Los monárquicos ante la llegada de la Segunda República | Especial Segunda República

Por Eduardo Montagut

Este artículo responde a los siguientes interrogantes: ¿Quiénes eran los monárquicos en el momento en el que se precipitaron los acontecimientos que llevaron a la proclamación de la República?, ¿cómo estaban organizados y qué cambios se produjeron en sus fuerzas entre la caída de Primo de Rivera y el 14 de abril?

Los partidos dinásticos del turnismo político del sistema de la Restauración llevaban escindidos en fracciones vinculadas a distintos líderes desde hacía mucho tiempo, en realidad casi desde la muerte de Cánovas y Sagasta en el cambio de siglo. Durante la Dictadura de Primo de Rivera casi habían desaparecido. Muchos de sus cuadros habían ingresado en la Unión Patriótica, la fórmula partidista del dictador para conseguir una base de apoyo político, mientras que algunos destacados personajes habían padecido la represión del régimen, como la padecida por Sánchez Guerra, Santiago Alba y el conde de Romanones, ya que algunos personajes no aceptaron nunca que se terminara con el sistema constitucional.

Al terminar la Dictadura, los partidos conservador y liberal intentaron resurgir y reconstruir su influencia electoral, basada en el caciquismo, pero las circunstancias políticas eran adversas para resucitar viejas maquinarias políticas obsoletas, a pesar de que en el campo siguieron teniendo mucho poder como lo demostrarían las propias elecciones municipales de abril de 1931. Además, regresaron las viejas divisiones, acrecentadas por las distintas visiones que sus líderes tenían sobre el período de transición y sobre el futuro de la Monarquía. Destacados personajes del sistema político monárquico iniciaron un intenso debate sobre el futuro. Unos, siendo monárquicos, como Sánchez Guerra, criticaban abiertamente la actitud de Alfonso XIII, mientras que otros, como Ángel Ossorio, Niceto Alcalá-Zamora y Miguel Maura, se declararon por la salida republicana, aunque desde una perspectiva moderada. Otros, por fin, como Romanones, aceptaron participar en los intentos de normalizar constitucionalmente la Monarquía. Por otro lado, las bases sociales del antiguo sistema de partidos estaban abandonando masivamente la causa monárquica. La clase media española estaba inclinándose por la República, habida cuenta del desprestigio de la Monarquía, que había ligado su suerte a la de la Dictadura, al no enfrentarse al golpe de 1923, y otorgar el poder a Miguel Primo de Rivera.

En este momento histórico surgieron nuevas formaciones políticas. Destacaría el Bloque Constitucional, formado en marzo de 1930 por el Partido Reformista de Melquíades Álvarez, más sectores liberales y conservadores afines a Sánchez Guerra, Burgos Mazo y Bergamín. Pero el Bloque era más bien una tertulia o grupo de opinión de políticos prestigiosos sin base social alguna, como un partido del pasado. Los miembros del Bloque, aunque algunos de raíz republicana, eran monárquicos, pero críticos con la situación a la que el rey había llevado a la Monarquía, y no se encontraban muy lejos de los republicanos más moderados. Defendían la abdicación de Alfonso XIII, la exigencia de responsabilidades por el establecimiento de la Dictadura y la convocatoria de unas Cortes Constituyentes. No muy alejado de los anteriores estaría el grupo más dinámico del sector político dinástico español. Nos referimos al Centro Constitucional, creado en marzo de 1931. Esta formación nació de la convergencia de la Lliga Regionalista, el Partido Maurista y de otros grupos regionalistas. El Centro Constitucional estuvo dirigido por Cambó y por Gabriel Maura. Propugnaba el establecimiento de una monarquía parlamentaria, un programa político reformador y descentralizador. Podría haber sido una baza importante para el mantenimiento de la monarquía, pero llegaba muy tarde, apenas semanas antes del final de la misma.

En el otro extremo del grupo de fuerzas dinásticas estarían los herederos de la Unión Patriótica de Miguel Primo de Rivera. Esta formación se transformó en la Unión Monárquica Nacional, presidida por el conde de Guadalhorce. Entre sus líderes destacarían José Calvo Sotelo, Ramiro de Maeztu y José Antonio Primo de Rivera. Eran ultraconservadores y se empeñaron en defender la obra del dictador, además de ser muy críticos con el gobierno Berenguer. Querían una reforma constitucional en un sentido autoritario. Más a la derecha estaría un grupo de formaciones de escaso peso: el Partido Nacionalista Español de Albiñana, el Partido Laborista de Eduardo Aunós, y la Juventud Monárquica Independiente de Eugenio Vegas Latapié.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies