Echaremos de menos el NO-DO | Lógica ciudadana

Por Luis Aneiros @LuisAneiros

He tenido el dudoso placer de ver la entrevista que en Antena 3, en su programa Espejo Público, se le hizo a Diego Cañamero, diputado de Unidos Podemos por la provincia de Jaén,  y asistir al vergonzoso espectáculo de ver cómo el periodismo en España se está convirtiendo poco a poco en un lodazal inmundo y del que emana una pestilencia que sólo puede presagiar peores tiempos futuros.

NODO

La información entendida como interpretación de la realidad tiene su lógica, y no voy a ser yo quien critique a un profesional de cualquier rama por aportar su manera particular de hacer las cosas. Pero no es necesario convertir a cuatro periodistas en una jauría de animales carroñeros para crear debate o mostrar discrepancias con las respuestas dadas. El menosprecio, la absoluta falta del más mínimo respeto, las burlas, las frases ofensivas y una condescendencia repugnante, nunca deben marcar el ritmo de una entrevista. Risas de la más sucia mofa, aparente superioridad intelectual por parte de quienes no tienen sentido de la educación, con momentos tan grotescos como recordarle al señor Cañamero sus obligaciones fiscales, con expresiones de hastío como un “pero por dios…” de agotamiento mental por uso de la paciencia.

Sandra Golpe, Albert Castrillón, Cristina López Schlichting, Toni Bolaño… son algunos de los nombres que glorificaron la profesión de periodista y la elevaron a la más alta cota de miseria posible. No quiero aquí repetir las palabras que se cruzaron entre el entrevistado y su pelotón de fusilamiento. No es mi intención defender al señor Cañamero de nada, ni transcribir la entrevista, que está a disposición de todos en las redes y la misma web de Antena 3. Pero creo imprescindible hacer un análisis del trato que reciben en los medios los representantes de algunos ciudadanos, más o menos mayoritarios, pero merecedores, en cualquier caso, del mismo trato que pueda tener un diputado del PP o del PSOE. En todas las cadenas de televisión han entrevistado innumerables veces a políticos de los más variados colores. Pero jamás se ha dado la ocasión de ver cómo, ante las palabras de un Montoro, un Hernando, un Madina o una Villacís, los entrevistadores ríen, se burlan, les dan lecciones de lo más básico de la política, o les recuerdan lo que pueden hacer o no pueden hacer en sus puestos. Jamás he visto como a un diputado “tradicional” se le hace hincapié en que los demás representan al pueblo, como él mismo. Nunca se han dado lecciones de democracia a un cargo, elegido por los votantes, desde los sillones de sus entrevistadores. Pero ahora la tele quiere subirse al carro del cambio… Personajes como los ínclitos Marhuenda e Inda han creado un nuevo método de entrevista, y su éxito a lo Sálvame Deluxe lleva a las demás cadenas a copiar el formato y servirse de una supuesta capacidad de polémica y creación de debate para conseguir la carnaza suficiente con la que enganchar al espectador menos exigente con la información y más con el espectáculo. Todo vale, incluso rebajar el periodismo a una alcantarilla por la que descargar odios, fobias, favores debidos y ansias de revancha. El miedo a estos nuevos políticos, el no saber cómo reaccionar ante sus intenciones de transparencia y claridad en la exposición, lleva a los medios afines al sistema más rancio a fabricar terrenos de disputa con el entrevistado, en lugar de crear espacios de debate y comprensión de los mensajes. Las constantes interrupciones, las intervenciones de todos los preguntadores a la vez, obedecen así al mandato de confundir a quienes creen menos preparados que ellos para la “contienda”, no permitiendo que se disponga del tiempo necesario para un desarrollo nítido de lo que se quiere decir.

Se juega al escondite ideológico, afirmando a diario intenciones que se cambian a las tres horas… ayer bajo ningún concepto, hoy por el bien de España y mañana será no si es con los nacionalistas

Al tiempo, que duda cabe, se consigue camuflar, detrás de crear polémica con camisetas con reivindicaciones y con fórmulas de juramento novedosas, los defectos que trae consigo la nueva etapa política que comienza. La aplastante mayoría de medios de comunicación españoles están a las órdenes de quienes el martes demostraron, en el congreso de los diputados, que seguimos en manos de partidos de dudoso valor moral. Se vuelve a los pactos en secreto, se niega vergonzosamente haber dado apoyo al Partido Popular desde formaciones que manifiestan, teóricamente, su intención de separarse de España y su animadversión hacia el grupo de Mariano Rajoy. Se juega al escondite ideológico, afirmando a diario intenciones que se cambian a las tres horas… ayer bajo ningún concepto, hoy por el bien de España y mañana será no si es con los nacionalistas… Y la devolución de favores se hace a la vista de todos los que la quieran ver.Pero lo importante para nuestros periodistas, aquello que les lleva a unirse con un solo rugido de ira e indignación, es que Cañamero opina que Bódalo es inocente, porque, según ellos, si lo ha dicho un juez, él no puede ponerlo en duda, como si la historia penal española no estuviera plagada de sentencias injustas, sesgadas y malintencionadas. No se puede dudar porque entonces los periodistas de Antena 3 se echan las manos a la cabeza y afirman, entre gruñidos de desaprobación y cierto cachondeo, que “no entra en razón”.

El señor Diego Cañamero es un diputado electo, que ha recibido el apoyo de casi 53.000 ciudadanos de Jaén, a los que también hay que respetar aunque Jaén no sea importante para la dirección de informativos del grupo Atresmedia. Como diputado, Cañamero merece el mismo trato que se le pueda dispensar a Soraya Sáenz de Santamaría o a Patxi López. Exactamente el mismo. Y solo un país enfermo de democracia rancia consiente que sus medios de comunicación intenten rebajar de categoría humana a cualquiera de ellos. Cada espectador de este tipo de programas da más alas a un periodismo de retrete, que olvida sus más sólidos y meritorios referentes, y se sustenta en la audiencia como excusa válida. El número de espectadores no debería de ser en ningún caso un argumento para justificar la baja calidad de nuestro periodismo televisivo. Y las obligaciones contractuales o ideológicas, así como los favores debidos, no son óbice para hacer una labor de información y de transmisión de la realidad. Los ciudadanos de a pie, los españoles que madrugamos cada día para trabajar, no tenemos otras formas de conocer lo que ocurre. Sólo televisión, radio o prensa. Y, estimado lector, lamento comunicarte que la fiabilidad de dichos medios es cada vez más escasa. Si has visto la entrevista de la que hablo habrás podido comprobar que la intención del programa era tan sólo desprestigiar a un diputado. ¿Tú querías saber que a un diputado se le puede desprestigiar? Pues has elegido la mejor entrevista. Pero, si por el contrario, lo que querías era conocer el punto de vista del entrevistado y sus motivos para sus actos y palabras, tendrás que hacer un enorme esfuerzo para distinguir la voz humana bajo el sonido de la deglución de vísceras.

Con el tiempo, echaremos de menos en NO-DO, verás.

3 thoughts on “Echaremos de menos el NO-DO | Lógica ciudadana

  • 24/07/2016 at 8:34 am
    Permalink

    Lo mejor es que todos estos tertulianos que aparecen en estos programas y que van de super-expertos, pontificando sobre lo divino y lo humano, suelen ser unos indigentes intelectuales que a lo sumo han estudiado derecho o periodismo (en algún caso más raro, economía o ciencias políticas).
    El caso de los periodistas es especialmente cutre; no hay más que ver las ediciones digitales de los principales periódicos de España, que aparecen llenas de faltas de ortografía y errores sintácticos.
    Los cuatro cabestros que cita Aneiros en su artículo son todos licenciados en periodismo, es decir, no son expertos en leyes, ni en economía, ni en ética, ni en geo-política, ni en nada más que (supuestamente) hacer entrevistas. Y las hacen mal.
    Esta Cristina López Schlichting, o como se llame, es la misma que defendía que la homosexualidad se puede curar. Creo que también estaba por allí Pilar Cernuda, hija de un conocido falangista, que dice que los de Podemos olemos mal y que durante su vida periodística no ha hecho otra cosa que escribir biografías laudatorias de gente como el Rey campechano, Felipe González o Manuel Fraga.
    En fin, esta peña de mediocres sin preparación son los que se encargan de “informarnos”, desacreditando por orden de sus amos a un diputado como Cañamero, que moralmente les da mil vuelta a todos ellos, e intelectualmente también.

    Reply
  • 23/07/2016 at 12:59 pm
    Permalink

    Lo comparto en facebook

    Reply
  • 23/07/2016 at 12:28 pm
    Permalink

    Te felicito, Luis, por tu brillante y acertado artículo. La integridad y la sencillez de las personas nunca estarán bien vistas por los miserables. Un fuerte abrazo y gracias por estar al corriente de lo que se contempla.en este país.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies