De barcos y narcos

Cuando llegué al gobierno, no había barcos en Galicia”. Feijóo mostró en el debate el perfil triunfalista y mesiánico al que nos tiene acostumbrados el PP de Galiza. Salió a defender una legislatura marcada por las privatizaciones sanitarias contra tres candidatos que se abalanzaron sobre él y una que le tendía la mano en el idioma con el que se siente más cómodo (Cristina Losada, de C’s, debió pensar que se presentaba a la Junta de Castilla y León). Feijóo estaba nervioso y salió a duras penas de los reproches que le propinaron sus rivales sobre la corrupción en su partido y su deficiente gestión (especialmente en materia de bienestar social) al frente de la presidencia.

1

Su histórico adversario, el PSdeG, está desde hace años sumido en una crisis constante y actualmente se encuentra dirigido por una gestora. El BNG se quedó en diciembre sin representación en el Congreso de los Diputados, debilidad que intenta convertir en fortaleza Ana Pontón, al presentarse como la única fuerza auténticamente gallega. En Marea llega después de haber conseguido en Galicia un buen resultado en el 20D pero se encuentra menos fuerte que entonces debido a los diversos problemas internos y al bajón sufrido en las elecciones de junio. Y por último, está Ciudadanos, cuya única aspiración será obtener representación parlamentaria y brindársela en bandeja al PP.

Pero no nos engañemos: la imagen de Feijóo resulta. En el 2009 ganó las elecciones contra todo pronóstico, desahuciando del Pazo de Raxoi al malogrado gobierno bipartito. Y desde entonces, todos sus rivales políticos han ido cambiando de candidato. Según los últimos sondeos del CIS, volvería a noquear a sus contrincantes sin mucho esfuerzo: conseguiría el 44,9% de los votos y 40-41 escaños, logrando así la mayoría absoluta al superar los 38 asientos. Cierto es que estamos en nuestro derecho a dudar de la veracidad de estas cifras, pero ya hemos vivido esta situación en el pasado.

Feijóo se presenta como una garantía de “estabilidad” frente a la hipotética ingobernabilidad y el bloqueo que adivina en el posible bloque formado por PSdeG, BNG y En Marea. Siembra la duda en la mente de un electorado ya cansado debido a las diversas investiduras fallidas y ofrece su mayoría absoluta como alternativa al patente aburrimiento ciudadano. Es evidente que esta debería ser una solución más que insuficiente a la hora de decidir el voto. El problema es que la red de clientelismo tejida con tanto mimo durante años por el PP suele servir a sus señores de manera fiel. Los ciudadanos siguen aplaudiendo al político de turno que les consigue un trabajo a sus hijos, aunque se trate de empleos estacionales, porque “se hace lo que se puede”. Por desgracia, el caciquismo sigue funcionando.

La pregunta que debemos empezar a hacernos, a poco más de una semana de las elecciones al Parlamento de Galiza, es si conseguirán el clientelismo y el discurso del miedo borrar del recuerdo de los gallegos el proyecto de recortes y privatización al que se nos ha sometido los últimos años, la amistad con el narco Marcial Dorado, el fiasco de las cajas de ahorros o la imputación de Baltar (presidente de la Diputación de Ourense) por ofrecer presuntamente trabajo a cambio de favores sexuales. ¿Estamos tan cansados como para olvidarnos?

“El ansia de mando es común entre los hombres, y, por consiguiente, el caciquismo brota naturalmente en todos los pueblos, con la misma naturalidad con que nace en nosotros la barba en la cara; pero hay un procedimiento para acabar con esa suciedad e inmundicia: afeitarse diariamente. Galicia no necesita ya de caciques verdaderos, porque sabe afeitarse diariamente; pero, en cambio, es impotente para exterminar a los caciques falsos, que se amparan en los gobiernos de Madrid, especialmente en esa maldecida casona de la Puerta del Sol.”

Castelao, Congreso de los Diputados (1933).

 

3 thoughts on “De barcos y narcos

  • 20/09/2016 at 6:48 pm
    Permalink

    ¿Dónde se perdieron los Castelao, los Unamuno, o los Martí contemporáneos? ¿Existen y mi incultura los desconoce o sólo tenemos referentes del siglo pasado? Hoy, en la “noticia” final del telediario definían La Moda como “una revolución que nace en la calle” (sic). País…

    Reply
  • 14/09/2016 at 10:02 pm
    Permalink

    Espero que a los gallegos alguien les recuerde las palabras de Castelao

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies