Poesía política | Desahucios&Despojos

Por Javier DG @olduvay22

Desahuciados

 

Espera paciente el ave rapaz,

para abrir sus alas de gran envergadura

y recoger la carroña que se masca

desde altares donde celebran a Peñafort

y su ilustre figura.

 

Un empoderamiento letrado,

junto al Carberus tocado por el talento

adecuado,

baila sobre la demanda de ejecución

asomando

las vísceras en carne rala.

 


Rugen las teselas del camino

por cada pisada de unas botas

con punta de acero,

acechando con sigilo al hombre,

niños y madres

vencidos bajo su lecho.

 

Mendrugos de tahona quemados y

escupidas migajas de almas sin techo,

arropan con algodones

el cemento de un feo paraíso,

dejado en barbecho.

 


Al fondo del pasillo, junto a la cuna,

empuja Eolo un hedor

que entra flotando,acariciando

la citación sobre cuatro pétalos

de plazos y ensañamiento letrado.

 

Y en esta guerra de mugre

vestida de corbata,

la paz del individuo, malversada,

sonríe mientras agoniza.

 

Y Catalano

aplasta un sello de altura,

entre esculturas, paso a paso,

con el letrero bien alto:

‘une valise, un homme’.

 

Y en Armilla,

una vecina de luna clara

recoge y guarda los despojos,

entre los cacharros de su cocina

y el brillo de su ojos.

 

Solo la solidaria madurez de la pobreza

acude al rescate de ella,

de quien anda por la calle del olvido,

en la terraza arropada de adoquines

y llantos sin mirada.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR