Cultura | El catolicismo y Bismarck

Por Eduardo Montagut

Uno de los primeros partidos de inspiración democristiana en Europa fue el Zentrum alemán, el partido católico, que tuvo una larga vida política, entre 1871 y 1933. Nació al calor de las políticas anticatólicas del canciller Bismarck. Después, comenzó a ser un partido imprescindible en las coaliciones de gobierno del período de transición de un siglo al otro y, muy especialmente, en la República de Weimar. Los nazis disolvieron el partido. En este trabajo nos centraremos en la primera etapa de la formación política, en tiempos del Imperio alemán, en el contexto del enfrentamiento entre el canciller de hierro y los católicos.

En la época de Bismarck, el Zentrum (Zentrumpartei),  dirigido por Winddhorst, era fuerte en Baviera y en el Rin. Defendía un programa democristiano, basado en dos grandes puntos: intervención del Estado a favor de los trabajadores, y la defensa de los católicos frente al protestantismo del norte y, especialmente, prusiano. Pero también era partidario del parlamentarismo y el federalismo. Fue uno de los primeros partidos de la era moderna, ya que se casi era de masas, como lo era el socialdemócrata, pero siempre estuvo dominado por una élite de aristócratas y burgueses.

La Alemania de Bismarck tenía un problema religioso. El 60% de la población era protestante, aunque en el sur bávaro y en la zona de la Renania los católicos eran mayoritarios, teniendo cierta fuerza en Baden, Silesia y Posnania. Recordemos que el Sacro Imperio Germánico quedó dividido después de la Paz de Westfalia en el año 1648, tratado por el que termina la Guerra de los Treinta Años, entre católicos y protestantes, muerto ya el ideal del emperador Carlos, aunque ya en la Paz de Ausburgo ya se había establecido la división del Imperio en las dos confesiones, permitiendo a los príncipes elegir la que desearan, estando obligados sus súbditos a seguir la religión elegida por su soberano.

El Kulturkampf, movimiento cultural protestante, supuso un enfrentamiento con la jerarquía católica. Kulturkampf significa en alemán, lucha de culturas. Este conflicto fue protagonizado por el canciller Bismarck durante muchos años, desde el nacimiento del Imperio hasta el año 1887. Bismarck estaba alarmado por los decretos emanados del Vaticano por los cuales la Iglesia tenía un derecho anterior al del Estado en relación con la obediencia de los ciudadanos. También se preocupó por la creación del Zentrum, que se hizo fuerte en los estados católicos, con un marcado carácter antiprusiano. Estos hechos motivaron que Bismarck pensara que el catolicismo debilitaba los vínculos con el recién creado Imperio, establecido y regido bajo la batuta de Prusia. Es, entonces, cuando el canciller de hierro reacciona con la promulgación de las Leyes Falk, por las cuales la Iglesia tenía que someterse al Estado. El Vaticano intervino ante el gobierno alemán y, después de una serie de negociaciones se llegó al acuerdo en 1887 de restablecer los derechos de los católicos, mientras éstos terminaban por vincularse, claramente, con el Imperio.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR