Ecuador | Radiografía de la derecha ecuatoriana: De los nuevos (y viejos) cantos de sirena

Por Christian Orozco

¡Adopte a un banquerito!

Los banqueros, que son los más peligrosos asaltantes de bancos, habían desvalijado sus empresas, aunque jamás fueron filmados por las cámaras de vigilancia y ninguna alarma sonó… El mundo entero se desplomó, y hasta la luna tuvo miedo de perder su trabajo y verse obligada a buscar otro cielo.

Eduardo Galeano. Los hijos de los días. 

El día domingo 19 de febrero de este año no será un día cualquiera. La República del Ecuador, un pequeño país bautizado con el mismo nombre del paralelo que lo atraviesa, expondrá sobre la mesa la actual correlación de fuerzas -y debilidades ciertamente- que se manifiestan entre dos proyectos antagónicos: primero, un modelo desarrollista-soberanista encabezado por AP[1] desde 2007, capitaneado ahora por Lenín Moreno; o, segundo, una alternativa que clama por volver al viejo neoliberalismo, aunque sus eslóganes estén sobresaturados de la tan manoseada palabra cambio, sus principales representantes son Lasso-Viteri.

Pero, ¿qué es lo que propone la derecha ecuatoriana en esta ocasión? ¿De qué hablan cuando hablan de cambio, de más libertad y más democracia? ¿Cuáles son las propuestas y las recetas mágicas que como buenos empresarios intentan vender a la población? De la lectura y análisis de sus programas electorales y panfletos callejeros podemos extraer algunas propuestas destacadas y ciertas conclusiones al respecto.

De las propuestas electorales o de los cuentos de la lechera

  • Bajada y/o eliminación generalizada de impuestos. Toda la derecha ecuatoriana clama sin cesar que los ecuatorianos estamos inundados de impuestos, y, por tanto, hay que bajarlos o eliminarlos para “estimular el espíritu emprendedor ecuatoriano.” (CREO[2]). Una visión reduccionista e intencionadamente mentirosa de la curva de Laffer[3] cuya verdadera intención es la de reducir los impuestos, sí, pero solamente de sus amigos acaudalados. Así pues, Viteri, candidata por el PSC[4] afirma en su programa electoral: “Exoneración de tributos para inversionistas…” y “bajar los impuestos y el costo de la energía eléctrica para las empresas privadas hará posible subir los salarios…” Claro, como es lógico, que empresa no está deseosa de subir salarios si le reducen sus impuestos y el coste de sus insumos a pagar, solo un loco o un mal pensado diría que esta propuesta está claramente dirigida a aumentar el margen de los beneficios empresariales.
  • Generar empleo (un millón de empleos nos ofrece Lasso[5] si gana las elecciones, ¿quién da más?) y “libre contratación de trabajadores.” (PSC). Otros partidos, autodenominados seguidores de la Tercera Vía, afirman: “con UE[6] no puede haber desocupados; es preferible tener un sueldo mínimo a estar en la inactividad.” Nada nuevo bajo el sol, la organización del mercado de la fuerza de trabajo no es un aspecto más de la organización social de una economía, es una pieza clave en el proceso de acumulación capitalista puesto que revela como ningún otro las tensiones interclasistas en un momento determinado de la lucha de clases. A diferencia de lo que proclama Viteri en su programa electoral de que “empleado y empleador podrán escoger el número de horas, días, o meses de trabajo” y que la libre contratación y despido son beneficiosas para ambas partes, la evidencia empírica de la vida diaria de la gente común, de la gente trabajadora en forma de horas extras no pagadas, del temor a solicitar vacaciones por miedo a perder el empleo, el pavor a quedarse embarazada, o el maltrato moral (a veces físico) de los jefes, nos muestra la gran maestría que tiene la derecha en el uso del neolenguaje. ¡Al César lo que es del César!
  • “Eliminación de la Ley de Comunicación y Consejo de Participación.” (PSC). “Reformas a la Ley de Comunicación, para establecer el derecho a la libertad de expresión.” (FE[7]). “Eliminación de organismos y reforma a Ley de Comunicación. Se planteará una reforma integral a la Ley orgánica de Comunicación que garantice la libertad de expresión…” (PSP[8])… La mejor Ley de Comunicación es la que no existe insiste la derecha, ésta está vulnerando la libertad de expresión sostiene; parece añorar aquellos buenos días en los que el acceso a los medios de comunicación era absolutamente monopolizado por sus amigos, aquellos tranquilos tiempos en los que los dueños de los medios eran también los dueños de los bancos, felices tiempos, sin duda alguna, para su libertad de expresión.
  • Independencia del IESS[9], así también, “el Banco Central debe ser una identidad independiente y autónomo. El manejo de las tasas de interés responderá a principios de riesgo y liquidez de la economía.” (PSC). Vieja reivindicación de la derecha neoliberal internacional; los políticos son unos manirrotos, y, por tanto, hay que ponerles coto, límites suficientes para que su “populismo” no endeude a la población actual y futura. El gran problema es que no existe ni podría existir independencia o autonomía en el manejo de una institución pública tan importante como el banco central de un país (ya que administra el dinero del pueblo). Para ellos, independencia es sinónimo de subordinación absoluta de este organismo a los intereses de la banca, como claramente nos muestra el ejemplo de la supuesta independencia del Banco Central Europeo en el viejo continente.
  • “Desvinculación inmediata de organismos como el ALBA y el UNASUR.” (PSC), y “estudios profundos para la celebración de tratados de libre comercio con nuestros principados aliados comerciales, como EEUU y los países de la Alianza del Pacífico.” (PSC). Es decir, que mejor para el “desarrollo” del Ecuador, piensa la derecha, que volver a ser nuevamente uno de los patios traseros estadounidenses, dando la espalda a instituciones soberanas que no en pocas ocasiones han intentado frenar procesos golpistas en el continente.
  • “Protección del medio ambiente y las reservas naturales.” (FE). Sí, sí, lo ha leído bien. La derecha ecuatoriana está preocupadísima por defender la naturaleza y la riqueza natural del país (que es enorme en Ecuador, por cierto). Algunos incluso se alzan como adalides abnegados del Sumak Kawsay y la “Economía Popular y Solidaria”[10]. ¿Y cómo proponen acometer esta loable empresa? El banquero Lasso lo tiene claro: “Conservación ambiental. La propuesta es reducir al mínimo el total de superficies boscosas sin propiedad o responsabilidad definida…” (CREO). ¡Cómo no!, nada que el neoclásico teorema de Coase[11] no pueda resolver.

          A lo largo de estas líneas nos hemos detenido a comentar algunas de las propuestas estrella de la derecha ecuatoriana, penosamente, en ocasiones, compartidas por ciertos partidos autodenominados de izquierdas. Sin embargo, no me resisto a incluir lacónicamente algunas otras que reflejan muy bien, en conjunto, cuál es su proyecto de país. Así pues, tenemos:

  • “Se propone el proyecto de Ley de Generación de Confianza para la inversión, el cual establecerá una serie de garantías a la seguridad jurídica de los inversores privados, y el establecimiento de incentivos tributarios.” (CREO).
  • “Transformar la seguridad social a través de un sistema mixto de pensiones con sistema de capitalización individual y un componente solidario… Ante la posible quiebra del sistema de pensiones a largo plazo, es esencial diseñar un sistema eficiente, sostenible, y mantener el componente solidario.” (CREO).
  • “Se promoverá la participación del sector privado y de la sociedad civil a través de fundaciones de asistencia social, organizaciones sin fines de lucro nacionales e internacionales para que continúe la ayuda voluntaria y se termine de reconstruir las zonas afectadas [por el terremoto].” (CREO).
  • “Promover la participación del sector privado en el financiamiento, construcción, financiamiento, construcción u operación de la red pública de hospitales públicas.” (CREO).
  • “Fomentar el ingreso de la banca extranjera de forma que se abaraten los créditos.” (FE).
  • “Se fortalecerá a las grandes compañías, simplificando sus impuestos a cambio de generar más plazas de trabajo.” (UE).
  • “Respeto y despolitización a la organicidad de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.” (PSC).
  • “Control migratorio. Realización de un censo en el cordón fronterizo y la reubicación a extranjeros que estén dentro del área para evitar los corredores y abastecimientos para la ruta del narcotráfico, contrabando de armas, combustibles, explosivos, entre otros.” (PSC).
  • “Eliminar el examen de acceso a la universidad y reducir el bachillerado de dos a un año.” (CS[12]).
  • “Se implementará la pena de muerte.” (CS).

Conclusiones

Independencia, autonomía, libertad, eficiencia, sostenibilidad, despolitización, progreso, democracia, espíritu emprendedor, estabilidad macroeconómica, racionalización del gasto público, ¡cambio!… En fin, palabras bonitas y evocadoras que, no obstante, a muchos nos suenan a la misma vieja música neoliberal de toda la vida, plagada de una máscara de neolenguaje, promesas de “pan, techo y empleo” y besos a bebés en las calles, pero que sin embargo ocultan unos intereses de clase muy bien definidos[13], no por casualidad Lasso-Viteri constituyen la vieja hidra neoliberal hija de las oligarquías financiera (Lasso) y terrateniente (Viteri) ecuatorianas.

En el plano regional hay pocas dudas, Brasil y Argentina son el ejemplo más evidente de lo que ocurre cuando el pueblo se deja seducir por los cantos de sirena que vociferan por el cambio, un cambio que aseguran que consolidará los logros de los gobiernos progresistas anteriores pero mejorando las deficiencias, pero que sin embargo se han traducido en un desmantelamiento inmediato de los derechos conquistados por la población, la expulsión masiva de trabajadores del sector público, el surgimiento de leyes represivas contra el pueblo luchador  y el aumento exponencial de la pobreza tanto relativa como absoluta.

La República del Ecuador es una nación pequeña, dependiente, primario-exportadora y capital-importadora, sin moneda propia[14], susceptible a experimentar inclemencias climáticas y geológicas, sin apenas ningún resorte de poder en el mundo… Sin embargo, este domingo 19 de febrero de 2017 será el foco de atención del mundo entero como ha afirmado intelectual argentino Atilio Borón en varios artículos[15]. No son unas elecciones más, por dos razones yuxtapuestas: primero, porque la victoria de AP puede fortalecer los procesos progresistas de Bolivia y Venezuela en un periodo delicado como el actual; y, segundo, porque frenaría aquellas voces que proclaman alegremente el fin definitivo del ciclo progresista latinoamericano. Más aun, a nivel interno, una victoria contundente de Lenín Moreno significaría la posibilidad de que el proceso de transformación nacional siga su curso, siempre y cuando dentro de AP sean las posiciones más radicales y rupturistas las que tomen un mayor protagonismo en el seno del movimiento.


Referencias:

[1] Alianza País.

[2] Movimiento Creando Oportunidades.

[3] La curva de Laffer indica la existencia de una tasa impositiva a partir de la cual los ingresos tributarios del Estado empiezan a caer, por tanto, los economistas neoliberales argumentan que es más beneficioso siempre bajar impuestos. Sin embargo, esta afirmación es una falacia, puesto que puede darse el caso de que la tasa impositiva esté por debajo del óptimo, y lo más eficiente sea subirlos. No solo eso, sino que también despejar la tasa impositiva óptima es muy complicado ya que esta cambia de una sociedad a otra y de un periodo a otro.  

[4] Partido Social Cristiano.

[5] http://www.eluniverso.com/noticias/2016/11/23/nota/5916523/lasso-ofrece-crear-millon-empleos-cuatro-anos

[6] Unión Ecuatoriana.

[7] Fuerza Ecuador.

[8] Partido Sociedad Patriótica.

[9] Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

[10] Desde el 2011, se reconoce, a través de la Ley de Economía Popular y Solidaria, a la EPS como una forma de organización económica en la que sus integrantes, ya sea individual y colectivamente, organizan y desarrollan procesos de producción, intercambio, comercialización, financiamiento y consumo de bines y servicios mediante relaciones basadas en la solidaridad, cooperación y reciprocidad, situando al ser humano como sujeto y fin de su actividad (Art. 1).

[11] El teorema de Coase plantea que siempre que hay externalidades negativas las partes afectadas pueden reunirse y llegar a un acuerdo por el que se internalice la externalidad y garantizar así la eficiencia, generalmente mediante la asignación privada de la propiedad del bien a una persona física o jurídica.

[12] Compromiso Social.

[13] Recordemos que, por una parte, Viteri, cercana al entorno del golpista venezolano Henrique Capriles, es la hija política predilecta de León Febres Cordero, presidente entre 1948 -1988 aupado al poder con un firme discurso “antiestatista” y “anticomunista”, y relacionado con varios asesinatos a opositores políticos. Por otra parte, Lasso no se queda atrás, banquero supernumerario del Opus Dei, admirador de José María Aznar, enemigo del ALBA, amigo de Álvaro Uribe y superministro de economía durante los gobiernos que defendieron el salvataje bancario.

[14] Ecuador adoptó oficialmente el dólar como moneda de curso legal en el 2000, luego de que el país sufriera una gran crisis económica e inflacionaria a finales de la década de los noventa.

[15] Ecuador debe mirar al Sur: http://www.cubadebate.cu/opinion/2017/01/13/ecuador-debe-mirar-al-sur-a-proposito-de-las-proximas-elecciones-presidenciales/

La “batalla de Staligrado” se librará en Ecuador: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/punto-de-vista/1/la-batalla-de-stalingrado-se-librara-en-ecuador

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies