El mito de Sísifo

Por Filosofía perdida @Filopolitics

La mitología griega tiene muchos ejemplos de daño y crueldad, pero también nos encontramos en ella con explicaciones o ejemplos que nos sirven para comprender bien el mundo de hoy. Los ciclos de la vida como la primavera, la maldad de dioses para buscar su propio beneficio como el castigo de Zeus a quien lo delató, o la confianza de pueblos como el de Troya que aceptó un caballo del enemigo, donde se camuflaron para asesinarles (especialmente de moda hoy por el TTIP), son muchas las posibilidades comparativas, las moralejas que aún hoy siguen vigentes y sobretodo, la posibilidad de aprender todavía hoy de nuestra raíz cultural, aunque muchos solo tengan a Grecia como el país de la crisis económica más dolorosa de Europa, creada por cierto por los homólogos de PP y PSOE que se turnaron en el poder del país heleno.

Sísifo

Mi mito favorito es el de Sísifo, quizás porque el ensayo de Camus sobre él siempre me ha hecho disfrutar, reflexionando sobre la vida y la dureza en medio de lo que nos rodea. Sísifo había tomado el pelo a los dioses, había burlado a la muerte y había vuelto del Hades con un encargo que no realizó. Por ello, los dioses le condenan a cargar todos los días con una piedra de más tamaño que él, hasta lo alto de una montaña y, una vez arriba, cuando la piedra vuelve a caer, volver abajo para cargarla de nuevo. Tan frustrante como absurdo, pero precisamente eso es un castigo, acabar con la moral de alguien haciendo daño en lo que más le duela.

Sobre este mito, Camus ve nuestra vida, la vida de toda persona en el mundo, como cargar con un sufrimiento hasta una cima, para volver a bajar y cargar con otro, sucesivamente hasta la muerte. Por eso comenzaba su ensayo diciendo que la pregunta con más sentido en la vida es si merece la pena suicidarse o no, acabar con el mito, o si tendría algún sentido esto. No es que quiera inducir a nadie a suicidarse, que para eso ya está Ciorán. Lo que pretendo es que veamos juntos cómo superar esta dinámica de castigo de la que siempre nos dicen que no hay salida.

En primer lugar nos encontramos con un castigo: nuestro sistema político. Tenemos un sistema no democrático, donde los poderes emanan del rey, que tiene que sancionar todo lo que ocurre, y que puede detener lo que quiera; baste recordar que en el golpe de estado que el mismo rey intentó contra la UCD y le salió tan mal, de haberse puesto del lado de los golpistas que obedecieron sus órdenes, podría haber acabado con la supuesta democracia. ¿No es democracia el poder del pueblo? Pues no, solo tenemos lo que el rey nos permite tener. Así también los partidos políticos para poder llegar lejos han tenido que aceptar todas estas condiciones, o eran atacados social y económicamente. Los partidos son obligados a aceptar todas las leyes que impone un sistema emanado del franquismo, y pobre aquel que se le ocurra criticar un sistema dictatorial que obliga a jurar fidelidad al rey y a la Constitución, aunque se quiera cambiar y se lleve en el programa. Este castigo es tan contradictorio que el rey y la Constitución están por encima del poder de un pueblo, aunque el sistema se llame democrático.

En segundo lugar nuestro castigo está protegido, como en cualquier régimen, en la propaganda que sufrimos. La propaganda es un elemento esencial porque el pueblo podría rebelarse y tomar las riendas, pero no conviene a los que tienen el poder ahora mismo. Lo primero que se hace es difundir las bondades máximas del sistema, la perfección de una Constitución (de la que muchos artículos como el derecho a la vivienda (art. 47) no cumplen los que deben hacerlo). Y hablando de propaganda, ¿qué régimen que se preste no dará todo su apoyo al líder en la propaganda? No hay ningún canal generalista que se atreva a hablar contra el rey, siempre se alaba su figura, se protege y se aplaude, se oculta su corrupción y sus errores y, si son tan graves que acaban en la prensa extranjera, se le da una cobertura mayor a sus disculpas de cara a la galería que a la explicación de lo que ha hecho.

El tercer lugar, la salida de nuestra condena es una pequeña puerta que cada vez nos hacen más pequeña y estrecha. Podemos votar cada cuatro años, y solo cada cuatro años. Eso no implica que lo que votemos sirva, como nos enseñó el PP cuando presentó un programa cargado de promesas e incumplió todas sistemáticamente. Los votos no valen lo mismo en todo el país, lo cual se debe a una ley electoral que no solo es injusta, sino que se rige por un criterio que premia a los partidos mejor situados: la Ley D’Hondt da fuerza a las mayorías, castiga sin representación a las minorías, o las reduce a una esquina del hemiciclo, para que dos partidos que piensan igual en casi todo se estén turnando en el poder desde 1982. Una vez vieron aproximarse el cambio, la última ley que nos ha metido la dictadura absoluta del PP es la de mayorías, que pretende obligar a que la lista más votada sea la que tenga el poder, lo que blindaría que varias opciones de cambio se pusieran de acuerdo para echar a un partido corrupto que comprase los votos de medio país, por ejemplo.

Este mito de Sísifo, como decía, nos condena a subir durante cuatro años la pesada piedra de una casta que cada año es más grande y voluminosa, que cada vez nos hace sudar más y que amenaza con caernos encima. Cuando llegamos a la jornada electoral, nos imponen un miedo al cambio para que bajemos de nuevo a recoger la misma piedra y repetir la operación una vez más; nos prometen que va a ser menos pesada esta vez, que va a costarnos menos, o nos enseñan alguna que otra zanahoria a medio metro para que volvamos a correr en busca de comida sin darnos cuenta que está atada a un hilo que sostiene la misma persona que no para de darnos palos. Y aquí estamos de nuevo, con mismas técnicas y mismos engaños, para que recojamos esa piedra de nuevo y nos lancemos a mantener a esa casta en nuestros hombros, de nuevo hasta la cima, de nuevo cuatro años de impuestos y tasas, de recortes, de derechos que desaparecen, de libertades que se pierden, de robos y corrupciones, de engaños sistemáticos, de leyes injustas y de miedo al cambio. Ellos apelarán a la experiencia, pero tenemos sobrada experiencia de lo pésimos que han sido contra nosotros, ellos apelarán al caos si no los elegimos, pero sabemos en qué caos nos han metido los que ahora nos quieren meter miedo.

Lo bueno de este año es que podemos acabar con este ciclo infernal de una manera mucho mejor que la que sugirió al inicio del ensayo Camus. Podemos dejar la pesada piedra y, en lugar de subir una empinada montaña, caminar con dirigentes que lleven la carga de nuestra vida al lado nuestro. Podemos dejar tirada a esa casta que nos ha arruinado tantos años de nuestra vida. Podemos dejar de escuchar a medios que defiendan a la casta de corruptos y de ladrones, y comenzar un cambio a mejor, donde quien nos ha defraudado no vuelva a ser apoyado. Podemos votar más allá de las dos opciones de los dioses del Olimpo que nos han castigado, y de la opción tercera que han inventado para seguir castigándonos. Podemos tomar una alternativa fuera del apocalíptico error en que nos introdujeron, y abandonar un sistema no democrático donde nosotros somos siempre las víctimas del sacrificio y otros son siempre los verdugos que las ejecutan. Podemos salir quitando a quien no contó con nosotros, y retornar a una vida digna (o tenerla después de tanto tiempo). Podemos, claro que PODEMOS, y todo comienza este 20D votando el cambio verdadero.

Escrito por Filosofía Pérdida @Filopolitics

One thought on “El mito de Sísifo

  • 18/12/2015 at 2:27 pm
    Permalink

    Es muy difícil. Es tremendamente difícil, y más en el primer intento.

    Los grandes medios en contra, la “montaña”, la estructura política, judicial… Por no hablar de la abismal diferencia de presupuesto con PP, PSOE, Ciudadanos, IUP…

    Y además, toda esa gente, todos esos chupóteros que viven de los viejos partidos… son muchos votos. Y eso si nos fiamos de la absoluta limpieza del proceso electoral (yo estoy convencido de que hay “mamoneo”).

    Pero oye, quién sabe. De cualquier forma, ya han ganado, ya le han dado unos cuantos golpes con el cincel a la roca.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR