Economía | ¿Puede salir España de la crisis?

Por Jaime Nieto 

Productividad y trabajo en el mundo post-peak oil

Si hoy uno/a pasa por la plaza mayor de su ciudad o pueblo puede que vea un letrero junto al campanario en que se anuncia la llegada de 2017. Hace ya una década del último año en que todavía no cargábamos a diario con la losa de la crisis. Aunque en países como España, incluso, se están alcanzando tasas de crecimiento superiores al 3%, pocos se atreven a asegurar que no seguimos en crisis. Las altas tasas de paro, el incremento de la desigualdad, la caída de los precios de las materias primas, el alto endeudamiento, la caída del comercio internacional, la incertidumbre del suministro energético en el futuro y las cada vez más evidentes consecuencias del cambio climático –que podrían estar tras el inicio de la primavera árabe y la guerra en Siria– nos enfrentan a uno de los períodos más convulsos desde las dos guerras mundiales. Cabe preguntarse en este punto, ¿está España preparada para sobrevivir en este contexto o, al menos, para abandonar en cierta medida la crisis?  Vayamos por pasos.

Se acaba la energía abundante y barata

La cosa es bien sencilla. Imaginad que vuestra única propiedad es un gran manzano y que, para alimentaros, necesitáis tomar sus manzanas a diario. Primero cogeremos las más próximas al suelo, las podemos coger sin ponernos siquiera de puntillas, sin apenas esfuerzo. A medida que las agotemos, necesitaremos realizar más esfuerzo, utilizar una escalera o incluso maquinaria. Con el petróleo nos encontramos en ese punto actualmente: necesitamos cavar más hondo, entrar en aguas cada vez más profundas o incluso atacar el Ártico. En definitiva, utilizar cada vez más energía para obtener nuestra fuente energética preferida se traduce en una menor y más cara energía disponible.

Con menos energía, la productividad cae

Diversos estudios muestran que la productividad del trabajo está muy ligada a la cantidad de energía que se emplea en los procesos productivos. La productividad no es solo una derivada del buen hacer de los/as empleados/as, sino que tiene que ver con la maquinaria, la eficacia y eficiencia del proceso organizativo en la empresa y con la cantidad de energía disponible. Cargar las tintas sobre los/as trabajadores/as cuando se habla de mejorar la productividad no solo es injusto, sino económicamente absurdo. En el gráfico inferior podemos ver cómo ya desde los años 70, en España, el crecimiento de la energía por trabajador/a y de la productividad del trabajo siguen una misma trayectoria con pendiente negativa. Esta dinámica se reproduce en la mayoría de economías occidentales, incluidos los EE.UU.

 Fuente: elaboración propia a partir de AIE y OIT.

Menos energía y productividad: mayores precios, menos salario

Si la demanda de energía por parte de la economía sigue creciendo y la oferta decreciendo, asistiremos a un aumento de los costes energéticos en todo el mundo. Esto se traduciría en un incremento en los precios de los bienes de consumo ya que, con la productividad estancada y la negociación colectiva contenida, los salarios continuarían previsiblemente estáticos o decayendo.

¿Cómo afecta esto a España?

A pesar de los discursos triunfalistas en cuanto a producción renovable de la pasada década, España es un país extremadamente vulnerable en lo energético. Importamos prácticamente el 100% de los combustibles fósiles que consumimos (como puede verse en el gráfico inferior), por lo que aproximadamente el 80% de la energía consumida en España es importada.

La factura del petróleo, por ejemplo, asciende a un 2-4% del PIB según el precio del mismo. Al reducirse a la mitad el precio del crudo en año pasado, esta factura también se redujo a la mitad (para una explicación más detallada: aquí). Esta es una de las razones por las que España pudo crecer al 3% en 2015, junto con la mejora de la capacidad exportadora fruto de un dólar fuerte y la devaluación salarial. En un contexto de incremento de la factura energética y con una política monetaria que no controlamos, la única alternativa restante para mantener estos niveles de crecimiento pasaría por profundizar la devaluación salarial. Como sabemos, devaluación salarial conduce a mayor desigualdad, reducción del consumo y, finalmente, recesión. Y con ello, una conclusión inquietante: aunque la realidad tiene más ángulos, lo que es seguro es que si España no cambia de modelo energético urgentemente la crisis no terminará nunca.

¿Qué hacer?

Ante la caída de la energía por trabajador disponible y el menor vigor de la productividad, es imperante reducir la dependencia energética del país y transformar nuestro modelo productivo hacia otro no orientado al crecimiento. Las transformaciones en el empleo que pueden derivarse de una situación así son las de un retorno a un mayor peso del empleo manual frente al intelectual y un aumento del empleo relacionado con los cuidados. Últimamente se ha hablado mucho sobre la necesidad de “feminizar la política”; pues bien, también es necesaria una feminización de la economía. Si la productividad del trabajo sigue cayendo y se quiere poner el bienestar en el centro, será necesaria también una reducción de la jornada laboral para aumentar el empleo y para hacer frente a un trabajo de cuidados –en la esfera privada, no hablamos ahora de “empleo”- que también tenderá a aumentar con una población avejentada.  Enfrentar estos retos de cara es fundamental si queremos lograr que la crisis en la que nos encontramos, por fin, termine.

4 thoughts on “Economía | ¿Puede salir España de la crisis?

  • 29/12/2016 at 7:20 pm
    Permalink

    Tanto los artículos de su compañero Juan Ramón como los suyos son de un elevado nivel didáctico y alta implicación social, algo carente o ausente en los artículos de los economistas de referencia españoles, por no hablar de los expertos que asesoran a los partidos alternantes en el Gobierno.
    Por otra parte, me reconozco como un outsider en el enorme área de la economía, pero soy de los que disfrutan leyendo y aprendiendo, y me niego a excusar mis malas decisiones en base a una ignorancia negligente, ya sea a la hora de votar como a la de consumir o no.
    He visto tambien documentales muy estimulantes y reveladores çomo los de Michael Moore o Peter Joseph (Zeitgeist).
    Amén de mi introductor a la economía social y sostenible, el ya añorado Sampedro.
    Agradezco a mi manera a Nueva Revolución la oportunidad que da a expertos y creadores como usted, difundiendo todo lo que puedo en las redes.
    Necesitamos más periodismo reflexivo que inicie debates muy necesarios y menos periodismo de titular, amarillismo y sectarismo político.
    Un cordial saludo.

    Reply
    • 12/01/2017 at 1:57 pm
      Permalink

      Muchas gracias por tu comentario, acabo de leerlo. Un placer poder colaborar con Nueva Revolución y, si gusta, mejor que mejor. Un abrazo.

      Reply
  • Pingback: Economía | ¿Puede salir España de la Crisis?

  • Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR