Cultura | La llegada: nihilismo existencial y ciencia ficción

Por Alba Puerto

La llegada tiene cosas muy buenas, como el sonido o el guion adaptado, pero tiene dos en concreto que en los últimos años han arrasado con los títulos nacionales: Nietzsche y la ciencia ficción. Lo cual está bien porque obliga al cine español a hacer un poquito de I+D en lo mainstream. Vale, no, todos sabemos que nuestra zona de confort es la comedia.

[SPOILER]

Los Heptápodos no llegan a la Tierra para destruirla, conquistarla u obtener recursos; como se pensaba en un primer momento cuando se hizo un despliegue militar digno de Hundir la flota. Llegan para transmitir un lenguaje de ortografía no lineal, “un regalo” dice la protagonista. No, más bien un trueque o un “juego de suma 0” por el que al final sendas especies quedan en paz. Los humanos, miento, una humana en concreto es la única que aprende el lenguaje de los Heptápodos a través del cual conocer su futuro. El futuro que a la vez es pasado. Y es que el discurso narrativo de La llegada recuerda al nihilismo existencial de Nietzsche, visto ya en piezas como Interestellar o True detective, que dice que el tiempo es un círculo plano y estamos abocados a revivir una y otra vez este momento [tú leyendo este artículo y yo escribiéndolo]. Estamos atrapados porque, al no ser tampoco conscientes de ello, no podemos actuar de forma que los resultados sean distintos. Si es que lo deseamos.

Por consiguiente, los alienígenas dan el obsequio a la humanidad de conocer su existencia, una que se repite continuamente. Nunca un humano había comprendido su historia tan vívidamente como Louis a través de sus visiones. Gracias al lenguaje de los Heptápodos, cuyos símbolos tienen un terrible parecido con los cercos que dejan las latas en la madera, los humanos pueden comprender su realidad para que 3 000 años después puedan devolverles el favor. Tras sacarse un B2 en “cercos”, a la lingüista Louise Banks empiezan a atacarle más visiones. Al final del filme descubrimos que es su futuro lo que estamos visionando, o su pasado si recordamos el eterno debate de: “¿qué fue antes, la gallina o el huevo?”

¿Pero por qué Louise es la protagonista? Los Heptápodos mandaron doce naves para que aterrizaran a lo largo y ancho del globo, así el conocimiento se expandiría más rápido y ningún gobierno poseería toda la información. Pero ella es la única entre cientos de trabajadores que es capaz de darles (y darse) el tiempo y la dedicación suficiente para comprender a los Heptápodos, y ellos a los humanos. Minutos antes de que aparezcan los créditos, vemos que Louise tiene una visión donde el político chino le da su número y le agradece que la llamara para contarle lo mismo que le dijo su esposa antes de morir. La americana se lanza en el pasado a por un teléfono para decirle: “La guerra no hace ganadores, solo viudas” y salvar la situación. ¿A lo mejor el militar chino, conociendo el lenguaje de los Heptápodos en su futuro, le puso las cosas fáciles a Louise en el pasado?

El filme también remite a la hipótesis de Sapir-Whorf, que sugiere que la lengua que hablamos está íntimamente ligada a la realidad que experimentamos. Por ello, por ejemplo, la humanidad no entiende el idioma de los alienígenas, porque no comprende su realidad como un tiempo lineal que nunca cambia y por el que pasa una y otra vez. También por ello, las visiones de Louise van en aumento en tanto que enriquece su conocimiento del idioma extranjero. Un último pespunte que dar es sobre el paralelismo entre la película y el nombre de la niña, Hannah, un palíndromo que se lee igual desde el principio y el final. La llegada es una película que empieza y termina con la misma visión de la muerte de Hannah, una secuencia de amor y pérdida que existe independientemente del tiempo.

Con esto queda una cosa clara: el regalo no es el lenguaje, ni siquiera poder ver tu futuro, sino el conocimiento de la relatividad del tiempo y la importancia de la unidad de la comunidad internacional.

One thought on “Cultura | La llegada: nihilismo existencial y ciencia ficción

  • 30/04/2017 at 10:41 pm
    Permalink

    Un buen análisis, pero debes recordar siempre que, cuando comentes una película, si vas a destriparla, debes advertirlo, basta decir que contiene Spoilers, así la película la podremos ver sin saber que va a ocurrir al final, o durante su desenlace.

    Muchas gracias por el post, por el punto de vista, y por tu interesante blog.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies