Cultura | El Diario de Petter Moen

Por Eduardo Montagut

Petter Moen fue un ciudadano noruego que dejó testimonio de su encarcelamiento por la Gestapo. Murió el día 8 de septiembre de 1944 cuando el barco que le trasladaba a Alemania chocó contra una mina y se hundió frente la costa sueca con casi todos los hombres que iban a bordo. Moen era un empleado de seguros cuando los alemanes invadieron Noruega. En ese momento comenzó a colaborar en la prensa clandestina contra el gobierno colaboracionista y los nazis. Llegó a ser responsable de dicha prensa hasta que fue descubierto, detenido y enviado al cuartel general de la Gestapo en Oslo.

En prisión empezó a escribir un diario. No tenía lapicero, ni pluma ni ningún útil para escribir. Se valió del papel higiénico y de un clavo. Con tesón fue perforando cada palabra con puntitos. Trabajaba a ciegas, no podía corregir su texto. Cuando terminaba cinco pliegos de papel los envolvía en un sexto, los numeraba y los arrojaba por la rejilla de ventilación de la celda. No podía recuperarlos y no sabía cuál sería el destino de lo que escribía.

Su diario se descubrió porque el azar así lo quiso. Moen había hecho partícipe de la existencia del mismo a un compañero que iba en el barco que se hundió. La fortuna quiso que ese compañero se salvara y diera a conocer la existencia de los pliegos del diario de Moen. Fueron publicados en Noruega en el año 1949 donde causaron un fortísimo impacto. Después fue traducido a muchos idiomas. Pero en España no se editaron en su momento y hemos tenido que esperar decenas y decenas de años. Afortunadamente, ya podemos leer los diarios de Petter Moen en castellano gracias a la edición de Veintisiete Letras en 2009.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies