Entrevista a la escritora y ensayista Pilar Pedraza

Por Eduardo Nabal

CON MOTIVO DE LA PUBLICACIÓN DE SU ÚLTIMO ENSAYO DE CINE “COCTEAU: EL GRAN ILUSIONISTA” (EDICIONES SHANGRI-LA, 2017).

El capitalismo globalizador permite payasos pero no ilusionistas como Federico Fellini o Jean Cocteau”

Pilar Pedraza

Hola Pilar. Como siempre encantados y encantadas de adentrarnos en un mundo fascinante de mano de una autora fascinante. Hace poco fue Agustí Villaronga (Pa negre, Incierta Gloria) y ahora un clásico que conserva una extraña atemporalidad como es el francés Jean Cocteau (Orfeo). ¿Tú eliges los cineastas o artistas a los que te aproximas, o de algún modo ellos y ellas, te eligen a ti?

Pilar Pedraza: Generalmente me eligen ellos a mí. Me miran y, haciéndome una seña, me captan y ya no puedo escapar. No, en serio, tengo una especie de afinidad con ciertos temas y estilos, lo que suele concordar con los talentos y la sensibilidad de los creadores. “Cat people” (La mujer pantera) de Jaques Tourneur, por ejemplo, fue un pequeño juguete con el que fui feliz; pero el mejor de todos ha sido siempre para mí el “Fellini” de editorial Cátedra, que escribí mano a mano con mi marido, Juan López Gandía. A mí Fellini me llamó por primera vez cuando yo llevaba aun calcetines cortos, y ahora descansa en paz en mi Panteón de Genios, junto con el ilusionista Cocteau y la escritora francesa Colette.

-¿Con qué Cocteau te quedas? O para no separar al ilusionista de sus facetas, ¿A cuál descubriste primero y crees conocer mejor? ¿Al escritor, al pintor, al cineasta o, aun así, no los puedes separar?

Pilar Pedraza: Es difícil separarlos. Incluso me gustaría tener una de sus joyas. No cabe duda de que el Cocteau más sobresaliente es el cineasta y escritor; en cualquier caso, es un autor dotado de gran poder de creación en todos los terrenos, un poeta en la máxima extensión de la palabra, clásico y vanguardista, generalmente incomprendido porque su arte es extremo, sin concesiones, salvo “La Bella y la Bestia”, que es su obra más conocida. Es también un autor dramático de gran inspiración, transgresión y modernidad.

.La nouvelle vague arremetió contra el cine francés “de qualité” precedente pero salvó de la hoguera a nombres como Cocteau, Franju, Becker o Max Ophlus. ¿Crees que las nuevas generaciones pueden aproximarse con la misma pasión a Cocteau o el panorama cultural ha cambiado demasiado para un artista total en la concepción en la que el mismo llegó a entenderse?

Pilar Pedraza: Esos tiempos no volverán. El capitalismo globalizador no va a permitirlo. Permite payasos, no ilusionistas como Fellini o Cocteau, o al menos hace lo posible por llenar el mundo de marionetas aullantes que nos impiden oír los latidos de nuestro corazón o seguir los ensueños y compartirlos. ¡Qué deseable sería que una nouvelle vague o una vanguardia radical optara por detener esta marcha hacia el pantano del post-humanismo!

-Hoy día “La sangre de un poeta” es considerada pionera en eso que se ha llamado para bien o para mal cine gay o cine “queer”. En su momento la plana oficial del surrealismo lo miró por encima del hombro mientras aplaudían las audacias de Buñuel y Dalí. ¿Esto es totalmente cierto o forma parte de la leyenda?

Pilar Pedraza: En parte es cierto. Cocteau era homosexual y nunca lo ocultó, cosa que ponía bastante nerviosos a sus compañeros vanguardistas y comunistas. Con la cúpula del surrealismo se llevó fatal, sobre todo con André Breton, por diversas razones, pero tenía amigos surrealistas íntimos como Buñuel, cuya amistad duró toda la vida. Sus relaciones con sus parejas, como Jean Marais o Edouard Dermith (su hijo adoptivo), tendieron a ser fructíferas y positivas para ambas partes y triunfaron sobre el puritanismo y la malevolencia de la sociedad francesa de derechas y de izquierdas. “La sangre de un poeta” no es cine “queer” en el sentido en que lo son algunas películas de, por ejemplo, Kenneth Anger. Es una película con claras y bastantes explícitas referencias sexuales, pero interpela a toda la sala con un problema universal: el de la gloria y el poeta.

-Hay películas que sorprenden por su modernidad como “La belle et la bête” o la adaptación que hizo Melville de “Les enfants terribles” otras como “El testamento de Orfeo” parecen hechas más para incondicionales del artista francés. ¿Te cuentas entre las incondicionales o Cocteau, en algunas de sus obras puede llegar a ser, “mucho Cocteau”?

Pilar Pedraza: No veo clara esa distinción. Todo forma parte de un mundo muy compactado. “El Testamento de Orfeo” forma parte de una obra total, en la que resuenan otras del autor. Cierto que si no te interesa Cocteau salvo para pasar el rato con “La Bella y la Bestia”, puedes prescindir de ella, y de otras muchas cosas, pero tú te lo pierdes. Una servidora es de las que nunca dirían que una obra de Leonardo da Vinci es demasiado leonardesca.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies