Ucronía, el fin del PP

Escrito por R. Paulson

“Sobresueldos en Génova 13 cobró hasta la madre superiora” dijo Eduardo Inda el pasado sábado en el programa La Sexta Noche. “Hay dos personas que no cobraron: Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón”, continuó diciendo. Esperanza Aguirre, presente en dicho programa, corroboró la información con un escueto “Exactamente”. Esta intervención, que quedó difuminada entre el resto de temas que se trataron aquella noche, fue el aleteo de la mariposa del fin del Partido Popular como partido político.

El domingo no fue un día relevante para el futuro de España, viendo como se desarrolló. Los principales diarios se hicieron eco de la noticia y destacaron ciertas partes de la entrevista a la candidata a la alcaldía de la Comunidad de Madrid. Como sus polémicas declaraciones respecto a compañeros de partido o sus intenciones de vaciar las calles de la capital de indigentes, por el bien del turismo. En los bares y en las casas la gente hablaba, opinaba y debatía sobre estas afirmaciones y sobre algunas otras, aunque más centrados en sus platos que en sus argumentos.

El lunes amaneció tranquilo. La península disfrutaba de un clima más cercano al verano que a la primavera en la que estábamos inmersos. Hasta que las televisiones e internet se inundaron con una chocante noticia. El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y todos sus ministros, presentaban la dimisión inmediata de sus cargos. “No nos queda otra opción”, dijo Rajoy. “por el bien de España y de los españoles debemos dejar paso a una nueva generación de políticos, sin pasado y sin errores que comprometan su entrega a la causa común de proteger el estado del bienestar que tanto nos ha costado crear”. El presidente completó su discurso sin hacer alusión directa a las palabras de Esperanza Aguirre, y defendiendo, con cifras, las actuaciones de su partido al frente del gobierno hasta ese momento.

Tras este shock inicial desde gobierno se convocaron elecciones generales para el 24 de mayo, con el fin de hacerlas coincidir con las elecciones municipales ya establecidas para esa fecha. Pocos días después el juez Ruz, tras amontonarse las causas de corrupción como malversación de fondos públicos, apropiación indebida y tráfico de influencias y tras ser, como partido, supuestamente beneficiario en tramas como la Gürtel, y participante en los caso Brugal, caso Fabra y caso Palma Arena entre muchos otros; declaraba el Partido Popular ilegal y suspendía su participación en los próximos comicios a la espera de la resolución de estos casos.

El resto de partidos políticos empezaron, tras ese anuncio, una campaña voraz por acaparar los votos que la decisión de la justicia había dejado huérfanos. Varios millones de nuevos indecisos. Gente que llevaba 30 años votando de manera mecánica al mismo partido de siempre. Familias en los que la madre o el padre se ocupaban de llenar los sobres con la papeleta popular.

Así que tres semanas después la gente salió a la calle para votar a sus nuevos dirigentes con la seguridad de saber que el partido que ganara, no estaría manteniendo su poder. Casi todos ganaron. Ciudadanos y Podemos se repartieron la mayoría de los votantes desengañados con el ya extinto Partido Popular, IU se posicionó cerca de los votos conseguidos por el PSOE, que poco notó el naufragio de su archienemigo y se quedó lejos de sus ambiciones. Formaciones como CiU, ERC, Anova, Amaiur y Compromís notaron positivamente el cambio en el panorama electoral y consiguieron una ligera mejora respecto a 2011, aunque lejos de las cifras del resto de partidos que se repartieron el pastel.

Así se formó un gobierno plural en el que el pacto entre los supuestos representantes de la izquierda superó por poco a los partidos de derechas, quedando ya definido el panorama político del país para los próximos años. De esta manera nos encontramos ante una situación desconocida hasta ahora: un congreso heterogéneo. El inicio del fin de la impunidad había encontrado fecha, y no tenía vuelta atrás.”

En algún universo paralelo esto debe estar ocurriendo en estos instantes. Y confío en que series como Doctor Who o Fringe tengan razón en la existencia de esas realidades alternativas. Quién sabe si en otro lugar alguien está aprendiendo de sus errores. Yo en cambio llevo toda la mañana actualizando mi twitter y mirando en televisión y webs de noticias, pero no encuentro nada.

A diferencia de esa realidad alternativa, dentro de 3 semanas veremos como el Partido Popular sigue consiguiendo votos, manteniendo Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, aunque ellos están tan asustados que están dedicando sus últimos meses a prorrogar contratos inflados y asegurar sus posibles futuros lejos de Moncloa.

Y recordad, vuestro actual presidente, ha recibido cobros de manera ilegal, en negro. Aunque hay algo peor, vuestro actual Ministro de Hacienda, el que dice que “Hacienda somos todos” y que se ha sacado de la manga una amnistía fiscal para convertir dinero negro en dinero de curso legal, tiene sus manos manchadas por el rastro que ese dinero negro va dejando a su paso. Y esto último no ocurre en otra realidad, ocurre en la nuestra. ¿Seguiremos dejando que ocurra?

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR