Economía | Repensando la Economía: bases para el cambio del modelo productivo

Por Joan Ramón Sanchis

Se dice que la economía es un asunto demasiado importante o serio para dejarlo en manos de economistas. Algo de verdad hay en esta afirmación. Lo cierto es que algunos de los economistas más grandes de la historia eran además sociólogos, filósofos o politólogos, como es el caso de Adam Smith o de Karl Marx. No pretendo con esto desprestigiar la profesión de economista (flaco favor me haría a mi mismo), sino señalar que los problemas de la economía, que en última instancia están relacionados con los principales problemas de la humanidad, hay que abordarlos desde diferentes perspectivas y enfoques, y no solo desde la perspectiva económica o economicista. Los economistas se han caracterizado por formular teorías o modelos que intentan explicar los problemas de la sociedad de una manera global mediante la formulación de bases o premisas que son parciales o están sesgadas. Es obvio que un enfoque basado en la parcialidad o en perspectivas parciales no pueden dar una explicación global de los problemas. La locución latina ceteris paribus (que significa que todo lo demás permanece constante) tan utilizada por los economistas, imposibilita que un modelo económico pueda explicar toda la realidad. De hecho, un modelo (económico o el que sea), no es más que una simplificación de la realidad. Los economistas no podemos seguir mirándonos el ombligo y pensar que todo se explica a través de la economía. Hay que crear modelos holísticos e integrados basados en diferentes perspectivas y enfoques.

Por este motivo, muchas de las afirmaciones de la economía, que son aceptadas por muchos como acto de fe, no son ciertas. Sucede así con la afirmación de que el mercado funciona a través de la ley de la oferta y la demanda (la famosa mano invisible del mercado de Adam Smith que nunca ha sido real por las asimetrías informativas y la especulación de los mercados), con la afirmación de que un aumento en el beneficio económico de las empresas aumentará la inversión y el empleo (que durante muchos años ha justificado las políticas de incentivos fiscales y exenciones en la tributación sobre los beneficios de las grandes empresas sin dar los resultados esperados), con la afirmación de que una inyección de liquidez de dinero en el sistema incrementará el volumen de créditos a la economía privada (política que ha seguido el Banco Central Europeo durante la actual crisis financiera sin éxito alguno) o con la afirmación de que un aumento de la productividad de las empresas aumentará los salarios (utilizada para justificar los bajos salarios que ha caracterizado a las empresas españolas, por ejemplo). Como hemos podido comprobar en la práctica, son premisas que como mínimo no se cumplen siempre, por no decir casi nunca.

Quisiera centrarme en la última de las afirmaciones, el aumento de la productividad del trabajo aumenta los salarios, por cuanto es una de las premisas que más se está utilizando para explicar la falta de competitividad de las empresas españolas y la dificultad para cambiar el modelo económico y productivo actual. No podemos seguir entendiendo la economía desde una visión ortodoxa si queremos cambiar realmente nuestro sistema económico y productivo. Y buena falta que nos hace ese cambio. Es cierto que la productividad del trabajo en España es una de las más bajas de Europa y que ese hecho hace que las empresas españolas pierdan competitividad respecto al resto de países. Pero es importante analizar porqué la productividad en España es tan baja y a partir de ese diagnóstico proponer medidas adecuadas para incrementarla. Hay quien lo atribuye a unos salarios altos y a una falta de flexibilidad del mercado de trabajo, lo que justifica proponer medidas como el abaratamiento del despido o la congelación salarial; medidas que se han venido aplicando durante varias décadas sin efecto positivo alguno, lo que demuestra que se equivocan en su diagnóstico y en las medidas propuestas. Sin embargo, las verdaderas causas de la baja productividad de las empresas está principalmente en la mala gestión, debida en gran parte a una baja profesionalización de sus gerentes, y en la insatisfacción de los trabajadores y el mal ambiente laboral, debido en gran medida a empleos precarios y bajos salarios. Por tanto, decir que al aumentar la productividad se producirá un aumento de los salarios significa no entender cuál es el verdadero problema de las empresas. Hay que cambiar el orden de la premisa: si aumentan los salarios y en general mejoran las condiciones laborales, habrá un aumento de la productividad. China es uno de los países con mayores niveles de productividad del mundo y sin embargo sus salarios han sido históricamente bajos; su alta competitividad está basada en precios bajos por la reducción de sus costes de producción (principalmente los costes laborales), es decir, siguiendo una estrategia de liderazgo en costes. Durante la última década, los países en los que más ha aumentado la productividad son China, Corea, Vietnam, Polonia e Irlanda. Por lo tanto, ni la productividad se aumenta necesariamente con estrategias de diferenciación a través de la innovación, el diseño y el valor añadido, ni tampoco un aumento de la productividad se traduce siempre en un incremento de los salarios de los trabajadores o almenos no de una manera automática. Tenemos que eliminar estas premisas tan equivocadas de nuestras mentes; hay que repensar la economía si de verdad queremos cambiar el modelo económico.

El cambio del modelo productivo exige un cambio de actitud estratégica y de mentalidad por parte de las empresas y los empresarios. Las empresas han de asumir su responsabilidad con la sociedad y crear valor social, además de valor económico. Es lo que algunos autores del management denominan “Valor Compartido”. El valor compartido consiste en compatibilizar el beneficio económico de las empresas, necesario para crear riqueza y empleo, con el valor social, es decir, con el valor que las empresas han de repartir entre sus clientes, empleados y la sociedad en general. Acciones sociales y medioambientales han de ser también relevantes en el funcionamiento de las empresas. Las empresas que no comparten sus beneficios económicos con la sociedad estan condenadas al fracaso a largo plazo. Si queremos un modelo productivo sostenible, hemos de conseguir que las empresas busquen la intersección entre lo económico, lo social y lo ecológico y eso solo es posible generando valor compartido. Pero, ¿están las empresas preparadas para dar ese salto?, ¿somos los economistas capaces de diseñar modelos económicos que contemplen esta otra forma de entender el comportamiento económico? y ¿estan dispuestos los políticos a legislar en favor de dicho cambio?. Algunos señalan que proponer este cambio significa apostar por un modelo económico intervencionista que pone en peligro la supervivencia de las empresas; de ahí las críticas a modelos como el de la Economía del Bien Común, que yo mismo analizo en otro artículo. Keynes ha sido uno de los grandes economistas de la historia, atacado por los neoliberales que veían en su Teoría de la ocupación, el interés y el dinero una forma de intervención del Estado sobre el mercado y las empresas; pero defendido por socialdemócratas, que veían en Keynes la salida a las crisis económicas precisamente a través de la intervención del Estado. El modelo económico en el que vivimos en la mayoría de los países occidentales no es un modelo capitalista puro (por fortuna, dirán algunos), sino que es un modelo de economía de mercado mixto donde el papel del Estado es crucial para asegurar la redistribución de la renta y la equidad e igualdad económica y social. Sin la intervención del Estado viviríamos en la selva de un mercado dominado sin contemplaciones por las grandes corporaciones y grupos financieros. No creo que ese sea el modelo que queremos la mayoría. Por lo tanto, la intervención del Estado es una condición necesaria para un cambio de modelo económico que asegure la sostenibilidad del sistema. Y las empresas no van a desaparecer por destinar una parte de sus beneficios económicos a las acciones de responsabilidad social; muchas ya lo hacen e incluso es algo que les está beneficiando, no perjudicando. Las consumidores cada vez más buscan empresas comprometidas con el medio ambiente y con la sociedad en general.

Por lo tanto, aquí está la clave del cambio del modelo productivo: crear una estructura empresarial con base en la sostenibilidad donde lo económico, lo social y lo ecológico se apoyen mutuamente. Necesitamos empresas comprometidas con el medio ambiente, empresas capaces de entender que el trabajador que necesitan es el trabajador comprometido y seguro de sí mismo y éste solo se puede conseguir con contratos estables, salarios altos y empleos de calidad, y empresas bien gestionadas y viables desde el punto de vista económico. Sé que decir esto me va a suponer muchas críticas: ingenuidad, romanticismo, vivir fuera de la realidad, … Pero lo que planteo no es ni una quimera ni una utopía, es algo que ya existe y se llama Empresa Social (no Economía Social, no confundamos, aunque también). Las Empresas Sociales son la base del cambio de modelo productivo. Pero hemos de abandonar la ortodoxia de la economía y las premisas falsas y equivocadas. La Economía es un asunto muy serio que tenemos que resolver entre economistas y no economistas.

One thought on “Economía | Repensando la Economía: bases para el cambio del modelo productivo

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR