-Mucha gente te acusa de querer buscar protagonismo.

-No, yo quería ser desconocido, estar en mi aula a diario, haciendo programaciones, ayudando a los chavales para que tengan un futuro y de repente me convierto en alguien fuera del sistema porque me expulsan a mi.

-Es interesante lo que me cuentas, porque estoy viendo que en cualquier caso tu activismo comienza antes de que te expulsen del sistema, porque lo que hacías en las aulas, el preocuparte por integrar y motivar a esos chavales, es otra forma de activismo, quizás que se nota menos por no tener la espectacularidad de una protesta, pero sin duda muy importante.

-Sí, si, pero antes siempre dentro del sistema, dentro de las escuelas, dentro de la policía denunciando los abusos…

Mira yo cuando empece a trabajar para la policía como traductor en 2005 me quedé alucinado con la falta de derechos que tenían en el calabozo los gitanos rumanos, no se les leían los derechos, no había letrado, no había médicos y veía policías pegando y empecé a denunciar el maltrato, el trato, cómo se les tenía en los calabozos, con el orinal al lado de 3 o 4 personas que olía que no se podía estar ahí. Y eran personas que estaban a la espera de un juicio, que deben tener una presunción de inocencia. Lo que pasa es que muchas veces los policías se convierten en jueces antes del juicio y yo no soporto esto, para esto tenemos a la justicia.

-Debo entender entonces, por lo que me cuentas, ¿qué el trato en los calabozos es lamentable?

-Bueno ha cambiado mucho en la Policia Nacional. Yo desde 2005 hasta 2008 cuando entró Zapatero y entraron las mujeres ya en el cuerpo, yo tuve 3 años de pelea constante dentro del cuerpo. Entonces llegó Zapatero y la verdad  que cambio todo bastante, cambiaron los protocolos, y eso hizo que todo cambiara. Y por lo menos, como sabían que era protestón, si lo hacían, ya no lo hacían delante de mi. Y ojo, yo para ellos no era gitano rumano, yo era traductor. Y siempre me decían, “hay que ver esos rumanos, ¿por qué no son cómo tú?” y yo les decía que es porque no tienen oportunidades, ¿acaso se ha preguntado por qué viven en campamentos o en la calle? .

-¿Crees entonces que estamos más ante un problema de clasismo que de racismo o xenofobia?

-Bueno…, sí. Hay más clasismo, porque si ese rumano viene blindado de dinero e invierte en España, es de puta madre, mira los futbolistas, da igual de donde vengan, porque tienen dinero y para la gente no son inmigrantes. Sí, hay mucho clasismo en este país y sobre todo nos gusta presumir de lo que no somos. Yo creo que en la cultura española encontramos mucho eso, el clasismo, la envidia, la generalización, que se generaliza mucho todo y a tope, en los debates, no se incide en los temas, se generaliza mucho.

-¿Por qué ese activismo, ese nivel de compromiso en España?

-Yo estoy comprometido en España porque aquí crecí profesionalmente, yo he roto con Rumania, no tengo nada allí, estoy solo en el mundo, no tengo padres, no tengo familia y aquí estoy solo en España y este es mi país ahora y yo siempre me implico, porque además me considero un ciudadano del mundo, en mi cabeza no hay fronteras y me parece increíble en el siglo XXI hablar de fronteras.

-Háblame ahora de tu faceta como activista, porque yo creo que gracias a tu activismo has conseguido dar visibilidad a un colectivo, el de los sin techo, que es absolutamente invisible en nuestras ciudades…

-Yo creo que ocurre algo espectacular porque me desahucian y se me genera un conflicto conmigo mismo al verme en el limbo de llegar a la calle y era ese periodo en el que sentía mucha vergüenza de decirle a la gente que estaba a un paso de la calle y ojo, yo llegue a esa situación de que me desahuciaran porque Susana Díaz, que controlaba el tema de Justicia que subvenciona todo lo que tiene que ver con traductores en los juzgados y la policía, me cerro el grifo y en la enseñanza por denunciar la segregación, así que ellos me han dejado en la calle.

Vivimos en una sociedad que nos inculca que tenemos que trabajar para ganar un sueldo y no para transformar o realizarnos o crecer en nuestro campo de trabajo. Yo necesito sentir satisfacción y ahora que llevo 1 año y 4 meses en la calle, sin cobrar absolutamente nada, siento una satisfacción enorme porque veo resultados.

-¿Qué resultados has visto desde que estas en la calle?

-Mayor visibilidad, veo muchas historias de personas sin techo en el periódico. Tu entras antes de llegar yo a la calle y no hay nada, simplemente caridad, tipo en Navidad les dan una bolsa de comida y poco más. Sin embargo esto ahora ha tomado otro protagonismo, hay más revuelo y yo creo que le ha pasado algo bonito a la calle, que ha venido un profesor a la calle y aquí yo me he puesto a trabajar.

Yo creo que al principio, cuando decidí montar el Campamento Dignidad, si no me hubieran robado la documentación y todo, quizás por la dureza al principio hubiera dejado todo y me hubiera vuelto a buscar trabajo, pero como me han dejado sin documentación y era muy difícil obtenerla pues me he quedado en este espacio.

-Pero, ¿cómo que te dejan sin documentación? ¿Qué es lo que ocurre?

-En Sevilla cuando llego a la calle y monto el Campamento Dignidad con los sin techo, pues a las dos semanas me roban lo poco que tenía, un portatil y mis documentos de identidad, pasaporte, todo.

Yo ahora me identifico con el carnet de conducir que lo he renovado y con eso me puedo identificar, porque si no, no tendría ni documentación.

-¿Cómo ha sido el estar en la calle?

-Ha ocurrido todo con naturalidad, me di cuenta que cuando ya me quede del todo sin nada, los propios sin techo ya me miraban de tú a tú, ya estaba de verdad en el mismo nivel y así pude descubrir el negocio de los albergues, la caridad humillante, el banco de alimentos, Caritas, Cruz Roja…

-Sí, te he escuchado en otras entrevistas señalar en esa dirección, ¿qué has encontrado ahí? ¿Qué es lo que ocurre?

-Las personas pobres están en un círculo vicioso, utilizada como chivo expiatorio por cojones, tienen que institucionalizarse en esos albergues carcelarios, con normas que imponen ellos, porque estos albergues no se adaptan a personas sin techo. Está todo privatizado, el control lo llevan en empresas y las personas sin techo tienen un razonamiento mucho más sencillo que el del sentido común de la población en general. Ellos actúan en el momento, porque viven el presente y si ve que aquello no tiene sentido, prefieren vivir en la calle, antes que ser maltratado, o ser utilizado, porque lo único que les queda es la dignidad y eso no se lo pueden quitar. Ellos aunque sufran, aunque estén en la calle, viven con dignidad.

Esto con mi personalidad, con mi forma de pensar me pareció super injusto, lo descubrí y me  metí de lleno en faena a denunciar todo esto.

-Y cuál ha sido la respuesta del resto de sin techo, ¿cómo te reciben?

-La respuesta es que nunca hay respuesta. Ellos están decepcionados, están fuera de está dimensión de la sociedad y yo creo que también he puesto resistencia, porque es muy fácil patinar y salirte del todo del sistema. Soy un hombre bisagra, calle, instituciones y había trabajado, me veía capaz de jugar con los dos polos y siempre con la intención de hacer justicia y denunciar lo que estaba pasando en el polo oscuro. Y yo lo entendí desde el principio así. Por eso yo voy directamente a morder a la élite, porque ellos son responsables de esto, sino esas personas no van a tener visibilidad nunca.

-¿Cómo decides como actuar en cada momento?

-Yo tengo una estrategia, yo no he venido a la guerra a morir, mi estrategia es clara, trabajar en la calle abajo con la gente, hacer un diagnóstico, ver lo que pasa y luego eso trasladárselo a la élite, a través de protestas.

Es también la teoría de la espontaneidad, que se basa en que yo creo que en la espontaneidad se basa la creatividad, la inteligencia, todo y entonces los políticos lo tienen todo teledirigido, todo bien montado y aparece aquí uno con su protesta en un acto y surge la noticia, generas espontaneidad, debate, la gente en su casa piensa oye también a los políticos viene alguien y les molesta y que se les vea además esas caras totalmente desencajadas, riéndose de la pobreza. Todo esto sirve para poner en evidencia esa torpeza y sobre todo esta humillación y alejamiento del pueblo de la clase político.

-Claro, pero también de la sociedad en general, porque el fondo estamos hablando de un colectivo que es prácticamente invisible para la sociedad…

-Si, pero con una diferencia, porque el sin techo quiere ser como esa sociedad que dices tú. Admira eso. Y me parecía interesante que este de abajo, en vez de aspirar a ser el esclavo del segundo tramo de la pirámide, desde abajo, que podría emponderarse y exigir ser como ellos. Y también con esta protesta quise demostrar que es posible luchar, sin dinero, sin hogar, sin nada, solo con la voz, con la palabra.

-¿Qué dificultades te has encontrado en ese camino de dar visibilidad a todos estos temas?

-Hombre, muchas, sobre todo sorpresa, porque la gente se queda sorprendida con una persona de la calle y es que cuando nosotros utilizamos y ponemos al servicio nuestra inteligencia colectiva podemos generar cambios y eso es lo que está pasando. Intentan comprarte, amordazarte y bueno esa fue su estrategia, pero no han podido y lo último que les quedaba era esto, echarme del país.

-Y dime algo, con todas las amenazas que has recibido últimamente, ¿tienes miedo? ¿No piensas en dejarlo?

-Las amenazas hay que tomárselas en serio y yo lo que más amo es la vida. Yo tengo muy claro que este activismo de calle, no va a ser para siempre. Yo no voy a hacer toda la vida esto. Es un periodo para cambiar y yo quiero que este termine lo antes posible, porque eso significará que ha cambiado sustancialmente la situación de los 50.000 sin techo que hay en la calle en España.

¿Crees que ha empezado a cambiar algo ya? ¿Empiezas a ver resultados?

Yo que voy por la ruta de pobreza en España, si que voy viendo que surgen movimientos solidarios diferentes a la caridad y esto es una buena señal.

También veo que los políticos empiezan a poner en tela de juicio el tema de la privatización de los servicios sociales

He hablado con políticos después de protestar en actos e incluso en enero me ha invitado el concejal de servicios sociales de Izquierda Unida en Cordoba, para sentarnos porque si le interesa el planteamiento sobre de qué forma podemos erradicar el chabolismo, que hay mucho en la periferia de Cordoba. Y entonces es cuando te das cuenta que si que sirve, porque si esta gente empieza a sentarse y escuchar ya es algo bueno.

Además yo he flipado con que Izquierda Unida le de un albergue a Florentino Pérez en Cordoba con nuestro dinero público. ¿Que necesidad tiene y sobre todo que interés tiene Florentino Pérez por gestionar el tema de los sin techo? Y el concejal me ha dicho que ya en Marzo no le van a renovar el contrato y que están mirando por remunicipalizar y recuperar los servicios sociales.

-Pero esto que me cuentas, no lo sabe mucha gente, yo por ejemplo no sabía que Florentino Pérez gestionase albergues…

-Claro, muchos, mira fíjate tú para que flipes, Florentino Pérez gestiona la limpieza de los calabozos en toda España de la Policía Nacional, albergues por toda España, pero ojo, una empresa de limpieza, Clece, gestiona un albergue de atención psicosocial, de la gente que necesita la ayuda de un profesional. ¿Qué hace una empresa de limpieza con este contrato? Algo esta fallando cuando los políticos conceden contratos millonarios de este tipo a por ejemplo una empresa de limpieza, que se supone que tendría que superar un concurso.

Florentino Pérez es un mafioso y un miserable y yo creo que mi expulsión también puede tener mucho que ver con él, porque le he tocado mucho las narices a este señor…

-Bueno yo creo que tú expulsión no está para nada clara, porque en mi opinión está basada en algo demasiado subjetivo y veo imposible que puedan demostrar o acreditar de ningún modo que seas un peligro público. En cualquier caso, mucha suerte y muchas gracias por atenderme.

Tras mi conversación con Lagarder he de decir, que me he encontrado con un hombre con las ideas muy claras, un activista de los de antes, absolutamente convencido y comprometido con su causa. Desde mi punto de vista, sería un terrible error que fuese expulsado de nuestro país y un falló claro de nuestra democracia que esto pase de una forma tan arbitraria.

Os animo a todos a firmar en la iniciativa promovida por Miguel Angel Castellano Gonzalez en la plataforma change.org para pedirle al Ministerio de Interior que no expulse a Lagarder de nuestro país. Aquí os dejo el link:

https://www.change.org/p/ministerio-de-justicia-que-lagarder-pueda-seguir-en-españa-sin-cargos?recruiter=40822375&utm_source=share_petition&utm_medium=twitter&utm_campaign=share_twitter_responsive

2 thoughts on “Entrevista a Lagarder Danciú “A algunos les jode mucho que venga un gitano rumano gay y les ponga en jaque”

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR