Economía | Empresas recuperadas por trabajadores: una solución a la deslocalización productiva

Por Joan Ramon Sanchis Palacio, Catedrático de Economía de la Empresa Universitat de València

Ilustración: Javier F. Ferrero


La crisis económica iniciada en 2007 ha dejado patente la inestabilidad y precariedad del empleo y la existencia de un modelo productivo ineficaz e ineficiente. Este es un problema estructural de la economía española que perdura desde hace décadas y que se ha visto agravado con las diferentes reformas laborales que se han ido sucediendo a lo largo de los años. La famosa dualidad del mercado de trabajo, que dicho sea de paso no se va a resolver con la propuesta del contrato único que hacen algunos partidos políticos, favorece la creación de empleo de muy baja calidad (temporal, inestable, mal remunerado), que en épocas de crisis es muy fácil de destruir.

De todo ello se deduce que las elevadas tasas de desempleo en las que nos movemos no son consecuencia de las crisis económicas (éstas solo lo agravan aún más), si no de una estructura productiva muy poco sostenible basada en una oferta de bienes y servicios de escaso valor añadido y en un sistema de management muy poco profesionalizado. Por lo que la solución no está en la reducción de los costes salariales, como proponen muchos, si no en la mejora de la gestión empresarial a través de la profesionalización de los sistemas de dirección de las empresas. Dicho de otro modo, existe una clase empresarial muy poco formada, de escasa calidad, con una visión cortoplacista y miope de la realidad económica, que solamente sabe destruir puestos de trabajo y bajar salarios como medidas para salir de la crisis. Pero de esto no habla nadie, porque supongo que no es políticamente correcto.

Brotes verdes

Otro elemento destacable en las causas del desempleo en España es la gran dependencia que la economía española tiene de las empresas multinacionales. Es cierto que estas empresas crean empleo en el territorio, pero también es cierto que este empleo está supeditado a los cambios de rumbo de las posiciones estratégicas de las casas matriz, de manera que cuando éstas deciden deslocalizar su producción, los efectos sobre el empleo local son devastadores, no solo por los empleos directos que destruye la multinacional si no también por el efecto arrastre que genera en sus proveedores, pequeñas empresas locales que trabajan con exclusividad para estas multinacionales y que se ven abocadas al cierre. Tenemos numerosos ejemplos de estos en España, pero sin duda el caso más reciente es el de la planta industrial de Bosal en Sagunto (Comunidad Valenciana). Se trata de una multinacional belga que produce componentes para automoción y que tras su decisión de deslocalizar la producción y marcharse a Chequia, ha dejado en la calle a 333 trabajadores. Son en su gran mayoría personas de más de 45 años que han trabajado casi toda su vida laboral en esta empresa y que, por tanto, es casi imposible que se puedan recolocar en otras empresas. La multinacional tramó un plan de desmantelamiento de la fábrica que ha acabado con un concurso de acreedores en el que a los trabajadores se les adeuda más de 15 millones de euros en concepto de nóminas e indemnizaciones. La deslocalización productiva, no solo no está prohibida legalmente, a pesar de sus efectos tan negativos desde el punto de vista económico y social, si no que incluso muchos gobiernos (nacionales, autonómicos y locales) la incentivan, por sus efectos positivos a corto plazo.

Pero, ¿qué soluciones existen ante los procesos de deslocalización de las grandes empresas?, ¿qué medidas habría que tomar para transformar el modelo productivo hacia un modelo sostenible? y ¿cómo podemos generar empleo estable y de calidad para que se pueda mantener en tiempos de crisis?. Tres preguntas que desde mi punto de vista van muy unidas y cuya respuesta resolvería en parte los problemas estructurales de la economía española. No es objeto de este artículo abordar en profundidad cómo reformar el modelo productivo español, si no más bien proponer una medida concreta que pensamos puede ayudar a paliar en parte la sangría de desempleo que se está produciendo.

La creación de empresas recuperadas por sus trabajadores es un fórmula que puede contribuir a mantener el empleo y a crear empleo de calidad. Se trata de un proceso de transformación de empresas de capitales en crisis en el que los propios trabajadores asumen la gestión de la empresa, convirtiéndola en una organización de Economía Social (Cooperativa de Trabajo Asociado o Sociedad Laboral). En este tipo de organizaciones, la mayoría de los trabajadores son propietarios de la empresa: el 75% como mínimo en el caso de las Cooperativas de Trabajo Asociado y el 51% como mínimo en el caso de las Sociedades Laborales (que pueden ser Limitadas o Anónimas). Ante situaciones de crisis empresariales donde la única solución es el cierre como consecuencia de una mala gestión directiva o de un proceso de deslocalización productiva por parte de una multinacional, se plantea la posibilidad de conservar los puestos de trabajo mediante una transformación jurídica liderada por sus trabajadores. No estamos inventando nada nuevo, pues es una fórmula ya muy antigua ampliamente utilizada en países latinoamericanos en situaciones de crisis económica, como ha sido el caso principalmente de Argentina y de Uruguay. En España se utilizó también durante la crisis de los años setenta del Siglo XX y fue de donde surgieron las Sociedades Anónimas Laborales. Con esta medida, no solo se conservan los puestos de trabajo si no que se consigue transformar empleo precario en empleo estable y de calidad. La estructura económica de un territorio determinado no solo no se ve dañada si no que se mejora.

Transformar una empresa de capitales en una empresa social, con garantías de éxito, supone contribuir a crear un tejido empresarial sostenible que garantice el desarrollo del territorio.

Muy poco se habla de este tipo de iniciativas en los medios económicos a pesar de sus posibilidades de éxito. No cabe ninguna duda que detrás de este proyecto de transformación empresarial ha de haber un plan de negocio viable y una adecuada capacidad de gestión que no siempre es fácil, pero con estas medidas se puede crear una estructura empresarial sostenible y equilibrada en el tiempo, contribuyendo así al cambio de modelo productivo del que tanto se habla y del que tan poco se ha hecho hasta ahora. Porque las empresas de la Economía Social son organizaciones donde se prioriza la persona y el trabajo sobre el capital y en las que la Responsabilidad Social es parte ineludible de su proyecto. Transformar una empresa de capitales en una empresa social, con garantías de éxito, supone contribuir a crear un tejido empresarial sostenible que garantice el desarrollo del territorio. Supone sustituir el enfoque cortoplacista e individualista de una empresa gestionada por un único empresario o unos pocos accionistas mayoritarios por otro a largo plazo y colectivo donde la gestión de la empresa queda en manos de los mismos trabajadores. Las empresas de la Economía Social son empresas locales que se enraizan en el territorio, contribuyendo activamente a su desarrollo económico y social a través de la autogestión.

Durante la crisis económica iniciada en el 2007, se ha demostrado que las empresas de la Economía Social son empresas más resistentes a las crisis, pues consiguen conservar sus puestos de trabajo en mayor medida que las empresas de capitales. Se estima en 10 puntos porcentuales la diferencia de destrucción de empleo entre unas y otras a favor de las empresas sociales. Esto es así porque al ser empresas gestionadas por sus propios trabajadores, las medidas de despidos son las últimas en aplicarse. Solo se llevan a cabo Expedientes de Regulación de Empleo cuando el negocio empresarial es realmente inviable, pero nunca antes y en ningún caso para reducir costes salariales. Los trabajadores asumen sacrificios, bajándose los sueldos o reduciendo su jornada laboral, superando así las situaciones de crisis, y sabiendo que cuando vuelvan a la normalidad económica podrán volver a recuperar sus posiciones laborales iniciales o incluso mejorarlas. En las empresas de capitales, las medidas de despidos y de reducciones salariales no siempre son la respuesta a una crisis, si no que obedecen a una lógica capitalista en la que se prioriza la maximización del beneficio económico y los intereses particulares sobre los fines sociales y el bien común. Muchas de estas empresas de capitales aprovechan los contextos de crisis económica para empeorar las condiciones laborales de sus trabajadores y conseguir así mayores ganancias. La deslocalización de empresas es un claro ejemplo de lo que comentamos. Las empresas sociales, en cambio, están pensadas para favorecer el trabajo, relegando el capital a un segundo plano como un simple instrumento para alcanzar unos fines sociales que van dirigidos a conseguir un empleo estable y de calidad, como ya hemos señalado. Son empresas basadas en un modelo de gestión de proximidad, tanto interna como externa: proximidad interna porque son los propios trabajadores los propietarios del negocio y quienes lo gestionan y proximidad externa porque los clientes también pueden formar parte del negocio, pudiendo incluso adquirir la condición de socios, como sucede en el caso de las cooperativas de consumidores y usuarios. Muchas cooperativas de trabajo asociado (gestionadas por sus trabajadores) son a la vez cooperativas de consumidores, de manera que se produce una gestión compartida entre trabajadores y clientes. Todos ellos son socios y participan en las decisiones de la cooperativa al pertenecer a la asamblea de socios con criterios de igualdad y de democracia directa (un socio un voto, independientemente del capital aportado por cada uno de ellos).

Se hace necesario implementar planes de actuación dirigidos al fomento de la creación de empresas recuperadas por sus trabajadores y dentro de sectores económicos con expectativas de éxito.

Por este motivo, durante el período de crisis económica (2007-2016) se están creando en Europa nuevas empresas sociales, muchas de ellas resultado de la transformación de empresas de capitales en crisis. La propia Unión Europea ha reconocido esta necesidad y está contribuyendo económicamente a incentivar la constitución de cooperativas en el contexto de crisis económica. Se ha aprobado un Plan de financiación dirigido a apoyar la creación de empresas recuperadas por sus trabajadores, lo que abre las puertas a potenciar este tipo de iniciativas en España. De hecho, España es uno de los países de la Unión Europea donde más cooperativas de trabajo asociado se han creado durante estos años de crisis. Pero no siempre cuentan con el apoyo de la Administración Pública, más bien al contrario, pues los obstáculos para su constitución son realmente considerables. Se hace necesario pues, implementar planes de actuación dirigidos al fomento de la creación de empresas recuperadas por sus trabajadores, principalmente en los ámbitos autonómicos y locales, y dentro de sectores económicos con expectativas de éxito. La ocasión lo merece.

Sin embargo, la creación de empresas recuperadas por sus trabajadores no resuelve por sí solo el problema económico que padece nuestro país ni garantiza el cambio de modelo productivo hacia un modelo sostenible y equilibrado, aunque sí que ayuda a ello. No podemos obviar la responsabilidad pública en todo este proceso ni olvidar que el cambio de sistema ha de incluir fuerzas mucho más amplias. Seguramente se trata de una medida reformista que no garantiza una revolución social pero que sí permite resolver situaciones personales de desigualdades económicas y sociales, lo que justifica su aplicación. El objetivo de este artículo era dar a conocer una medida de economía social muy poco conocida por la sociedad en su conjunto y ocultada por los medios económicos ortodoxos y que sin embargo puede ayudar a resolver en parte las situaciones actuales de desequilibrio económico ocasionadas por un paro masivo. Espero haberlo conseguido.

 

13 thoughts on “Economía | Empresas recuperadas por trabajadores: una solución a la deslocalización productiva

  • 21/12/2016 at 2:31 pm
    Permalink

    para desmontar ls cooperativas y ls empresas d economia social han bajado ls suledos y asi ha descendido el consumo d modo qe todo el mercado ha ido a las grandes desp d qe las pymes no han podido sobrevivir, mas por su tasas a 250€-mes

    Reply
  • 01/09/2016 at 9:42 am
    Permalink

    Ahondando en el tema del impuesto ecologico, podriamos realizar tambien una discriminacion por paises, segun estos se atngan o no a las leyes medioambientales.
    Veamos es conocido que en China impera “contamina lo que quieras”. Dado esto podriamos calcular el impuesto a los productos chinos asi:

    Su peso x kilometros x 0,0030 x 2,5

    Donde 0,0030 seria el impuesto al co2 generado por traer el producto desde China

    Y 2,5 la penalizacion por ser China un psis que no cumple las leyes internacionales medioambientales.

    Por favor doctor Sanchis, realiza un estudio del tema.

    Reply
    • 07/12/2016 at 6:32 pm
      Permalink

      Gracias Ernesto por la idea. Tengo pensado escribir un artículo sobre la Economía Ecológica y el Cambio climático. Tema de gran interés

      Reply
  • 31/08/2016 at 11:21 am
    Permalink

    Hay circulando, por ahi una idea, que consiste en imponer un impuesto medioambiental a cualquier producto extranjero, segun el cual por cada kilometro recorrido para llegar a España, se le impondria una tasa. Al ser un impuesto medioambiental por co2 la CEE, no podria negarse. Estudielo por favor, doctor Sanchis. Un saludo.

    Por ejemplo desde China, 8000 km, pues su peso por 0,30 euros por cada 1000 km de distancia.
    Esto seria una buena solucion.

    Reply
  • 31/08/2016 at 10:55 am
    Permalink

    Esto es prioritario:

    ANALISIS DEL SAQUEO – MANUAL DEL BUEN SAQUEADOR

    EN EL CÓDIGO PENAL DEBERIAN APARECER DOS NUEVAS FIGURAS:
    TERRORISTA ECONOMICO-FINANCIERO, Y
    ALTA TRAICION AL PAIS POR DELITO ECONOMICO-FINANCIERO,
    AMBAS DOS nuevas figuras delictivas, CON PENAS DE CADENA PERPETUA Y CONFISCACION TOTAL DE BIENES.

    Ciertos partidos políticos, son enemigos de la población, SI NO ESTABLECEN LEYES PARA ACABAR CON EL SAQUEO.

    La política es el arte de quitar dinero de unos bolsillos para meterlos en otros. Pues dado que eso se hace con casi 300.000 millones de euros anuales, habrá que lucharlo, los que se llevan toda esa pasta, están muy cómodos con la actual situación, pero creo que pronto se acabara el chollo. Y yo he puesto mi granito de arena para que todo cambie.

    Se puede decir que gracias a ciertos españoles nos quitan 260.000 millones de euros anuales, entonces desde este punto de vista votarle a estos partidos políticos es de tonto como mínimo, o bien eres un estomago agradecido que perteneces al grupo que se lleva los 260.000 millones de euros anuales.

    LAS SIETE PLAGAS QUE RECAEN SOBRE LOS ESPAÑOLES
    Como Nos quitan 260.000 millones de euros al año.

    El Saqueo de España tiene mil vertientes, algunas todavía desconocidas por la prensa y la mayoría de los ciudadanos en edad de votar.

    Pero se podría decir que “El Saqueo de España” tiene SIETE grandes vertientes, veamos:

    1-Por el lado de los Ingresos Públicos-80.000 millones anuales.
    2-Por el lado del Gasto Público-90.000 millones anuales.
    3-Por el lado de los Oligopolios Privados en sectores económicos estratégicos-35.000 millones por año.
    4-Por el lado del pago de intereses (indebidamente) a causa del choriceo del BANCO CENTRAL EUROPEO (BCE) y son unos 35.000 millones de euros anuales.
    5-Por el lado del déficit crónico de la Balanza por Cuenta Corriente.
    6-Por el lado del rescate de entidades bancarias y empresas privadas.
    7-Por el lado de una estructura impositiva que favorece descaradamente a los ricos. Recordad, siempre que los capitalistas, obtengan un tanto por cien de beneficio (tasa de retorno), mayor que el incremento del Crecimiento Económico (en tanto por cien), se producirá acumulación de riqueza por parte de esos capitalistas, es decir acumularán mas capital (proporcionalmente) que el resto de la Sociedad y se producirá concentración de riqueza.
    Unos 10 millones de españoles, le quitan al resto de españoles(los otros 35 millones), unos 260.000 millones de euros al año, es decir le quitan a cada uno de los 35 millones de españoles (no enchufados) unos 7500 euros anuales, incluso para niños y bebes.

    ¿Sabe usted que para que un delincuente fiscal vaya a la cárcel debe defraudar al fisco 120.000 euros por año?
    ¿Sabe usted que un pobre que robe 450 euros en un supermercado va a la cárcel?

    Leyes distintas para ricos y pobres.
    Se necesita:
    Cadena perpetua para el que meta la mano en la saca, a la vez que confiscación total de bienes, independencia judicial, independencia policial, fuera aforamientos, leyes de transparencia y anticorrupción muy claras, duras penas y bien detalladas, imposibilidad de prescripción o caducidad del delito, separación de poderes, etc. Fiscal General del Estado elegido por elección de todos los ciudadanos mayores de 30 años.

    http://nuevarevolucion.es/las-8-plagas-que-recaen-sobre-lo…/

    -Vean ustedes en la página 29 del siguiente enlace el coste, en dinero y avales del rescate bancario, un total de 632.220 millones de euros, una barbaridad.
    Véanlo por favor.

    http://ecosfron.org/…/Carlos-Sanchez-Mato.-Banca-pública.-B…

    Precisamente ahí esta el problema, la DESIGUALDAD EN ESPAÑA POR LA CRISIS (SAQUEO), en España 1/4 de la población, se ha quedado como estaba, 1/4 ha aumentado sus ingresos y 2/4 es el que esta pagando muy fuertemente la crisis y además gran parte, es la generación, que será el futuro.

    http://www.usfq.edu.ec/…/ko…/Documents/koyuntura_2014-41.pdf

    EL PROBLEMA ES EL SAQUEO, HAY QUE DISMINUIRLO.

    -Lean el libro “porqué fracasan las naciones” de James Robinson y Daron Acemoglu, todo quedará al descubierto.
    http://www.usfq.edu.ec/…/Documents/koyuntura_2014-41.pdf

    -Lean el artículo sobre Kart Polanyi, economista de la época de Keynes y Hayek, el cual afirmó:
    “Es la sociedad en su conjunto la que debe decidir sobre como son “los mercados” (la bolsa, los bancos e instituciones financieras, capitalistas, etc.), y en ningún caso admitir que sean “los mercados” quienes decidan cómo debe ser la sociedad”.
    La altura intelectual, filosófica, ética y moral de Kart Polanyi, sobre Hayek, Keynes y demás economistas es de tal calado, que hoy día, está totalmente de actualidad, dada la ineficacia social del sistema financiero mundial.
    Vean:
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=74016

    Ernesto Lopez Montoro •
    Alicante

    Las 8 plagas que recaen sobre los españoles. Nos quitan 260.000 millones al año. – Nueva Revolución
    El Saqueo de España tiene mil caras, algunas todavía desconocidas por la prensa y la mayoría de los ciudadanos en edad de votar. Pero se podría decir que “El Saqueo de España” tiene ocho grandes cauces, veamos:
    NUEVAREVOLUCION.ES

    Reply
  • 31/08/2016 at 10:51 am
    Permalink

    Un buen libro para complementar este estudio seria:

    “China, ¿dragón o parasito?, ¿quien se ha llevado mi empleo?”

    de Julián Pavón

    Pero, sin dejar de olvidar, que el verdadero problema de España es el saqueo por parte de las élites oligopolísticas, las cuales extraen o pescan 260.000 millones de euros anuales , de más.

    Reply
  • 30/08/2016 at 2:10 pm
    Permalink

    Una propuesta muy interesante en esa línea sería establecer una Ley que obligase a las empresas que se deslocalicen a ceder sus instalaciones a otras empresas o colectivos de trabajadores que mantuviesen la actividad. Creo que en Francia tienen algo similar. Además fue un instrumento muy eficaz para disuadir al mayor fabricante de acero del mundo de irse de Francia…

    Pero en Españistan tenemos lo que tenemos… a los patriotas del partido con más escándalos de corrupción… ¡¡¡¡Viva España!!!…. Y la Pasta en Panamá….o en Suiza.

    Reply
  • 30/08/2016 at 2:09 pm
    Permalink

    Muy interesante. +1. Para el capital, las perdidas no significan lo mismo q para nosotros. Para ellos, “perdidas” significa no ganancias, y ni siquiera…..significa no ganancias previstas. ¿ CUanto perdemos los trabajadores porque “ellos” no obtienen sus beneficios esperados?. “Ellos” cierran la empresa porque no ganan muchisimo. Ese es su planteamiento. Y nosotros? Q perdemos nosotros? Lo perdemos todo.

    Reply
  • 30/08/2016 at 12:59 pm
    Permalink

    Madre mía!. Cuánta verdad, conciencia y enseñanza juntas en un mismo texto. No hay mejor momento que el que estamos viviendo para leer un artículo así y concienciarnos de lo mal que lo estamos haciendo los empresarios (siento la necesidad de asumir parte de culpa, como tal empresario dueño de una PYME). Aunque tal vez lo hayamos aprendido así de tantos años de equívocos procedimientos en la cadena de productividad (en este caso), contagiando el error a todos los sectores. En todo caso la “culpa” es de todos y nuestros representantes del gobierno tienen el deber de erradicar el error, como principales culpables. Conseguir ese ansiado modelo productivo sostenible es posible. Podemos erradicar la desigualdad.
    Otros países “subdesarrollados” han conseguido la más parecido al objetivo del que hablamos.
    Sí se puede!

    Reply
    • 31/08/2016 at 6:34 pm
      Permalink

      Muchas gracias por los comentarios. Es importante tener empresarios concienciados. Esos son los verdaderos emprendedores que necesitamos para crear un tejido empresarial sólido.

      Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies