Cultura | Great Society

Por Eduardo Montagut

El término de “Great Society” se refiere al proyecto social del presidente Lyndon B. Johnson para los Estados Unidos de los años sesenta. Esta nueva sociedad debería garantizar unos niveles dignos en educación, sanidad y asistencia social para todos los norteamericanos. Se trataría de uno de los principales elementos del modelo norteamericano de Estado del bienestar. En el año 1964, en plenas elecciones presidenciales, Johnson lanzó este programa, que llevó al Congreso aludiendo a una verdadera “guerra contra la pobreza”, y planteando la necesidad del establecimiento de un sistema de seguridad social para las personas mayores y los jóvenes, un programa de construcción de viviendas sociales y una política educativa. Este ambicioso programa iba unido a otro de lucha contra la segregación racial.

Las políticas de Johnson chocaron contra los extremistas blancos, por lo que consideraban privilegios del Servicio de Asistencia Social Americano, y tuvieron que desarrollarse en medio de la protesta contra la guerra de Vietnam, que fue minando claramente a una administración que, en el plano interior, fue de las más progresistas de la historia norteamericana.

Pero a pesar de las enormes dificultades, cuando Johnson abandonó la presidencia dejó creado un sistema de seguridad social que no había existido en los Estados Unidos: el Medicare y el Medicaid, en relación con la salud de ancianos y pobres. También, dejó un programa de cartillas de comida para los pobres, planes educativos y de viviendas sociales. Su plan de “Guerra contra la pobreza” estaba muy vinculado a la educación preescolar para los niños pobres y educación profesional para los jóvenes de los barrios pobres, así como hacia el fomento del empleo comunitario.

En materia de segregación racial, el presidente sacó adelante la Ley del Derecho al Voto del año 1965, que terminó con todas las cortapisas que dificultaban que la población afroamericana pudiera acudir a las urnas.

Por otro lado, se terminaron las discriminaciones legales hacia los inmigrantes, al abolirse las cuotas de origen nacional.

Terminamos con una reflexión sobre las paradojas de la historia. Johnson ha pasado a la misma y al imaginario colectivo dentro y fuera de Estados Unidos como el sucesor en el cargo de Kennedy, y como el presidente que involucró completamente a los Estados Unidos en Vietnam, es decir, por un lado, con un perfil mucho más bajo que el del carismático anterior presidente, elevado a un mito del pasado siglo, y por otro manchado por Vietnam, pero pocos presidentes norteamericanos han tenido tanta preocupación social.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR