México | La conquista silenciosa

Por Jose De Villa (@JosedeVilla1) | Viñeta de Atxe (@Atxesinh)

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, insiste en que el país va “por buen rumbo”, que es una “potencia turística” y que “ha sido estigmatizado por la violencia y el narcotráfico”. Como todos los dictadores, este testaferro del imperio yanqui sólo se escucha a sí mismo y sólo vive “SU” realidad, que es la de un multimillonario de pocas luces, escasa cultura y maleable totalmente por quienes lo colocaron en el poder para ser el capataz de un pueblo muy pobre, anclado en el catolicismo más fanático y sin futuro que se pueda distinguir con claridad.

México sufre una kakistocracia que abarca desde los puestos más humildes e insignificantes de poder, hasta la silla presidencial, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y un Congreso servil, antipopular e implementador de los deseos y mandatos del neoliberalismo más cruel y aberrante. En sentido estricto, como nunca antes en su historia, la nación está en manos de una clase política no sólo muy  corrupta, sino incapaz técnicamente hablando e inculta en extremo.

Pero lo más grave, es que los estamentos de esta dictadura se fueron consolidando con el paso de los años y la falta de libertad del pueblo, permitió que el traidor ex presidente Carlos Salinas de Gortari suscribiera, en condiciones de total desigualdad económica y tecnológica, un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, que en poquísimos meses acabó con el campo mexicano, con el mercado interno, el empleo, la soberanía alimentaria y llevó a la quiebra a miles de empresas, creciendo exponencialmente la emigración a Estados Unidos, la violencia, la inseguridad y la miseria general.

Junto a ello, los yanquis, poseedores del mayor mercado de drogas en el mundo y de una industria armamentista de primer orden, incrementaron inmediatamente el consumo de droga mexicana y la venta de armas a los cárteles del narcotráfico. Así, México puso los muertos en una guerra ficticia contra el crimen organizado y Estados Unidos obtuvo los máximos ingresos por venta de armas y comercialización de drogas en su territorio.Paralelamente, en la ficticia guerra del narcogobierno mexicano contra la delincuencia organizada, la compra de armas a Estados Unidos y la penetración de “asesores”, agentes y demás funcionarios estadounidenses, ha colocado a la seguridad interna de México bajo el mandato escondido, pero efectivo, del Ejército, la Marina y las agencias policiacas gringas.
Así, de un plumazo, Estados Unidos, gracias a las traiciones de los presidentes mexicanos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe  Calderón y Enrique Peña Nieto, domina la economía, la política y la seguridad de su “patio trasero”. Sin disparar un tiro, literalmente se ha hecho con México.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies