México | La conquista silenciosa

Por Jose de Villa @JosedeVilla1

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, insiste en que el país va “por buen rumbo”, que es una “potencia turística” y que “ha sido estigmatizado por la violencia y el narcotráfico”. Como todos los dictadores, este testaferro del imperio yanqui sólo se escucha a sí mismo y sólo vive “SU” realidad, que es la de un multimillonario de pocas luces, escasa cultura y maleable totalmente por quienes lo colocaron en el poder para ser el capataz de un pueblo muy pobre, anclado en el catolicismo más fanático y sin futuro que se pueda distinguir con claridad.

Resultado de imagen de glass

México sufre una kakistocracia que abarca desde los puestos más humildes e insignificantes de poder, hasta la silla presidencial, la Suprema Corte de Justicia de la Nación y un Congreso servil, antipopular e implementador de los deseos y mandatos del neoliberalismo más cruel y aberrante. En sentido estricto, como nunca antes en su historia, la nación está en manos de una clase política no sólo muy  corrupta, sino incapaz técnicamente hablando e inculta en extremo.

Pero lo más grave, es que los estamentos de esta dictadura se fueron consolidando con el paso de los años y la falta de libertad del pueblo, permitió que el traidor ex presidente Carlos Salinas de Gortari suscribiera, en condiciones de total desigualdad económica y tecnológica, un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, que en poquísimos meses acabó con el campo mexicano, con el mercado interno, el empleo, la soberanía alimentaria y llevó a la quiebra a miles de empresas, creciendo exponencialmente la emigración a Estados Unidos, la violencia, la inseguridad y la miseria general.

Junto a ello, los yanquis, poseedores del mayor mercado de drogas en el mundo y de una industria armamentista de primer orden, incrementaron inmediatamente el consumo de droga mexicana y la venta de armas a los cárteles del narcotráfico. Así, México puso los muertos en una guerra ficticia contra el crimen organizado y Estados Unidos obtuvo los máximos ingresos por venta de armas y comercialización de drogas en su territorio.Paralelamente, en la ficticia guerra del narcogobierno mexicano contra la delincuencia organizada, la compra de armas a Estados Unidos y la penetración de “asesores”, agentes y demás funcionarios estadounidenses, ha colocado a la seguridad interna de México bajo el mandato escondido, pero efectivo, del Ejército, la Marina y las agencias policiacas gringas.
Así, de un plumazo, Estados Unidos, gracias a las traiciones de los presidentes mexicanos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe  Calderón y Enrique Peña Nieto, domina la economía, la política y la seguridad de su “patio trasero”. Sin disparar un tiro, literalmente se ha hecho con México.

 

Viñetas de

Artsenal (@ARTSENALJH) y 

Atxe (@Atxesinh)

Escrito por Jose De Villa (@JosedeVilla1)

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR