El futuro, un camino de caídas donde se avanza levantándose | Flores de Acero

Por Jacinto Domínguez @FloresDeAcero | Ilustraciones de El Teto @ElTetoytu e Iñaki y Frenchy @inakiyfrenchy76

Al final las encuestas, como siempre, han mentido. No importa, el resultado es el mismo, tres partidos con la misma esencia pero algo diferentes en la superficie, con superficie me refiero al mensaje, a las medidas concretas que al final dan como resultado un cambio ínfimo, diferencias que tienen para abarcar al mayor número de personas y centrarlas en una misma idea con distintos nombres y logos, tres partidos liberales económicos que llevan enquistado en su ser el TTIP, tres partidos que son respaldados por el verdadero poder, los medios de comunicación, que han centrado su campaña a frenar al partido que proponía un cambio, no un gran cambio ya que juega con unas reglas que no permiten grandes cambios.

Al final un pueblo tiene lo que se merece, entre los partidos que su fin es perpetuar el sistema del que todo el mundo se queja, pero que nadie hace por cambiar, han recibido 16.454.663 votos, mientras que el partido que proponía un cambio real, o al menos, una lucha contra lo establecido, ha recibido  5.049.734 votos, siendo entre los partidos del sistema, el partido Popular como el más votado, con unos 7.906.185 votos, a pesar de sus innumerables escándalos de todo tipo, y no solo de corrupción, es el partido más votado. Un pueblo debe ser juzgado por sus actos, y resulta que España con los suyos ha demostrado que es un pueblo sumiso y sin fuerza, que desde que perdió la guerra le ha encontrado el gusto a ser mandada por quien se beneficia de sus penas, quien usa el poder a su disfrute y, para rematar, el pueblo español se siente orgulloso de serlo, llegando a alegar que es de ser buen español, y tachando de todo tipo de descalificativos a quien luchar contra el poder para exigir derechos, derechos de los que también disfrutarían esa parte amplia de la población que es cómplice y víctima del sistema.

Un pueblo debe ser juzgado por sus actos, y resulta que España con los suyos ha demostrado que es un pueblo sumiso y sin fuerza

En una sociedad en el que el principal tema de conversación, la principal fuente de emociones y la cúspide en la pirámide de valores es el fútbol, un deporte que solo debería ser un complemento en nuestra vida diaria, no es raro que no le queden fuerzas para lo que de verdad va a influir en su día a día, lo que es la política, vemos como gente presume de ser apolítica, una forma de llamar a la ignorancia, también como dicen que todos los políticos son iguales, excusa para no informarse sobre política, como otros no son capaces de describir la línea política del partido del que han sido siempre y siempre serán, como si se tratara de un equipo de fútbol, como son más escépticos para creerse cualquier noticia de los medios deportivos que de noticias disparatadas sobre los partidos políticos de los que discrepan… etc. Vemos como la mayoría de las críticas a la política son tan superficiales como los conocimientos que se tienen de ella, si el peinado o la ropa de uno, si uno se ha equivocado al hablar, si otro consume droga, que si es egocéntrico… etc. críticas sobre asuntos que son banales y no influyen en absoluto en la política, pero es hasta aquí donde puede llegar una sociedad donde los medios no profundizan, solo se quedan en la corteza de la información para que al pueblo, desde su ignorancia, sea más manejable, de lo que si profundizan es en el fútbol, donde los informativos dedican casi el mismo tiempo que al resto de noticias y a los que hay que añadir programas aparte de fútbol.

El Teto

Futuro cercano

Después de los resultados de este 26J, lo que nos espera es más de lo mismo, donde lo normal que gobernara el partido más votado, el PP, sostenido por los otros dos partidos que disfrutan junto a él del sistema, PSOE y Ciudadanos, pero gran parte de los votos de estos dos partidos son debidos a que no son ese partido, y pactar con él les supondría perder fuerza en el futuro a favor del partido o unión de partidos que proponen un cambio más radical, Unidos Podemos, que no reúne la representación necesaria para ostentar ser un cambio en la actualidad, ya que resultó que cinco más uno no son seis, por lo que podemos entender que la gente no quiere un cambio, o al menos, no lo quiere por la vía electoral, ya que 10.435.955 no han votado. Ya veremos si vuelven PSOE y Ciudadanos a empeñarse a pactar y pedir al resto que les deje gobernar, si a pesar de su campaña anti-Unidos Podemos aceptan ceder en algo con ellos para llegar al poder o siguen imponiendo su programa mientras les piden apoyo, veremos si en cambio dejan gobernar al PP que ha salido reforzado en esta segundas elecciones y darles a los españoles el castigo que se merecen: que les gobierne a quien han elegido, sería lo más justo. Sería raro ver que el PSOE pactara con Unidos Podemos para hacer un gobierno de supuesta izquierda, pero eso supondría que ambos tienen que ceder para acercarse al otro, y ya hemos visto que el Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, no quiere dar un paso a la izquierda después de las elecciones del 20 de diciembre, eso sería abandonar su esencia liberal. Y la última opción sería que no hubiera ningún acuerdo y que hubiera de nuevo elecciones, hecho que daría fuerza al PP ya que la gente votaría al más votado para que hubiera Gobierno y no volver a votar.

Futuro lejano

Parece que la gente no se acerca y comparte la teoría política, se obcecan en negarla, por lo que hay que aprovechar y hacer una oposición, no a un partido en concreto, sino al sistema, explicar que la única opción de cambio y justicia no es cambiar de partido, sino de sistema, utilizando las desigualdades que se han extremado con la crisis como ejercicio práctico acompañándola con la teoría, para poder guiar al pueblo a la lucha de clases, que logren ser capaces de levantarse a por sus derechos y que sepan cómo conseguirlos.

Iñaki y FrenchyEn pro del cambio real y futuro, hay que alegrarse del fracaso de Unidos Podemos mientras, a la vez, nos resignamos viendo la voluntad del pueblo hacia el cambio inmediato y fácil. Alegrarse por varios motivos, primero porque este cambio moderado no sustituiría al sistema capitalista, que es la raíz de todos nuestros males, solo intentaría moderarlo para que no fuera tan malo, pero sería incluso peor ya que no se les permitiría ese pequeño cambio desde los que tienen el verdadero poder y nadie les ha votado, o sea banqueros y capitalistas, usemos otros países como ejemplo, por un lado tenemos a Venezuela, donde hubo un cambio hacía un gobierno socialista que llegó al poder por la vía establecida por el rival, la democracia burguesa, al hacerlo por esta vía lo hizo aceptando sus reglas y sus límites, límites que no permiten acabar con las clases sociales, por lo que la clase alta se perpetua, clase que no acepta bajar ni un mínimo sus privilegios en pro del los del resto, y usan todos los medios posibles para recuperar el poder, hemos visto como han utilizado sus medios de comunicación sin ningún tipo de ética, como dieron un golpe de Estado en 2002 secuestrando al presidente electo de por entonces, Hugo Chávez, y falsificando su firma alegando que había abdicado, vemos como hay una lucha económica donde los capitalistas acumulan mercancías para desabastecer al pueblo y ponerlo en contra del Gobierno y todo esto con el apoyo internacional de EEUU, que siempre ha tenido interese allí donde hay petróleo y de España, que sigue con su espíritu colonialista. También tenemos el ejemplo de Grecia, país con el que con un gobierno de derechas quedo en la ruina, salió en las elecciones un partido similar a Unidos Podemos, con un aire renovador y moderado con políticas socialdemócratas progresistas similares, pero la unión Europea no solo no le permitió hacer esas políticas, sino que le obliga a hacer recortes en el ámbito social, al igual que a vender su patrimonio para poder permanecer en la UE. Claro que al igual que con Venezuela, se les utiliza como ejemplo de qué pasaría si hubiera un cambio similar en España, pero achacan las culpas a estos gobiernos y no a la reacción de boicot que se ha tenido hacia ellos. Por lo que no se puede hacer al sistema menos malos, ya que es su esencia la competitividad y que el poderoso escale a costa del pobre, es como intentar que el fuego deje de consumir todo a su paso, o lo apagas o consume, y este ha sido el error del izquierdismo socialdemócrata o populista, donde se confía que quien te ha arrebatado todo y dejado en la miseria lo deje de hacer por las buenas.

A todo esto hay que mencionar, como ya hemos hecho antes, no solo a los boicots económicos que reciben, sino a los golpes de Estado que se toman como revancha cada vez que pierden unas elecciones, recordemos el de Chile a Allende, el de la Segunda República española, en ambos triunfaron los golpes sobre gobiernos democráticos, en Venezuela sin embargo fracasó el que hemos mencionado del 2002, por eso desde entonces los ataques terroristas por parte de la oposición se han hecho cotidianos. Todos estos ataques tienen en común el apoyo extranjero, dando la evidencia de que su fuerza no viene del interior del pueblo por lo que son golpes ilegítimos.

Por eso en España, un gobierno socialdemócrata, no debe triunfar en la democracia burguesa heredera de la dictadura militar que derroco a la Segunda República española, ya que si gobernara tendría a los medios privados en contra, a los capitalistas en contra, a la UE en contra y todos ellos haciendo lo posible para recuperar el poder, aunque sea destruir su propio país, a la vez que utilizar toda la mal gestión que hagan, en parte culpa por los límites del sistema capitalista al que pertenece, o sea impuesto por ellos, para culpar al comunismo, ya que acusan a todo lo que sea un poco de izquierdas de comunismo, con la intención de alejar a la población de la verdadera opción de cambio al sistema. A lo que yo debo añadir que tienen mi apoyo a su lucha contra la antigua España, la liberal en lo económico y conservadora en lo social, pero no en las políticas de medias tintas que proponen, mi apoyo se basa en la herramienta que es para concienciar sobre lo que es el sistema capitalista y cuál es la verdadera alternativa, para en un futuro, la juventud que se ha quedado sin futuro salga a la calle a luchar por lo que les pertenece, ya que nadie se le lo va a dar, demostrarles que la única forma de recuperar lo que es suyo es por la fuerza, ya que el que se los ha quitado lo ha hecho a sabiendas y no se lo va a devolver si puede evitarlo de cualquier forma, por eso hay que usar la oposición para concienciar a los jóvenes para cuando su paciencia acabe sepan cómo deben actuar.

Por eso en España, un gobierno socialdemócrata, no debe triunfar en la democracia burguesa heredera de la dictadura militar que derroco a la Segunda República

El fallo de la izquierda

El principal fallo de la izquierda es su “buenismo religioso”, el querer actuar de forma ética y de forma que evite cualquier crítica, a un estilo Jesucristo o Gandhi, aunque suponga que el bien no se materialice. Reciben todo tipo de ataques y solo intentan esquivarlos, cuando recibe tantos ataques que no le da tiempo a esquivarlos, debe recibirlos, defenderse y contraatacar, te llaman radical, no lo niegues, acéptalo y explica el porqué de ese radicalismo, como dijo Lenin Hay que ser tan radical como la realidad misma y no te esfuerces en hacer ver que eres moderado, si te llaman extremista explica en qué aspectos eres extremistas y no te dediques al “Y tú más”, ellos van a buscar todo lo posible para atacarte, son tu polo opuesto, no debes intentar convencerlos, lo que debes hacer es derrotarlos, es mejor que te digan malo y lograr tus objetivos virtuosos a que te consideren bueno y no consigas nada.

En conclusión a estas elecciones del 26 de junio de 2016, sin revolución no hay cambio, y es la revolución como fin en lo que se debe basar nuestra oposición política, hacer moverse a la gente, no para echar una papeleta en una caja, sino para que luchen por sus derechos de forma activa y todo esto en contraposición de la acción todo poderosa de los medios de comunicación que su fin es adormilar a la población y se quede en el sofá viendo la TV.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies