Economía | La tolerancia social con la corrupción y su coste a tu bolsillo

Por Xavier Tarazona | Ilustración de El Último Mono

Según las habituales encuestas sobre los temas que preocupan a la población, la corrupción es el segundo tema que más preocupa, pero la percepción general es que la preocupación sólo es nominal y que, colectivamente, no hacemos nada para solucionar esta lacra social que nos lleva a la destrucción. Socialmente la corrupción está tolerada con la excusa (una de tantas, seguro qué hay más) de que venimos de una tradición ancestral de estafadores, timadores, espabilados, buscavidas, supervivientes, etc., relatados desde los clásicos de la Edad Media y el Siglo de Oro, hasta las películas del franquismo como “Los Tramposos” protagonizada por Toni Leblanc, nada más lejos de la realidad, estas obras y películas hablan, en general, de la marginalidad a la que lleva la pobreza y el hambre y no describen a la mayoría de la población que trabaja para salir de la indigencia de forma honesta y decidida. Quizás este imaginario se ha enraizado en la sociedad actual por una falta patente de educación cívica, propiciada desde el poder para evitar, precisamente, el cuestionamiento de la rapiña de altura que se hace desde las “altas esferas”. Se escucha a menudo por la calle a personas que dicen que todos los políticos son iguales y por lo tanto su trabajo es robar, así se explican los votos del PP, partido más corrupto de Europa y asimilado en corrupción a los gobiernos de países dictatoriales de África, puesto que la conclusión de mucha gente es que si todos roban, estos ya sabemos quién son y como lo hacen y para algunos, además, ideológicamente son de los suyos, tampoco nadie habla nunca, ni la mayoría de las veces son juzgados, de los corruptores (la mayoría tenidos por grandes empresarios o “alta sociedad”), parte necesaria y beneficiaria en la mayor parte de los robos de dinero público.

El franquismo fue una etapa de rapiña permanente del régimen y sus adeptos, la corrupción económica fue absoluta y muy extendida con una implicación política de todos los niveles, impune y con un rápido enriquecimiento de los prebostes del régimen, con una población subyugada por la represión, carestía, privaciones, hambre y miseria. La transición y el inicio de la etapa democrática nos parecía, o muchos esperábamos, que iba a solucionar este tema, pero, nunca fue un cambio real (transición in-modélica), pues los mismos que habían acumulado fortunas y poder durante el franquismo estaban detrás de la mayor parte de las decisiones políticas y económicas, así que los gobiernos siguientes, fundamentalmente los del PSOE dirigidos económicamente por los hijos neoliberales del franquismo y el PP de Aznar, fueron los que propiciaron un cambio del modelo productivo de las grandes empresas hacia un capitalismo no productivo (reconversión industrial mediante) sino explotador de recursos del Estado, sobre todo las grandes constructoras de obra pública y las empresas estatales de servicios básicos de suministros y comunicaciones privatizadas para los amigos. Esta situación es la que nos ha llevado a nuestros días donde la mayoría de los corruptos y corruptores han operado, operan y operarán, si no lo remediamos nosotros, con total impunidad y cierto reconocimiento social (las leyes y el aparato judicial se han acoplado para sus intereses y controlan los medios de comunicación que des-informan a su favor).

Nada más visual que enumerar algunos datos significativos, confirmados y elaborados por instituciones independientes que no pueden ser acusadas de parcialidad, sin abundar en el detalle ni ser demasiado exhaustivos pero que ejemplifican la magnitud del robo de dinero público. Estudios de varias universidades y de la Cámara Nacional de Mercados y Competencia sitúan el coste de la corrupción alrededor de 90.000 millones de euros anuales (90 billones de euros, que si los tradujéramos a las antiguas pesetas no cabrían los ceros y sería todavía más gráfico), la mitad de los cuales, 47.600 millones (4,5% del PIB), corresponden a sobrecostes en la Administración (la corrupción que hay detrás del derroche) y 40.000 millones a las múltiples formas de corrupción directa e indirecta. Comparado con el proyecto de presupuesto del Estado para 2.017 que es de 443.133 millones, la corrupción representa el 20% del mismo. Si lo comparamos, por ejemplo, con el presupuesto de 2.017 de la Generalitat Valenciana que es de 17.724 millones, la corrupción propiamente dicha se chupa el equivalente a cinco años de presupuestos de todo el País Valenciano.

Tenemos que ser conscientes qué es posible y necesario el cambio económico y social de España, que no es un país pobre sino saqueado y gobernado sólo a favor de las élites

Además de la corrupción directa e indirecta, que es robo puro y duro, se pueden enumerar otras formas de robo que nadie cataloga como corrupción, pero a nuestro modesto entender es tanto o más corrupción que la directa, como el llamado déficit tarifario que el Estado abona a las empresas eléctricas, con unos cálculos sacados de la manga, por importe de 30.000 millones de euros y el rescate bancario que ha costado al Estado 61.495 millones de euros, la suma de ambos capítulos es igual a lo robado de forma directa. Otras magnitudes a tener en cuenta, que menguan los ingresos del Estado y que forman parte, a nuestro parecer, de la corrupción institucional, son el fraude fiscal directo anual que, según estima Intermón-Oxfam, se sitúa alrededor de 59.000 millones y los beneficios o bonificaciones en el impuesto de sociedades a las grandes empresas que, con cálculos de los Técnicos del Ministerio de Hacienda, significan una pérdida de recaudación de 173.370 millones de euros.

Sumando todas estas cifras nos dan unas pérdidas de 413.865 millones de euros a las arcas del Estado, prácticamente el presupuesto anual, sin tener en cuenta la pérdida de ingresos anuales de los beneficios de las empresas privatizadas de servicios básicos de suministros y comunicaciones, que repartido a la población actual nos cuesta 9.625 € por cabeza y año. Esto nos confirma que la crisis que sufrimos no es una crisis es un robo a gran escala perpetrado por los oligopolios y por los responsables políticos a su servicio amparados por el paraguas ideológico de la doctrina neoliberal. Estos datos desmitifican que somos un país pobre y sin posibilidades de ingresos y recursos, lo que somos es un país saqueado y con un modelo económico pensado para favorecer a las grandes empresas y las oligarquías con unos gestores políticos al servicio de estos, tanto a través de la tolerancia fiscal, como través de subvenciones directas, como al derroche en gastos suntuarios y la privatización de servicios esenciales. El derroche es una de las partidas que no está contemplado en estos números de antes y también significan una parte importante de la detracción de dinero para la población y su bienestar. Pondremos un ejemplo, pequeño pero significativo, la Generalitat Valenciana dirigida por el PP de Camps se emperró en el año 2.008 en hacer carreras de Fórmula 1 para su lucimiento, vendiendo a la ciudadanía que no iban a costar ningún euro a las arcas públicas, a estas alturas el coste de este capricho nos cuesta a las valencianas y valencianos 98,13 millones de euros, cantidad suficiente para construir 55 colegios o 6 hospitales comarcales o adecuar todo el parque público de viviendas. Si junto al derroche caprichoso ponemos los gastos en cuestiones suntuarias incoherentes, las confesionales y las institucionales, como se puede comprobar en los presupuestos del Estado, de los cuales ponemos algunos ejemplos como el mantenimiento de los campos de golf, clubes sociales y piscinas del Ejercito, como la subvención continuada a la Iglesia Católica, como las viviendas cedidas y mantenidas para altos cargos (como se ha sabido hace poco), como las prebendas vitalicias a ex-altos cargos, etc., podemos decir que tenemos un enorme agujero por donde se cuela muchísimo del dinero que corresponde al retorno a la ciudadanía de nuestros impuestos. El Estado del Bienestar es posible y nos están vendiendo que es inviable.

Para revertir esta situación es imprescindible que las ciudadanas y ciudadanos se conciencien de algunas cuestiones importantísimas, primero qué cuando se roba dinero público nos lo están robando a todo el mundo, después que el control de la buena gestión del dinero público es necesaria por parte de la ciudadanía con una transparencia total, así como la exigencia de eliminar de raíz cualquier indicio de corrupción, también la necesidad de reforzar la Judicatura para la persecución de estos delitos y cambiar el código penal para endurecer las penas a los corruptos y el obligado rescate del dinero robado. Sólo con una educación cívica completa podríamos hacer frente a este modelo de robo, pero, ya se han encargado los lacayos del poder de eliminar esta educación a través de la degradación de la enseñanza pública de calidad, ya lo hemos dicho otras veces, nos quieren analfabetos y sumisos.

los gobiernos del PSOE dirigidos económicamente por los hijos neoliberales del franquismo y el PP de Aznar, fueron los que propiciaron un cambio del modelo productivo de las grandes empresas hacia un capitalismo no productivo

Tenemos que ser conscientes qué es posible y necesario el cambio económico y social de España, que no es un país pobre sino saqueado y gobernado sólo a favor de las élites, que no es un país pasivo sino narcotizado. No es una tarea sencilla, ni parece accesible a corto plazo, aunque habrá que andar ya en este sentido y algo ya se está moviendo. Nos hace falta una sociedad civil madura y crítica que presione a los poderes públicos. Nos hacen falta partidos que asuman esta tarea (parece que algunos ya lo están intentando y también parece que en otros se levantan voces para cambiar hacia este sentido). Será necesario tener voces amplificadoras para comunicar con la población fuera del monopolio de los medios de comunicación de masas de la oligarquía, y ya tenemos alguna prensa alternativa que va haciendo camino (cómo Nueva Revolución, por ejemplo), aunque hasta ahora sólo es digital. También tenemos que definir un nuevo modelo económico que sea socialmente responsable, que potencie la ética en los negocios y trabaje a favor de las personas con condiciones de trabajo y salariales dignas, potenciando especialmente la economía social y respetuosa con el medio ambiente. Tenemos que diseñar un modelo estatal de protección social tanto en sanidad (revertir las privatizaciones de hospitales públicos con gestión privada), educación (dar total alternativa escolar pública de calidad para eliminar progresivamente los conciertos educativos con colegios privados), prestaciones sociales (dotar de recursos y ampliar la ley de dependencia y las leyes de protección a la mujer y los niños) y pensiones (garantizar un sistema de pensiones dignas a través de los presupuestos del Estado). Hace falta una reforma fiscal progresiva y un control férreo del fraude fiscal. Tenemos que reducir los gastos en defensa, sobre todo las superfluas y las armamentistas También se tienen que eliminar prebendas vitalicias innecesarias a altos cargos. Es necesaria una re-nacionalización de las empresas públicas rentables privatizadas, especialmente las de servicios de suministras básicos (agua, electricidad, gas) y de comunicaciones. Es imprescindible fomentar y favorecer la inversión en energías alternativas renovables, ecológicas y, a la larga, más baratas.

Lo expuesto es una pincelada, una vía de salida general, no es proyecto detallado, son apuntes de por donde creo que tenemos que empezar a incidir. La concreción en proyecto y propuestas es un trabajo colectivo donde tienen que participar tanto partidos, como colectivos ciudadanos, como personas a título individual. Pero lo primero que hace falta conseguir es que la población sea consciente de qué cuando roban dinero público nos están robando a todos, no es una cosa ajena a nadie.


  1. Después de escrito el artículo han salido nuevos casos importantes de corrupción y parece que esto no tiene fin y todavía pueden salir muchos más, quizás los datos se quedan cortos. La situación nos confirma dos cosas: 1) ha sido un saqueo premeditado y permanente; 2) hay mucha tolerancia con la corrupción y las connivencias judiciales para esconderla, puesto que en una sociedad mínimamente formada democráticamente los actuales gobernantes estarían en la calle por presión de la sociedad civil.

7 thoughts on “Economía | La tolerancia social con la corrupción y su coste a tu bolsillo

  • 30/04/2017 at 8:06 pm
    Permalink

    Pareciera que se esta hablando de Mexico pues estamos en las mismas. Magnífico articulo.

    Reply
  • 30/04/2017 at 8:37 am
    Permalink

    En España ( y Europa) el billón es un millón de millones y no mil millones. Por lo demás, artículo tuiteado.

    Reply
  • 30/04/2017 at 4:14 am
    Permalink

    Perfecto, ahora ya estoy concienciado e informado del problema. Pero sigo sin saber como llegar a la solucion.

    Reply
    • 30/04/2017 at 5:31 pm
      Permalink

      Qué te parece empezar por no votar a los que nos roban ?

      Reply
  • 27/04/2017 at 7:01 pm
    Permalink

    Muy buen artículo. Pero falta la causa principal de la gran transferencia de riqueza de la mayoría a unos pocos: la creación de la nada de dinero-deuda por parte de los bancos en forma de préstamos con interés. En un artículo de ayer lo cuenta Juan Torres

    http://www.eldiario.es/zonacritica/Economia-fraude-inocente_6_635596478.html
    “El 61,4% de toda la que se ha generado en España desde 1995 se debe a intereses”

    Lo primero e imprescindible es hacer pública la creación de dinero. Y se puede. En Suiza han recogido más de 100 mil firmas y van a hacer un referéndum

    Reply
  • 27/04/2017 at 6:22 pm
    Permalink

    Un análisis magnífico.Y haciendo un inciso,y viendo lo que ha pasado hoy,podriamos decir que el P(so)E y C’s al negarse a apoyar una moción de censura lo que quieren es que la población continue narcotizada.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies