El país del fifty-fifty | ¡Levántate y piensa!

Por Javier Merino @Garatxa | Ilustración de ElKoko @Elkokoparrilla y ElArruga

Tal y como preveíamos, ayer 26 de junio, de nuevo, el Partido Popular fue el más votado en España. Nada nuevo bajo el sol. Cada cierto tiempo se nos llama para que elijamos entre PP y PSOE, y ayer fue el día de ir a votar al PP, no el de ir a votar, sino el “día de ir a votar al PP”: el día de la marmota.

Hoy es día de resaca, de análisis, de elucubraciones, de diagnósticos y de predicciones de futuro, y a nadie con un poco de juicio le habrá sorprendido el resultado de las elecciones, creo yo. Todos los medios de comunicación estarán llenos de “expertos” dando la explicación más convincente del porqué, del motivo definitivo: “tal y como yo predije” será una de las frases más manidas en periódicos, televisiones, tertulias, blogs, foros, etc. Cada participante nos explicará por qué su explicación es la más acertada y sin embargo, yo, soy incapaz de argumentar algo sin recurrir a la Historia. Porque intentar dar una explicación del resultado electoral se volvería incomprensible para el ser humano sin mirar hacia atrás y escarbar en el pasado.

higiene electoral¿Cómo podríamos explicar pues, sin perspectiva de pasado, que el partido más impregnado de corrupción en su aparato, el partido que más ha prescindido de una propuesta programática de gobierno, el que más ha insultado al adversario, haya ganado de nuevo y, sobre todo, con la contundencia con la que lo ha hecho? Es evidente que el discurso del miedo ha calado y que, por ello,  se ha impuesto el voto útil que tan caro le ha costado a Ciudadanos. Ahora bien ¿es España de derechas? Yo creo que esa es una pregunta equivocada: España es el país del fifty-fifty, la España dividida del siglo XXI es la consecuencia directa de la Guerra Civil y del retraso en la incorporación a la industrialización en el siglo XX. Y para comprender esto hay que conocer la España del siglo XIX, una época en la que la Ilustración pasó por aquí de largo (es sintomático que los españoles más ilustrados fueran militares). Y para entender cómo era España en el siglo XIX hay que saber cómo era el país en el siglo XVI: un país agrícola, incapaz de modernizar su estructura económica, y que gestionó desastrosamente la riqueza proveniente de las colonias. El Antiguo Régimen sigue teniendo un peso más que notable en nuestro comportamiento actual.

En el pasado más reciente, el de los seis meses anteriores, encontramos el detonante de los resultados del 26-J: el acuerdo firmado por el PSOE y Ciudadanos, estas 67 páginas llenas de declaraciones de intenciones y de infinitivos que liberan de compromisos concretos, han alimentado a la bicha, como se suele decir. Este acuerdo dinamitó la posibilidad de constituir un gobierno de progreso, de cambio. La obstinación en imponerlo al tercer aliado necesario, Podemos, les ha costado caro a ambos partidos, han perdido votos y diputados. Eso sí, la culpa es de Pablo Iglesias, como repetía ayer machaconamente Pedro Sánchez en su primera comparecencia, preparándose así para lo que se le viene encima. Déjenme que me detenga un momento en este hombre.

Pedro Sánchez creó una situación rocambolesca en el mes de febrero al intentar asaltar La Moncloa tras obtener un resultado electoral horrible. No contento con eso, se ha pasado toda la campaña echando la culpa a su aliado natural en un posible gobierno. Su incapacidad para articular un discurso coherente, unida a su falta de visión política, le convierte, de largo, en el peor líder del panorama político actual. En mi modesta opinión supera en despropósitos a Mariano Rajoy que, dicho sea de paso, ayer hizo el ridículo al comparecer en el balcón de Génova bajo los evidentes efectos del alcohol.

Ahora bien, eso explica el fracaso del PSOE pero ¿cómo explicamos el fracaso de Unidos Podemos? Las caras y el primer discurso de los líderes de la coalición de izquierdas no dejaban lugar a dudas: de nuevo la izquierda ha fallado. Me resulta desconcertante que ni siquiera haya sido posible obtener un número de votos que supusiera la simple suma aritmética de los votos de Podemos y de Izquierda Unida. Es como si el millón de votos de IU hubiese desaparecido en el Triángulo de las Bermudas políticas. ¿Dónde radica aquí el problema? Yo creo que no hay un solo factor sino que hay varios: por un lado, les ha pasado factura el frecuente cambio de discurso: de estar en contra de la UE a estar a favor, de ser comunistas a ser socialdemócratas, de llenar las redes sociales de análisis y proclamas contraproducentes y contradictorias, en definitiva, han vuelto a ser víctimas del histórico infantilismo de izquierdas; por otro lado, está claro que la unidad de la izquierda sigue siendo una utopía en este país. No hay forma de lograrlo. La manía que tiene la izquierda en este país a aferrarse a las siglas del pasado impide un movimiento progresista de futuro. No hay más que ver qué pasa cuando no hay siglas detrás: nace el 15-M y tiemblan las estructuras de poder.

Confieso que estoy desilusionado, no sorprendido, pero sí desilusionado. Nunca pensé que los sondeos electorales pudiesen acertar, hace tiempo que dejé de creer en ellos por su inutilidad,, pero sí pensé que podría ser abordable un pacto de la izquierda. Y hoy, 27 de junio, veo que es imposible. Porque es imposible. Para que fuese posible habría que recurrir a una infumable e injustificable sopa de siglas, y los experimentos, ya se sabe, con gaseosa.

No nos agobiemos, no caigamos en el desánimo: hay que dejar que gobierne el PP, ha ganado claramente las elecciones y el país debe atenerse a las consecuencias de lo que ha votado. Hay que dar paso a la formación de un gobierno de derechas, sobre todo teniendo en cuenta que si hubiese terceras elecciones, el PP aumentaría su respaldo electoral aún más. A la izquierda le toca ir a la oposición, no es un trauma, ya estamos acostumbrados a eso. Hay que hacer una oposición responsable y coordinada, evitando posibles atropellos legislativos porque vienen tiempos de más recortes y sospecho que de más escándalos de corrupción, así que toca seguir trabajando en la sombra en la elaboración de una izquierda unida, progresista, y adaptada al siglo XXI. Asaltar la Bastilla o el Palacio de Invierno son cosas del pasado.

6 thoughts on “El país del fifty-fifty | ¡Levántate y piensa!

  • 27/06/2016 at 8:18 pm
    Permalink

    Yo no creo en el pucherazo, he vivido entre el 77 y el 90 todas las convocatorias electorales como interventor o apoderado, y no lo creo posible, se controla muchísimo.

    Lo que más me va a divertir en los próximos meses es el fregado interno que va a haber en el PSOE, llevaba años esperando que le pasara factura su continua traición a sus principios fundacionales, y llegó el momento 😉

    Reply
    • 27/06/2016 at 8:08 pm
      Permalink

      Gracias Sandra, he intentado huir de posturas ciegas que no conducen a nada, ¡un saludo!

      Reply
  • 27/06/2016 at 5:45 pm
    Permalink

    a mi me parece que algún tipo de pucherasso si hubo. No es normal que desaparezca un millon de votos de las encuestas israelitas a pie de urna al resultado final. es mas es un número demasiado redondo para que sea un fallo demoscópico y mas me parece una de esas cosas que la fiscalia te las afina, #fernandezgate a tope. Dejando la teoría de la conspiración a un lado, el análisis de la realidad, bastante correcto, aceptando la realidad que nos toca vivir y seguir adelante. Ahora esa solución que das en los dos ultimos párrafos es mas facil de decir que de lograrse. A ver a quien “nomina” el rey, a ver si acepta, y a ver como logra la mayoría. el siguiente paso podria ser il transfugasso.

    Reply
    • 27/06/2016 at 8:14 pm
      Permalink

      Protocolos y sumas aparte, lo que toca es que alguien gobierne. Unas terceras elecciones serían nefastas para la izquierda. Si España quiere que gobierne la troika (el PP aquí no es más que su vocero), que lo haga, luego que se quejen al maestro armero.

      Lo nuestro es hacer oposición y cortar cualquier intento de empeorar el estado del bienestar. Hacer una oposición responsable será la mejor campaña electoral de Unidos Podemos: te dota de experiencia y te avala en un futuro próximo.

      ¡Un saludo!

      Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies