Fundamentalismo económico, de Joaquín Isaac

Escrito por Joaquín Isaac (@J1Isaac)  | Viñeta de Javirroyo

Saber quien maneja los hilos para salir del circulo mortal es de vital importancia. Aparentemente es grande la preocupación por el fundamentalismo religioso y digo aparentemente por lo que se refiere a los poderes públicos y máximos mandatarios de las democracias occidentales que nos alertan constantemente sobre los peligros de ciertos radicalismos y a la vez legislan rápidamente recortando libertades a los ciudadanos, algunas de las cuales han costado años en conseguir y muy pocos días en eliminar con la justificación de la seguridad nacional y personal.

Hay un tipo de fundamentalismo que no es considerado como tal y que poco a poco se abre paso en el mundo globalizado, instalandose de forma totalmente legal, muy bien visto y totalmente necesario para el progreso y crecimiento de la economía en general, me estoy refiriendo al fundamentalismo económico. El poder financiero y su teoría de la economía de los estados y las personas, es simplemente una idea globalizada del funcionamiento de la macro-economía convertida en herramienta útil para el inflado de las ganancias y por lo tanto el poder de unas élites financieras que aumentan progresivamente sus posesiones y cuotas de poder al tiempo que crecen en numero y necesidades, las cuales tienen que cubrir unas mayorías abocadas a trabajar cada vez mas en empleos precarios y mal pagados que están llegando a ser una especie de modernos exclavos azotados por continuos recortes y calamidades de todo tipo. Esto consigue aumentar la desigualdad y el desequilibrio de un sistema, que de seguir así, no podrá mantenerse en el tiempo, pues cualquier sistema energético desequilibrado está condenado a romperse.

Este fundamentalismo que tanto defienden algunos teóricos causará más dolor y muerte a nivel global (de hecho ya lo hace) que esos otros con los que continuamente nos bombardean a nivel informativo, y que a la postre está sirviendo de justificación para imponer otros que no están considerados malignos. De todas formas, tras unos y otros está el único personaje que se ha auto-proclamado emperador, dueño y señor de todo, su nombre es Dinero y las cuatro columnas que lo sostienen, religión, política, economía y ciencia, no son mas que las comparsas o acompañantes que lo mantienen en su trono siendo sus fieles colaboradores necesarios.

 

 

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies