Economía | El desarrollo tecnológico debe ser la tumba del neoliberalismo

Por Raglan

El abandono paulatino del modelo de economía liberal del S.XIX ha sido motor del progreso social y científico el el último siglo, sin embargo en las últimas décadas ha habido un empecinamiento dogmático de involución intentando introducir de nuevo con calzador ese modelo obsoleto sin mucho éxito, ¿Podría ser la robotización el fin definitivo de ese “resurgir” neoliberal? Probablemente.

Las revoluciones industriales han sido una fuente de riqueza enorme pero al mismo tiempo han destruido millones de puestos de trabajo; aunque las tecnologías crean nuevos empleos se destruye más del que se crea, esto se compensa a mediados del S.XX con una mayor intervención del estado en la economía, se empieza a abandonar la economía de mercado pura por un modelo mixto en el que el estado “socializa” una parte cada vez mayor de los recursos del país.

Por un lado se compensa la destrucción de empleo reduciendo las horas de trabajo, pero además se reduce notablemente la población activa con la creación de la seguridad social. De este modo los estados extienden pensiones de jubilación, ayudas al desempleo, a la dependencia, a la orfandad o a la viudedad, además de los servicios públicos que garantizan el derecho a la sanidad y la educación y son además puestos de trabajo junto con el resto del sector público.

La universalización de la sanidad, con los avances médicos, supone el aumento de la esperanza de vida, esto a su vez supone una reducción de la población activa y la necesidad de un mayor gasto público dado que los jubilados cada vez viven más años; en gran medida esto ha compensado el hecho de que cada vez sea necesaria menos mano de obra para producir.

Evolución de la pirámide demográfica en España y pronóstico

Este sistema ha permitido una sociedad más igualitaria y que la destrucción de empleo que supone el desarrollo tecnológico se convierta en algo positivo y beneficioso para todos, no sólo para los empresarios que se ahorran costes en mano de obra, sino para el común de los mortales que trabajan menos y viven más y mejor, esta es la evolución natural que debe tener un sistema económico para ser compatible con el desarrollo tecnológico y con el bienestar general de la sociedad

Hoy incluso en medio de la deriva neoliberal de las últimas décadas, parece que sigue siendo inevitable esa tendencia hacia un gasto público cada vez más alto tal como vemos en este gráfico por cortesía de Juan Ramón Rallo:

Fuente: Cusack y Fuchs (2002) y FMI. (Según Juan Ramón Rallo)

Los esfuerzos de la derecha radical por reducir el gasto público e introducir con calzador ese modelo obsoleto del S.XIX han resultado inútiles (para eso hace falta una dictadura militar), los sistemas de representación parlamentaria occidentales, el progreso y los procesos de automatización exigen un sistema económico cada vez más “socializado” para dar cabida en la sociedad a ese cada vez mayor número de personas que ya no son necesarias en los procesos de producción.

Hoy estamos en los albores de lo que el World Economic Fórum se llegó a calificar como “la cuarta revolución industrial”, un reciente informe de la casa blanca augura la destrucción masiva de puestos de trabajo, no es el ni el primero ni el único, ahora vemos además que ya existen coches que se conducen solos, este año Amazon abre el primer supermercado sin cajas y quizá pronto veamos también empresas que se administran solas; un mercado laboral con una oferta de empleo cada vez menor es el mayor caldo de cultivo para la explotación y el abuso por parte de los empresarios; al parecer la solución a esta situación es darle otra vuelta de tuerca al keynesianismo y retomar la evolución natural hacia una economía cada vez más “socializada”.

Recientemente la administración Obama preparaba una hoja de ruta para aumentar el gasto público y la intervención estatal (veremos si Trump no la revienta), y empieza a tomar cada vez más fuerza en los países más avanzados la idea de la Renta Básica Universal, algo que el cuñadismo ha intentado caricaturizar a raíz de que algunas formaciones de izquierdas la propusieran.

Lejos de ser una “utopía bolivariana” como intenta vender la obsoleta ideología neoliberal, los países más avanzados empiezan a barajar su implementación. Ya se han realizado experimentos en Canadá y ahora se suman a esto países como Finlandia, Estados Unidos u Holanda, cuyo experimento es más sofisticado al proporcionar esta renta a tres grupos distintos de ciudadanos con diferente condicionalidad en cada uno para ver los diferentes efectos que tiene en la práctica.

¿Pero cómo se financia esto? Pues al igual que en el siglo pasado, de nuevo la clave está en la redistribución de la riqueza, lo que supondría una potente reforma fiscal que grave especialmente las rentas más altas y las no tan altas poniendo en marcha un nuevo sistema redistributivo similar al que se puso en los años 50 pero diferente. Aquí el economista Eduardo Garzón explica una de las vías para financiar esta renta.

El efecto redistributivo es obvio:

Fuente: www.sinpermiso.info/LaMarea

De momento el neoliberalismo ha hecho avances y retrocesos provocando crisis financieras, aumentando las desigualdades, la pobreza y la exclusión, los desastres que van provocando estas políticas radicales han obligado a las autoridades a intervenir de nuevo en la economía y a recuperar regulaciones que se habían eliminado en nombre del “libre mercado”, tarde o temprano se romperá el dogma de que no se pueden reestructurar las deudas soberanas y cabe pensar que cuando vuelva a haber crecimiento se reanude la tendencia natural hacia un mayor gasto público con el avance del progreso tecnológico y social como ha estado sucediendo hasta entonces y tal como ya se está planeando en los países mencionados. Quizá entonces veremos un avance global hacia un modelo más planificado que nos permita seguir evolucionando y progresando de manera inclusiva como se hizo en la denominada “edad de oro del capitalismo” curiosamente más de oro que las anteriores por ser menos capitalista; esperemos que no sea necesario un cataclismo como el de entonces para que se dé este escenario.

Finalizo describiéndoles ❝un plan y una esperanza a largo plazo❞ :

Fuente : Cita de Ronald Reagan y elaboración propia

15 thoughts on “Economía | El desarrollo tecnológico debe ser la tumba del neoliberalismo

  • 06/01/2017 at 5:33 pm
    Permalink

    Vergonzoso e irrisorio. Acabar esta patraña disfrazada de artículo periodístico con una cita de Reagan lo resume todo. Y demuestra un desconocimiento de historia y de ecología supino. Por favor Nueva Revolución hagan el favor de documentarse, o de, al menos, tener un poco de rigor con los datos. Y si no dedíquense a la prensa rosa. Les irá mejor.

    Reply
    • 10/01/2017 at 12:57 am
      Permalink

      Eres pendejo, subnormal o te haces, el neoliberalismo ha destruido toda américa latina y una de esas fue mediante el plan cóndor que usaron a Chile como un laboratorio para que al final se repite en los demás países mediante la doctrina del shock. Y tu no tienes pruebas de que el neoliberalismo mejoro la calidad de vida de las personas, todo lo contrario lo empeoro al grado de que la sociedad volvió de nuevo a la esclavitud, pero eso se acabo, la tecnología liberara al pueblo del yugo de estas m***das capitalistas que siguen haciendo daño a la humanidad y tu no lo vas a impedir.

      Reply
      • 10/01/2017 at 1:55 pm
        Permalink

        Daniela,

        disculpa pero yo no te he insultado. Si deduces de mi comentario que defiendo el neoliberalismo estás tan confundida como el autor del artículo. Reagan junto a Margaret Thacher fueron los que cambiaron el capitalismo -que tampoco defiendo- derivándolo en la mierda injusta extractivista de neoliberalismo que también padecemos los países del sur de Europa, que parece que no te enteras… En ningún caso he dicho que los neocom mejorasen la calidad de vida de nadie. Mejora tu comprensión lectora por favor. Y estoy al tanto de las tropelías que el gringo ha hecho en América Latina, desde Panamá, hasta Chile, México, Argentina (Videla) y el resto de sus compatriotas sudamericanos. El cono sur es -salvando mucho las diferencias- el África de Europa para los gringos USA. En el fondo estamos de acuerdo pero parece que prefiere insultar a darse cuenta de lo que he escrito. Toda esta confusión parte, a mi juicio, de un artículo mal redactado y que se da a malas interpretaciones, pues mezcla un optimismo equivocado en la tecnología con frases mentirosas y embaucadoras de Ronald Reagan. Buenas noches, o lo que ahí sea guate…

        Reply
    • 12/01/2017 at 12:31 am
      Permalink

      Ander, si uno atiende al artículo, puede o no estar de acuerdo con la opinión del autor, pero considero injusto atribuir una falta de documentación al mismo. Estoy seguro de que si expones tu punto de vista, nuestro compañero estará encantado de entablar un debate dentro de la educación y el respeto. Después de todo, remover el espíritu crítico de nuestros lectores es una de nuestra metas. Un saludo.
      PD: ” La política es la segunda profesión más antigua de la historia. A veces creo que se parece mucho a la primera”. No todas las citas de Reagan son tan malas 😉

      Reply
      • 12/01/2017 at 9:22 pm
        Permalink

        A ver Dani, ya le comenté en tuiter dónde, para mí, cojea el artículo. Puedo admitir que mi tono no haya sido sosegado o correcto -políticamente correcto, expresión que me parece otra patraña neoliberal- Mis disculpas por delante si ha podido molestarte. El error que a mi juicio cometen este tipo de análisis, insisto, se manifiesta en los referentes que pretenden dar “prestigio” a los mismos. Por mucho que se empeñe el autor, que creo eres tú, tomar como referentes a Reagan o a Ramón Rallo, define unas fuentes manifiestamente equivocadas. Por mucho que Reagan (o más seguramente sus asesores) haya dicho una frase bonita no deja de ser un embaucador, un trilero más del neoliberalismo feroz (su gobierno , junto al de Tatcher desreguló la economía permitiendo el avance de la desigualdad que vivimos ahora ), en cuanto a Rallo, es peor todavía pues no es más que un obrero de la fábrica de mentiras de ese mismo sistema.(ya se, son opiniones no datos pero no me corresponde recopilarlos, no soy periodista ni técnico en el tema). A este respecto recuerdo fresca la valoración de Juan Torres López en el programa “Carne Cruda” de estos últimos días -ayer u hoy- Revise el final del podcast de la entrevista si le parece oportuno. Yo no soy economista, no voy a discutir datos concretos y menos aún gráficas, de cuya validez me permito dudar: estamos hartos de ver como desde el gobierno hasta el mismo Rallo las han manipulado numerosas veces… Respecto de gráficas sobre la evolución de los recursos energéticos te remito a un blog para mí toda solvencia como es “The Oil Crash” elaborado por un científico del CSIC de toda solvencia intelectual e independencia indiscutible.(http://crashoil.blogspot.com.es/2016/12/predicciones-para-2017.html)

        Pero más allá de un análisis o discusión de las cifras que planteas en el artículo es peor lo que olvidas -no quiero ser mal pensado- ¿Sabes remotamente la huella ecológica que supone mantener el nivel de vida y crecimiento, motor este último del sistema capitalista? ¿No quieren darse cuenta, no quieren ver que vamos avocados a un desastre planetario de dimensiones ni siquiera vislumbradas? ¿no entienden que el planeta es el que nos cobija y da vida a TODOS? El tecno-optimismo desborda mentiras igual que derrochamos agua o combustible en el “1er mundo”. No recuerdo ahora cifras concretas, pero mantener nuestro nivel de vida a escala planetaria necesitaría , a día de hoy, más de tres o cuatro planetas como el que nos tiene y acoge.(¡no lo tenemos, nos tiene!) A no ser que , como obvia claramente el artículo dejemos seguir imperando la desigualdad vergonzante con respecto a África, India o muchas partes de Latinoamérica, y que creamos que emigrar a Marte solucione el asunto…. Piensen en ello por favor…

        Lo más grave del asunto puede ser esto: un sistema complejo (hablando en teŕminos CIENTÍFICOS) como es La Tierra y su clima no puede valorarse con criterios financieros, ni tan siquiera de economía productivista, sin tener en cuenta los costes ecológicos. Pregunte, si conoce a algún biólogo, en que consiste la ecología… -no el ecologismo-. Se hartará de ver cifras y gráficas abrumadoras. ¿Cómo -por ej.- el PIB mundial puede tener en cuenta la prostitución o el tráfico y consumo (ilegales) de drogas y no valorar las pérdidas que supone la deforestación de millones de hectáreas de bosque en Borneo y Amazonas , o el de los costes del cuidado y atención de discapacitados o ancianos? (¿van a cuidar de ellos también los robots?) Pero ¿ESTAMOS LOCOS O QUÉ? Analizar con esa ligereza y asimetría la ECONOMÍA del Planeta y su BIOMASA es sencillamente indignante (busque p.ej. los últimos datos Nasa en lo relativo al deshílelo de los polos y los relativos desaparición del permafrost, ambos factores clave del calentamiento global)

        Y por último. Me parece clara y FLAGRANTEMENTE inmoral dejar de lado en todos los cálculos a la inmensa cantidad de población -humana- mundial que vive o sobrevive en condiciones miserables, los parias no cuentan para las cifras macroeconómicas, mejor dicho sí cuentan, permitiendo nuestro arrogante y despreciable Status-Quo. Saber que , solo en África mueren DIARIAMENTE más de 40.000 niños por enfermedades resolubles con agua potable o unas baratas y accesibles vacunas para nosotros, no es demagogia, es una INMORAL DESVERGÜENZA. -compruebe datos Unifec, organismo de la ONU- por ejemplo. El éxodo de miles de personas que huyen de la guerra la miseria y el hambre en estos días con la vergonzosa indiferencia europea – y que se verá incalculadamente agravada por los cambios patentes e innegables del clima- de estos últimos YA años ¿no entran como parámetros a tener en cuenta en su artículo? ¿ De verdad no encontró gráficas al respecto?, ¿se le ocurrió tan siquiera pensar en estos “daños colaterales”?

        Le remito(de nuevo) a autores como Serge Latouche, Carlos Taibo, Jorge Riechmann, o Antonio Turiel sin ir más lejos. Decrecer en el primer mundo y permitir un desarrollo paulatino y sostenible en el otro (1º y 3º mundos son expresiones repudiables, como “austeridad” o “refugiados”, por hipócritas e interesadas y perversamente mutadas de sentido) son la única posibilidad de supervivencia PARA TODOS a medio y largo plazo

        Sinceramente, me parece obtuso , o tristemente inocente así visto considerar su artículo “bien documentado”.

        Reply
        • 12/01/2017 at 10:49 pm
          Permalink

          Ander, no soy el autor del artículo, pero estoy seguro de que el tono y el planteamiento de la respuesta dan para debate, especialmente cuando en mi opinión existen diferentes ópticas dentro del artículo. Le agradezco sus recomendaciones y puede estar seguro de que tomo buena nota de ellas, siempre es un placer que el lector se involucre así en los artículos aunque sea desde la critica.Un saludo 🙂

          Reply
  • Pingback: El desarrollo tecnológico debe ser la tumba del neoliberalismo

  • 05/01/2017 at 1:56 pm
    Permalink

    Este artículo es el típico truño de dogma comunista. Según vuestra tesis, la población debería aumentar hasta el infinito. Pues no, la población debe reducirse, y ya lo estábamos haciendo en Europa, automatizar la mayoría de puestos de bajo valor añadido, de manera que la mayoría de la población pueda dedicarse a trabajos mayoritariamente intelectuales de alto valor añadido, crecimiento económico = a productividad + innovación, y ya está. Las pensiones de capitalización, que cada trabajador reciba completamente, o prácticamente, todo lo que genere a partir, y que lo gestione como le parezca más conveniente para su proyecto de vida. Me parece lamentable la utilización de algunos términos, que previamente sirven para sujetar el argumento en sí mismo. El futuro de la humanidad se basa en la acumulación de conocimientos, bienes y capital. No hay más, el intercambio de estos, mediante contratos e interacciones reciprocas entre individuos es lo que genera más riqueza.

    Reply
    • 05/01/2017 at 2:00 pm
      Permalink

      Y de ahí a qué en los últimos 20 años se haya avanzado como nunca antes en tecnología… Por cierto, un dato significante, ahora la energía solar ya es una de las más baratas de generar en la mayoría de países, gracias al capitalismo evidentemente, mientras en España tenemos que pagar unos recibos de la luz exageradamente caros, pagar por los errores de ZP, que porcierto, todos los países en España, en menor o mayor medida son escoria, PP, PSOE, C’s y UP incluidos.

      Reply
      • 05/01/2017 at 4:10 pm
        Permalink

        Intentan atribuir al neoliberalismo el mérito del desarrollo exponencial de la tecnología es una falacia digna a la altura de pseudociencias como el creacionismo.

        Reply
      • 10/01/2017 at 1:01 am
        Permalink

        Tu eres retrasado mental, el capitalismo no fabrica nada imbécil, todo eso lo hace los trabajadores mediante la explotación, además estas cosas lo hace la ciencia que es incompatible al capitalismo. Nadie de la ciencia apoya al capitalismo como un p*to negocio, todo lo contrario la ciencia es para ayudar a la humanidad, así que jódete imbécil. Ni el mismo Albert Einstein apoya esa basura de sistema, Einstein fue un ateo y socialista algo que muchos ignorantes todavía no lo pueden creer. Te informo animal que hasta el primer prototipo de celular lo creo un comunista. Investiga neoliberalfascista y te darás cuenta de que eres un estúpido hablador.

        Reply
        • 12/01/2017 at 9:31 pm
          Permalink

          Deberían moderar a esta tarada social.

          Reply
      • 12/01/2017 at 9:30 pm
        Permalink

        Un matiz importante: la energía solar hace posible la vida en la Tierra desde hace ¿cientos de miles de años? y LA GENERA EL SOL, no nosotros. Esa arrogancia antropocéntrica es precisamente la que acabará con nuestra civilización. Ese lapsus es significativo…

        Reply
  • 05/01/2017 at 1:00 pm
    Permalink

    Estoy de acuerdo en el análisis realizado en el artículo pero hay una cuestión que habría que tener en cuenta. El desarrollo tecnológico está sirviendo también para que las grandes empresas (grandes corporaciones financieras y no financieras) sigan dominando el mercado, incluso aún más de lo que lo dominaban antes. Estas nuevas tecnologías permiten acceder a mercados más globalizados y a controlar con más facilidad las acciones del mercado y de los consumidores. Un ejemplo concreto: el crowfunding como mecanismo de micromecenazgo para pequeños proyectos sociales que en principio permitía acceder a la financiación a pequeños emprendedores que estaban fuera del circuito financiero tradicional, está acabando en manos de las grandes corporaciones, que estan viendo en esta nueva forma de financiación un nicho de mercado muy rentable. Lo mismo han hecho con los microcréditos. Se hace necesario, por tanto, acompañar los procesos de desarrollo tecnológico con medidas legales que eviten la concentración del control en manos de unas pocas grandes empresas. Ahí queda mi comentario por si puede enriquecer en algo tan buen artículo.

    Reply
    • 12/01/2017 at 12:24 am
      Permalink

      Lo microcréditos en el tercer mundo dan para una tesis. Lo que parecía una salvación, terminó en muchos casos siendo un calvario para las poblaciones. Creo recordar varios casos en la India que terminaron incluso con casos de suicidios por ese motivo.

      Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR