Sobre la dignidad (Carta a Pedro Sánchez Castejón)

Por Hernán Tiseyra @htiseyra

Dignidad viene del latín Dignĭtas y significa literalmente “Valor”.

Otras de las acepciones con las que nos ilustra la RAE es:

“Respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no dejar que lo humillen ni degraden a uno”

Teniendo en cuenta ambas acepciones me dirijo a usted señor Sánchez con la única intención de hacerle reflexionar, admito que durante años el partido socialista era una de mis opciones a tener en cuenta a la hora de emitir mi voto (Ya ni siquiera me lo planteo).

Me pregunto qué pasó con usted.

Un líder nada carismático, que no pacta con la izquierda y se deja manipular por la derecha, que no cuenta con el apoyo de su partido y hasta la misma Susana Díaz tiene su cabeza en el punto de mira, y solo espera el momento adecuado para apretar el gatillo y terminar con el sufrimiento de su vida política.

Pedro Sánchez

Después de sacar los peores resultados en unas elecciones en la toda la historia de su partido, ha tenido la “suerte” gracias al inmovilismo de Mariano Rajoy, de que exista una posibilidad de acceder al cargo de presidente de la nación; me pregunto si fue ahí que los barones de su partido decidieron que usted no lo merecía y le impusieron la norma (inquebrantable) de no pactar con Podemos, sabiendo que esto haría imposible cualquier tipo de investidura. Algo de mérito le voy a otorgar: no se deja abatir fácilmente y aunque sea necesario mentir mil veces, lo hará. De hecho pactó con quienes llamaba juventudes del PP, marca blanca, políticas de derecha etc. y se inventó el término “Pacto transversal”, que al menos es torcidamente ingenioso.

Para que entienda lo que quiero decir, a medida que el tiempo pasa su “dignidad”(Valor) menguan de manera exponencial. Desde la campaña para las elecciones de diciembre se notó que le faltaban ideas, que no contaba con programa político y que su pensamiento es tan deleznable que llegó a pedir (en La Sexta Noche) un aplauso para un joven con síndrome de Down por “realizar tan bien una pregunta”. ¿Habría pedido usted un aplauso para alguien que cojeara solo por “haber llegado tan bien y tan rápido” hasta el lugar donde se encontraba el micrófono? Patético.

Luego de ser el claro perdedor en el debate a cuatro (aún faltando Rajoy) intentó, en una patética maniobra, imitar la agresividad de Rivera con la corrupción del PP y llamó “Indecente” al presidente. Lo único que logró fue dejarlo a usted como a un macarra, a pesar de que la inmensa mayoría tenemos el mismo concepto de Mr. Luis sé fuerte. (Cabe aclarar que ya se arrepintió de eso también).

Más tarde, Pedro, también perdió su dignidad (acepción II) ya que Ciudadanos y su gurú económico Luís Garicano (por cierto, aún en el consejo de LiberBank) le impusieron un pacto en el que tuvo que aceptar políticas económico-sociales, claramente liberales, en beneficio del Ibex35 y en desmedro del bienestar social; 80-20% según ellos mismos declararon. Señor Sánchez, a eso se le llama venderse a la derecha y por apenas 40 monedas. Perdón, diputados.

Después de negar a Podemos todo acuerdo que no fuera la sumisión total al pacto de traición o transversal como le gusta llamarlo, intentó vendernos (claramente sin éxito) que la culpa de todo era de Pablo Iglesias; hasta el intento de última hora del grupo Compromís lo pilló tan vacío de ideas que ni siquiera se percató que no se hacía mención al referéndum catalán, su gran línea roja.

Hoy ya nadie le cree (la mil veces repetida) mentira de que intentó pactar con la izquierda. Su exigente “amante” dejó meridianamente claro desde el primer momento que no habría trío (al menos no con quién usted pretendía).

Ahora nos preparamos para una nueva campaña, y me pregunto: ¿cómo calificará ahora a Ciudadanos? ¿Tendrá usted algo de dignidad como para tomar el rumbo que merecen las palabras Socialista Obrero?Luego del adiós de Chacón y Lozano, ¿seguirá permitiendo que González, Zapatero, Díaz, Rivera, Garicano y un largo etc. sigan determinando sus opciones y preferencias políticas?

Como colofón, señor Sánchez, me gustaría decirle que usted me recuerda al héroe griego, llamado Perseo, atado a un peñón (Ciudadanos) mientras las aves de rapiña de su partido le devoran las entrañas, pero a diferencia del héroe mitológico usted se encadenó solito.

Que las nuevas elecciones le deparen el destino que se marcó con sus palabras y obras. Adiós a la vieja política.

One thought on “Sobre la dignidad (Carta a Pedro Sánchez Castejón)

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR