Derechos | Tres casos de violencia machista en 24 horas

Por Alba Martínez

Este fin de semana tres mujeres han sido asesinadas, víctimas de violencia machista. Dos en Madrid y una en Murcia. En total ya son 27 mujeres asesinadas a manos de sus parejas en lo que llevamos de año.

Collado Villalba, Madrid. Un hombre de 43 años mata (presuntamente) a su mujer de 38. La mujer fue encontrada en su domicilio atada y amordazada.
Molina del Segura, Murcia. Una empleada de un centro de atención a personas con autismo aparece acuchillada. El agresor, trabajador del centro, ha sido encontrado ahorcado.
Madrid, un hombre de 61 años ha estrangulado a su mujer en su casa y después se hirió con un arma blanca.

HOMBRES que matan mujeres. HOMBRES que matan. ¿Existe alguna duda? Repito, HOMBRES que matan. Mujeres asesinadas por HOMBRES. Las leyes cambian pero no la sociedad. Y ese es el problema, que no se ahonda en la raíz del asunto. El machismo. Hombres que se sienten superiores y dueños de mujeres. Y su mente dice “la mato porque es mía”. Esto tiene que acabar.

Los hombres están atentando contra la vida de las mujeres, porque éstas son mujeres. No hay otra razón. Mujeres que no se ajustan a los que ellos quieren, a los deseos de su dictador. Hay leyes, se les castiga, pero esto no es suficiente, porque no se sienten amenazados por la ley. Siguen. Continúan, las víctimas suman y no restan, que es lo que debería de suceder.

Estos asesinos no están locos, ni son psicópatas ni nada por el estilo. Una idea los lleva a matar. La idea de que se creen con derecho a ello. Su actitud es fruto de una idea, no de una enfermedad.

Si hay alguien que cree que la lucha feminista es absurda y no necesaria, hoy le doy tres razones por las que sí lo es. No una, sino tres. Aunque hay ya millones de razones con nombres y apellidos. Vamos a hablar de machismo, vamos a situar a estos hombres como lo que son, MACHISTAS.

Las mujeres de la Asociación ‘Ve la luz’ siguen en huelga para pedir justicia y que se castigue el machismo de una vez. Pero esto empieza a ser más una cuestión de supervivencia que de justicia. Nos encontramos ante un problema estructural.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies