Estados Unidos le declara la guerra a Estados Unidos

por Alfilo de La Brecha (@LfilodelabrechA)

Hace no mucho tiempo, en un lugar muy lejano llamado Yemen, gobernaba un tipo que había llegado al poder menos democráticamente que Frank Underwood (Frank Underwood, personaje de ficción televisiva que mata, corrompe, manipula, etc… Pero aun así, según las encuestas, los americanos le prefieren antes como presidente que a Obama). Lo dicho, en Yemen mandaba uno de esos, que los medios occidentales denominan “un dictador”. La campaña contra ese dictador ya había empezado. Estados Unidos, había financiado a los rebeldes yemenitas y les apoyaba con tropas. Hasta que estos y sus aliados “más radicales” los huthis consiguieron el gobierno con el apoyo estadounidense. Este conflicto pasó desapercibido porque todos los países árabes de alrededor, estaban involucrados en otro conflicto cercano. El Estado Islámico. Estados Unidos estaba también apoyando militarmente a la liga árabe, y en especial a los príncipes saudíes en su guerra contra el Estado Islámico.

En realidad inicialmente a los Emiratos Árabes les preocupaba poco el Estado Islámico, sólo quería sentarse con “los mayores”, algo que Irán no podía. Los Emiratos no quieren empezar guerras ahora. Tiene un mundial de fútbol que preparar (Medalla de Oro al que eligió el sitio, los jugadores no van a pasar frío). Los poderosos en los Emiratos Árabes simplemente quieren ser mejores que los vecinos de Irán. Fardar con sus descapotables mientras sus casi esclavos indonesios y nepalíes mueren construyendo los estadios que mostrarán el brillo y esplendor saudí al mundo. Obama se dio cuenta de que en los Emiratos tenia un posible aliado contra Estado Islámico. Esto pasaba casi simultáneamente con la revolución de Yemen. De hecho cuando un jeque saudí se montaba en un avión para convencer a otros jeques de que Obama tenía razón y debían meterse en el kilombo, Obama estaba inmerso en el asunto yemení.

Es en este punto de la historia, tras ayudar a los yemeníes a derrocar al “dictador” y haber convencido a la liga de países árabes de enfrentarse a Estado Islámico cuando es el mejor momento de Obama. Pero todo se truncó. Obama se da cuenta que su país tiene demasiados enemigos, que no necesita tantos, y empieza las negociaciones de Paz con Cuba. Deja en la pizarra de los enemigos al Estado Islámico, a Corea del Norte y a Venezuela e intenta restablecer las relaciones con el resto. Esta decisión no gusta en Oriente, porque parte de ese “resto” es Irán.

Sí, Estados Unidos también empieza el diálogo con Irán, lo que cabrea a Arabia Saudí. Porque si Irán también se sienta con Estados Unidos, ya no mola tanto como antes. Ya no pueden fardar. A los saudíes se les pasa el flechazo con Obama y se les cae la venda de los ojos. Fijan una reunión urgente con todos los países árabes, que se juntan a espaldas de Estados Unidos (a espaldas también de Estado Islámico y de Yemen pero si había representantes de Irán). El asunto  empieza a parecer una discusión de patio de colegio.

Obama aburrido mientras espera a que sus amigos le hagan caso de nuevo, se reúne con el Papa. Los líderes de los países árabes salen de la reunión sonrientes, y dándose la mano para las fotos. Es sorprendente lo similar de nuestras culturas en algunos momentos. Estos lideres informan a los medios de comunicación árabes (que no tardan en informar a los medios occidentales) las nuevas decisiones:

La liga árabe ha decidido formar una unión similar a la OTAN. Es decir, la liga árabe va a crear un cuerpo militar común. Y su primera misión va a ser acabar con el gobierno de Yemen, el que Estados Unidos ha ayudado a formar tras derrocar al dictador anterior.

Obama había prometido a la liga árabe ayuda militar y apoyo en la ONU con sus resoluciones en común (dando a entender que estaba dispuesto a apoyar sin opinar), y a la vez Obama había prometido mantener el apoyo a Yemen. Por eso Estados Unidos está en guerra con Estados Unidos.

Y es en este punto donde se empieza a informar a los americanos a través de sus medios de comunicación, que quizás deberían irse de Oriente Medio, y que resuelvan ellos solos el conflicto. De alguna forma tienen que justificar ante el público al que le han lanzado tanta propaganda sobre ser los héroes del mundo que ahora tienen que irse de allí con el rabo entre las piernas.

Mientras tanto en Oriente Medio, Estado Islámico sigue creciendo, cuando los kurdos no están allí para evitarlo… Porque digámoslo claro, los kurdos son pocos, pero son los únicos que han luchado contra el Estado Islámico desde el principio hasta ahora. Y no lo digo yo, lo dicen las pruebas. La liga árabe, esa reunión de oligarcas del petroleo, prefieren aprovechar su nueva OTAN árabe para luchar contra un pueblo que se ha levantado contra un tirano, mientras dejan a un peligro mundial como es el Estado Islámico seguir haciendo lo que quiere.

Llego a la temprana conclusión, demasiado especulativa, pero no por ello totalmente incorrecta, de que la OTAN árabe va a tener el mismo problema que la OTAN de toda la vida. Que es una fuerza militarizada creada para resolver los problemas internacionales, pero que dedicará su tiempo a resolver los problemas que le interesen a los más poderosos, porque así funciona el mundo en la “real politique”.

Argelia  fue el único país de la liga árabe que tras apoyar la creación de esta OTAN árabe, dijo que no apoyaría la operación en Yemen. E incluso Putin, que apoyó desde fuera la decisión de la liga árabe de respaldar su unión con una fuerza militar conjunta, tras los primeros ataques aéreos a Yemen dijo públicamente que deberían buscar una solución pacífica. Estados Unidos para dejar de estar en guerra consigo mismo, y viendo que se avecinaban ataques aéreos optó por sacar a su personal de Yemen “por temor a un atentado”. Mientras  pactaba con Arabia Saudí cuantas tropas le iba a prestar para destruir Yemen. A la vez Obama se hacía la sueca ante sus aliados yemeníes.

Irán, que está en plena mesa de negociación de paz con Estados Unidos aprovecha para lanzar una puyita y se queja de que Estados Unidos utiliza a sus “títeres” (Se refiere a su archienemigo local, Arabia Saudí) para atacar Yemen… Pero Turquía está rápida y le contesta a Irán que ellos lo que quieren es controlar la región. Para mi en realidad el títere de la operación ha sido Estados Unidos que está colaborando para acabar con un gobierno que ellos habían ayudado a colocar. Estados Unidos que se metió en este jaleo por el peligro del Estado Islámico y acaba bombardeando Yemen y siendo criticado por algunos de los que han tomado las decisiones de ir allí (Irán), con los que supuestamente están “arreglando las cosas en Yemen”.

Creo que Putin acertó cuando dijo que este era un problema que deben resolver los países árabes y creo que Obama se equivocó al meterse de lleno y sin preguntar, en el conflicto de Yemen. Prueba de su error es que después de haber guiado a los países árabes a reunirse, le hayan dejado sólo ante el dilema de pelearse consigo mismo. Al respecto dio un aviso público: Va a retirar tropas progresivamente de Oriente Medio. Es decir, primero quitará las de un bando, y luego cuando acabe el conflicto de Yemen, pues ya si eso, quitará las del otro. Porque admitámoslo, Occidente tiene un problema con el Estado Islámico, pero es un problema que también preocupa o debería preocupar a los países de alrededor, y tienen que liderar ellos… Y si los “mayores” meten siempre la zarpa, al final a ellos les preocupa poco, porque siempre les sacan las castañas del fuego. Que gasten otros las balas. Si Occidente tiene que dejar que otros arreglen el conflicto ¿Porqué nos importa este problema en España? Por una parte Oriente Medio le importa tanto a Obama y a Putin porque es la región de la que más petroleo se extrae. Yemen de hecho es una de las joyas de la corona al respecto. Quien controle Yemen, controlará la llave del petroleo de Yemen, y por tanto el precio del petroleo puede variar. Mirándolo egoístamente, vale la pena estar al tanto, para saber cuando rellenar el tanque del coche. Desafortunadamente no es el único motivo por el que a los españoles nos debe preocupar este asunto en extremo. Siendo muy muy egoístas y poco solidarios, nos preocupa más el conflicto de Estado Islámico que el de Yemen. Y es que hay que plantearse, a ver si acaba lo de Yemen rápido, y la OTAN árabe se fija en el Estado Islámico de nuevo. Porque esta gente del Estado Islámico han amenazado con mandar más kamikazes a occidente a matar infieles como nosotros. ¿Os imagináis qué por perder tanto tiempo peleándose toda esta gente en Yemen por petroleo, Estado Islámico cumpliera sus promesas?

Viñetas de Gen de Imagen (@GenDeImagen)y Marc Fernandez (@mugworth)


Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR