De Ciudadanos: más sombras que luces

Por Roberto Santos

La semana pasada os hablaba de Ciudadanos y algunas de sus noticias, que si bien llegan a los medios, lo hacen de forma discreta y sin recibir mucho eco mediático y hoy llega la segunda entrega, porque aunque no lo parezca las sombras en la formación naranja son alargadas…

-Albert Rivera

Que lejos quedan los días en los que muchos veían al omnipresente líder de Ciudadanos como una nueva versión de Adolfo Suarez, cuando hablaban de él como si fuese perfecto, deshaciéndose en halagos hacia su persona. Seguramente Albert todavía se aferre a esos recuerdos cada mañana, para darse ánimos antes de empezar su maratón televisivo o ir al Congreso e igualmente hacerse su maratón televisivo.

Por desgracia para él, esos tiempos ya han pasado, sobre todo porque el tiempo acaba poniendo cada cosa en su lugar y el bueno de Albert, mal que le pese, tampoco se libra de eso.

La realidad es que los hechos hablan por si solos, Rivera ha pasado de ser el líder mejor valorado según el barómetro del CIS en diciembre del año pasado, donde obtenía un 4,98 sobre 10, frente al 3,69 que obtiene justo un año después. Claramente la imagen del líder de la formación naranja está en plena decadencia y no es de extrañar.

Tras aupar al PP a la Moncloa, Rivera ha caído en la más absoluta irrelevancia, la ciudadanía no lo percibe como oposición y tampoco como una parte fundamental en la vida política, más si tenemos en cuenta que el PP con quien se esmera en llegar a acuerdos es con el PSOE, con el que obtiene una mayoría de votos holgada, que supera a la obtenida por cualquier mayoría absoluta que hayamos tenido en España, ampliamente.

Son muchos dentro de Ciudadanos los que piensan y cuentan “off the récord” que deberían haber pactado su entrada en el gobierno cuando decidieron que apoyarían la investidura de Mariano Rajoy, porque de esa forma hoy no se hubieran visto en la situación que se ven hoy, de absoluta intrascendencia política.

Albert ha pasado de presentarse ante la opinión pública como adalid de la regeneración democrática a aparecer ante muchos como un auténtico “donde dije digo, digo Diego”. No son pocas las veces que ha tenido que rectificarse a sí mismo, lo que sin duda ha ido minando su credibilidad ante votantes y simpatizantes de Ciudadanos, que parecen estar replegándose y volviendo al PP, que es quien tiene la sartén por el mango realmente.

Dentro de Ciudadanos, cada vez son más las voces críticas que le señalan directamente con el dedo e incluso ya hay quien se plantea disputarle el liderazgo, como Carolina Punset que ya lo ha anunciado públicamente.

-Voces críticas dentro del grupo parlamentario

No son pocos los medios que se están haciendo eco de una serie de críticas, cada vez más frecuentes dentro del grupo parlamentario de C’s, que si yo fuera Rivera me preocuparía, porque estamos hablando de un grupo bastante pequeño, ya que son solo 32 diputados, Albert incluido.

Entre las críticas más importantes, nos encontramos con que hablan de “un espacio de Bunkerización” entre la dirección y los parlamentarios de base. Se quejan de que Rivera está absolutamente sobreprotegido en su trono y que resulta casi imposible acceder a los del búnker.

Las decisiones las toman los del búnker y no se cuenta con el resto, pero eso sí, se espera que cumplan religiosamente con lo que ellos decidan, creando una fuerte sensación de malestar entre muchos de los diputados fuera de ese grupo de escogidos. Es más, hay incluso quien piensa que no se conocen lo suficiente pese a ser solo 32 y que la comunicación dentro del grupo es realmente mejorable.

Creen que tienen que reorganizarse y sobre todo alejarse de los medios, ya que consideran que están demasiado expuestos y que eso hoy por hoy les está jugando en contra junto con los fallos de comunicación, que les llevan a contradecirse a sí mismos o cometer errores, en los diferentes programas con los que van conectando a diario para comentar la actualidad.

Pero sin duda, lo más importante es que consideran que el discurso de Ciudadanos está agotado y probablemente más allá de lo que critican, que sin duda es importante, me parece muy llamativo lo dispuestos que parecen algunos a hablar con periodistas, eso sí, de momento “off the récord”, aunque me consta que alguno se puede estar planteando hacerlo de forma clara y pública.

Lo que está claro es que las críticas dentro de ciudadanos están surgiendo por todos lados, lo que nos está permitiendo ver que nos encontramos ante un partido no muy unido y que parece no tener un rumbo muy claro en la política española.

-Ines Arrimadas

Hace un tiempo que Arrimadas se ha convertido en foco de las críticas. La lideresa del partido en Cataluña, es acusada por muchos de un supuesto viraje hacia el catalanismo, cosa que ella niega rotundamente.

Desde la dirección del partido defienden que los principios de Ciudadanos permanecen inalterables en Cataluña, pero no son pocos los que dentro del propio partido critican la dirección que, según ellos, está tomando Arrimadas, a la que acusan de vender un discurso que parece más propio del PSC que de la formación naranja, que para ellos debe ocupar un lugar claro frente al nacionalismo y el catalanismo, que es lo que ellos consideran que quieren los que les votaron.

Carolina Punset, no debemos olvidar que abandonó la Ejecutiva de Ciudadanos denunciando que la formación no mantenía «la coherencia con los principios fundacionales, que tenían como propósito irrenunciable la desarticulación de cualquier tipo de nacionalismo, incluyendo el regionalismo no independentista», no lo dijo directamente refiriéndose a Arrimadas, sino de una forma general, pero son muchos los que creen que esas palabras se las podrían dedicar literalmente a la líder de la formación en Cataluña.

A Inés le acusan de haberse pasado al catalanismo light no independentista, de tener un discurso demasiado tibio sobre la inmersión lingüística y hasta de reírse en un acto de bromas de independentistas.

Algunos creen que este nuevo discurso busca seducir al votante moderado de CIU tras la deriva soberanista emprendida por la Generalitat. En cualquier caso, Inés Arrimadas niega la mayor: “Que a mí me digan que me he vuelto nacionalista es una cosa que no se la puede creer nadie”.

-Sede como gasto electoral

No, no me he confundido con el PP. La semana pasada nos desayunábamos con la noticia de que Ciudadanos intentó colar la reforma de su sede en Madrid como gasto electoral, sin mucho éxito o mejor dicho sin ninguno, ya que el Tribunal de Cuentas lo rechazo de plano como se puede ver en el informe que se hizo público el pasado 5 de Diciembre y en el que se puede leer lo siguiente:

“Figuran gastos por operaciones ordinarias, por un importe total de 387.667,12 euros, cuyos conceptos no tienen la consideración de gasto electoral con arreglo a lo establecido en el artículo 130 de la LOREG. La formación manifiesta en alegaciones que los gastos vinculados a la sede del partido en Madrid se realizaron originalmente para actos de la campaña electoral y que, tras los resultados obtenidos en las elecciones, se decidió el carácter permanente de la sede. Sin embargo, de la documentación aportada se desprende que, por su naturaleza e importe, la gran mayoría de los referidos gastos no revisten una finalidad puramente electoral. En consecuencia, y de acuerdo con los criterios técnicos aprobados en la Instrucción del Pleno del Tribunal de Cuentas para su aplicación en el presente proceso electoral, los referidos gastos no han sido admitidos como susceptibles de ser financiados con subvenciones electorales”.

Es decir, que Ciudadanos pretendía cargarnos a todos 387.667,12 euros por los gastos de su sede alegando que llevó a cabo gastos puramente electorales en su sede, además el partido ha asegurado que “el grueso de los gastos invertidos en la sede asciende a 113.281,07 euros”, no a 387.667,12 euros. Esta última cifra viene derivada, según ha precisado, “por otro tipo de gastos que nada tienen que ver con las mencionadas obras de la sede”.

Sea como sea, el partido dice entender y respetar que el Tribunal de Cuentas no lo considere como gastos electorales, lo que a mí me llama un poco la atención porque si realmente crees que lo son, vale que respetes y acates la decisión del Tribunal, pero que la entiendas no tiene ningún sentido salvo que realmente hayas intentado colar ese gasto ahí a ver si sonaba la flauta o algo…

-Socios, solo para el trabajo sucio

El Partido Popular, sabía que no podía contar con su principal aliado, el PSOE, para impedir la subida de las pensiones, si quieren mantener su parte del trato y dejarles un tiempo y algunos gestos para recuperarse. Así que, ha acudido a Ciudadanos que una vez más ha estado dispuesto a colaborar en algo que le va a poner en contra a muchos de sus votantes.

Ayer nos enterábamos que no iba a servir de nada la mayoría parlamentaria que aprobó una subida de las pensiones en 2017 un 1,2%, frente al mísero 0,25% previsto por el Gobierno de Mariano Rajoy. Pues bien, Rajoy ha hecho valer su derecho a veto y además ha conseguido el apoyo de Albert Rivera, para enterrar lo más hondo posible la propuesta en el limbo de la burocracia parlamentaria.

La Mesa del Congreso tenía que decidir este martes si levantaba el veto planteado por el Ejecutivo. Pero oh sorpresa, resulta que ambos grupos han decidido darse más tiempo y pedir nuevos informes a Moncloa, lo que tiene como consecuencia inevitable, que no quede tiempo para que el Parlamento pueda finalizar el trámite en lo que queda de año. Es decir, gracias a Ciudadanos y el PP, la decisión de la mayoría parlamentaria de aumentar el poder adquisitivo de los pensionistas se ve claramente truncada por estos dos partidos.

Parece que pese a que el PP está pasando ampliamente de cumplir sus acuerdos con la formación liderada por Rivera, este sigue dispuesto a darles su apoyo siempre que se lo pidan y lo que es peor, a hacer el trabajo sucio que el PSOE no quiere hacer para no mancharse las manos. Curioso cuanto menos.

-Las contradicciones en su discurso

Ciudadanos pasó de hablar de veto a Mariano Rajoy en su campaña e incluso después de las elecciones del 26-J Albert Rivera llegó a decir: «Una cosa es el PP y otra fiarlo todo a Rajoy. Los votantes del PP también quieren que el país se ponga en marcha». No tardó Rivera en olvidar esto y pasar del veto a aupar directamente a Mariano a la Moncloa.

Si por algo se ha caracterizado Ciudadanos es por sus constantes cambios de discurso, lo que un lunes para ellos es blanco llega al viernes convertido en azul cerúleo. Obviamente no siempre y no con todo, pero si es cierto que en la calle se ha instalado la idea de que son una auténtica veleta.

Muchos de sus votantes lo eran antes del PP y querían castigarles por la corrupción, por incumplir su programa… Encontraron en Ciudadanos una fuerza que supuestamente iba a ser regeneradora y aunque acabaron viendo bien que apoyará a Mariano Rajoy, porque eso era mejor que una alternativa formada por nacionalistas y Podemos, hoy se sienten decepcionados porque ven que ese supuesto “nuevo partido” no solo no está regenerando nada, sino que además es completamente irrelevante.

Ciudadanos está en plena crisis interna y eso cada día es más evidente, hay varias corrientes criticas. También quien ha dado un paso al frente para luchar por el liderazgo del partido contra Albert Rivera, y por lo que me llega desde Ciudadanos, puede que no haya solo una persona intentándolo.

Veremos como va evolucionando Ciudadanos y si vuelven a mutar o por fin encuentran un discurso en el que mantenerse, que de momento parece que es algo que les cuesta terriblemente.

2 thoughts on “De Ciudadanos: más sombras que luces

  • 14/12/2016 at 7:51 pm
    Permalink

    Votar a Ciudadanos demuestra ya de por si tener muy poco criterio, una pena que los 4 que lo hacen no lean artículos como este. Hasta ahora he llegado desde Menéame, pero desde ya me agendo esta web, es el segundo que leo y del mismo autor. Seguid asi!

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies