Despierta o serán tu pesadilla

Por Filosofía Perdida @Filopolitics

Hasta que nos encontrásemos la suerte de un 15 M que nos permitiese dar visibilidad a nuestra diversidad, en todo el estado tuvimos una suerte de bipartidismo con el que medio país y parte del otro se sentían muy a gusto; ser de derechas implicaba ser católico, nacionalista español, taurino, escuchar la COPE, disfrutar con todas las tradiciones, ser machista y, si queréis, hasta ser del Real Madrid. Por el contrario, si uno era “de izquierdas” (me refiero a la otra cara del bipartidismo), uno era naturalista, a favor de los derechos de todas las comunidades autónomas, odiaba el concepto de país que nos imponían, escuchaba la SER y era del Barça. Nadie se ajustaba a lo que dictaban las modas de los dos partidos, pero en general pretendían clasificarnos a todos así. Y desde ahí, a todos nos metían en un capitalismo cainita, lesivo, dañino y del que ninguna de las dos caras de la oligarquía pretendía sacarnos.

Viñeta de @javirroyo

Una vez pudimos reclamar una pluralidad que salía de todo lo que se empeñaban en meternos, y pudimos dar visibilidad a una nueva ola en la que la gente busca unos representantes dignos que se salgan de un guión donde siempre perdemos, se abrió un nuevo tipo de ciudadano y ciudadana, a los que nos llaman radicales, quizás por ser radicalmente contrarios a unos corsés con los que durante cuarenta años nos han hecho comulgar con ruedas de molino por el simple hecho de que optamos por las opciones cocinadas que nos han dado.

A partir de que un partido disfrazado de izquierdas hiciese las políticas que exigió Merkel para controlar nuestra economía por encima de nuestros derechos, hemos sido acusados de radicales todos los que: nos oponíamos a desahucios, renunciábamos a votar a partidos corruptos que nos han engañado, nos oponíamos a privarnos de soberanía porque teníamos que rescatar a la banca… Todo lo que sucesivamente las dos marcas del bipartidismo fueron aprobando de espaldas a la ciudadanía. Primero fue el PSOE que tanto tiempo lleva fingiendo ser de izquierdas durante su campaña electoral, luego fue el PP que tanto tiempo pasó diciendo que ZP era malísimo porque estaba haciendo lo que no tardarían ellos en hacer cuando llegasen al poder.

Viñeta de @Atxesinh

Una vez que los que nos oponemos radicalmente a esta tomadura de pelo somos escuchados y respaldados por una mayoría amplia, han venido los conflictos de quien teme que el manejo de los hilos deje de ser tan sencillo. En primer lugar, a toda opción de cambio progresista, de soberanía y de realidad ciudadana, la han tachado de populista. Populista no estaba todavía en el vocabulario de los medios cuando ZP prometió el pleno empleo, o cuando Rajoy quiso ganar votos a base de mentiras, de incumplimientos y de promesas que sabía totalmente que sería incapaz de cumplir. Ahora resultaba que populistas eran los profesores y profesionales que demostraban con su programa una nueva manera de hacer las cosas, y después de ver que tacharles de populistas no les restaba votos, todos los partidos del eje del poder empezaron a copiar puntos de su programa. ¿Quién me iba a decir a mí que el PP llegaría a anunciar consultas ciudadanas en alcaldías para mejorar las ciudades? Un año antes era populista porque lo pidió un partido del cambio, dos años antes hubiera sido impensable.

Otra de las cosas que han ido tirando para desmontar el cambio y devolvernos al pensamiento unidireccional desde el que somos más fácilmente manejables, ha sido equiparar el cambio con todas las dictaduras, menos la de Franco, no se confundan los votantes de las formaciones clásicas que siguen añorando al dictador. Con afán de estigmatizar, insultar, simplificar y ahuyentar votantes al mismo tiempo, al cambio se le ha etiquetado de nazionalsocialista, estalinista, radical comunista, fascista y todo los que pueda sonar raro o malo. Se equipara al cambio con Cuba, Corea del Norte, Venezuela o cualquier régimen que suene mal. Eso sí, nuestro rey es amigo del dictador Saudí sin problemas, en el mismo México con quien ambos partidos se relacionan muy bien, mueren políticos sin repercusión alguna en nuestros medios, y así podríamos seguir con la dictadura de China o con países amigos de la oligarquía. ¿Acaso se ha pedido explicación al rey por sus amigos dictadores? ¿O a Aznar por su amigo Gadafi? Y podríamos seguir durante horas.

No contentos con ello, evocan un pasado horrible en los países del este, como si nuestra revolución no aprendiese de los errores pretéritos. Qué mal se vivía al otro lado del muro de Berlín, qué mal estaba la Unión Soviética. Unas simplicidades insultantes que solo pretenden ocultar la maldad de quien las suelta. ¿Acaso se vivía mejor en Rusia en la etapa feudal en la que los campesinos morían de hambre mientras daban la cosecha al Zar? ¿Acaso vive mejor un ruso ahora que cuando tenía garantía de alimento y calefacción, con acceso pleno a la cultura? ¿Qué es mejor, vivir en un socialismo cubano que hace de Cuba un país pobre, estar con el dictador Batista, o abrazar el capitalismo como su vecino Haití, el país más pobre del mundo?

Quizás este sea el único miedo que aún cunda en la población, a la que pretenden llevar a un punto intermedio, que llaman centro, en el que se acepta todo el capitalismo sin problema porque a la posibilidad de votar cada cuatro años le llaman democracia. Mejor el capitalismo que nos permite vivir muy bien, porque las guerras, los conflictos, el hambre y la pobreza la llevamos a otros continentes. Mientras nos sacuden el anzuelo en el que enganchan las películas de Hollywood con la vida que nunca tendremos, nos esclavizan de por vida para seguir soñando, y nos amenazan con lo peor si optamos por algo diferente a nuestro amo. Sin embargo, ¿no ha causado el capitalismo suficientes guerras y masacres a lo largo de todo el mundo como para que pensemos si realmente nos merece la pena que mueran tantas personas? ¿No es Guantánamo mucho peor que una cárcel en la RDA, y la CIA mucho más cruel que la STASI? ¿Cuántos jóvenes han muerto en Europa del Este desde la revolución de octubre por su condición racial y cuántos lo han hecho en Estados Unidos desde el año pasado?
Sería bueno dar respuesta a todo esto para romper las cuerdas con las que pretenden amarrarnos a un capitalismo cada vez más inhumano, más dañino con nuestro medio ambiente, más cruel con los países a los que se empobrece, más destructivo con las personas esclavas en países del tercer mundo, y, sorpresa, desde que decidieron acabar con nuestro estado de bienestar, más perjudicial para nosotros y nuestras futuras generaciones.

CHId6YDWMAAZxRPPor si no teníamos suficiente, vino a nuestras vidas un subproducto para canalizar una masa deseosa de cambio: el partido marrón (o naranja, es que soy daltónico). Un partido nacionalista español en Cataluña, que se creó ante el malestar generado en la derecha catalana españolista por el pacto de PP con Convergencia. Este partido abraza todos los postulados del capitalismo, aprueba no solo la reforma laboral, sino el IVA único (algo que beneficiaría a los ricos), el contrato único (que garantizaría los contratos temporales de por vida), bajar el SMI (que garantizaría que lo poco que le está pagando una empresa mientras se enriquece, sea todavía menos porque la ley les ampararía), etc. Este partido pretendía ganar el “voto de la novedad” y, tomándonos por estúpidos (una vez más), mientras los medios condenaban a Podemos como radicales, poner a Ciudadanos como una novedad maravillosa. Les invito, por no extenderme, a evaluar todas las encuestas previas a mayo, que pusieron a Ciudadanos en todos los parlamentos y con gran fuerza; no hubo ninguna, repito, ninguna, que acertase, y todas habían dado resultados muy superiores, ningún resultado de Ciudadanos alcanzó la predicción. Particularmente me quedé muy sorprendido con Valencia, donde los colocaron como primera fuerza y acabaron siendo cuartos, aunque en Navarra o Castilla ni siquiera entraron en el parlamento.

El 15M sirvió para despertar, y creo conveniente tomar un poco de realidad para seguir estándolo antes de acudir a las urnas. Por mucho que nos vendan como cambio un nuevo partido que no solo abraza el capitalismo, sino que pretende metérnoslo hasta la saciedad (esta vez me refiero al producto de marketing llamado “naranjito”). No nos dejemos engatusar por quienes no han sabido resolver a tiempo su propio desastre, ni nos dejemos tomar el pelo por quienes desean que sigamos dando vueltas como un hámster dentro de nuestra jaula, mientras se enriquecen con nuestro trabajo. Hace falta un cambio, y nada de lo que inventen para atemorizarnos debe servirles. Piense bien antes de votar, porque en su opción puede permitir que quien nos hace la vida tan difícil, continúe haciéndonosla imposible.

Escrito por Filosofía Perdida @Filopolitics

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR