Cine | El cine es para chicos

En los años 60 aparecieron las superheroínas Jean Grey o la Mujer Invisible, solían tener la función de “novias de” y sus poderes eran siempre defensivos, nunca ofensivos. En los 80 aparecen los supergrupos femeninos, podemos recordar a Birds of Prey, donde estaban Huntress, CatWoman y Poison Ivy. La mayoría eran blancas sexualizadas de clase media, a día de hoy muchas lo siguen siendo. Y es que en la actualidad podemos dividir a las heroínas en dos grupos:
-Mujeres siendo intereses sexuales/amorosos de protagonistas masculinos: Viuda Negra (de Hulk, Los Vengadores), Agente Carter (Capitán América) o Gamora (Los Guardines de la Galaxia).
-Mujeres siendo copias de personajes masculinos: Wonder Woman (de Capitán América), SuperGirl (SuperMan), Lobezna (Lobezno), BatWoman (Batman) o la nueva IronWoman (IronMan).
Todavía no nos hemos metido en arenas movedizas, como el test de Bechdel*, y ya estamos viendo el sentido representativo que tiene la mujer como protagonista.

Tras el ojo que todo lo ve

Algunas de las mujeres que se atreven a ponerse detrás de la cámara son:

-Alice Guy: primera mujer realizadora de una película y un metraje en general, sentando las bases de lo que en el futuro se consideraría ficción. Primera persona que dirigió una película de ficción. Pionera en los efectos especiales, la ciencia ficción fílmica, el lenguaje cinematográfico (planos, iluminación, attrezzo, montaje, caracterización…) y fundadora de lo que más tarde se consideraría la profesión de productor, y primera persona que logró mantenerse económicamente a través de dicha profesión. Rodó más de mil películas a lo largo de su vida, fundó varias productoras en Francia y Estados Unidos y luchó por ser reconocida internacionalmente como directora, actriz y productora. La historia del cine borró su paso y atribuyó sus películas a su marido, anónimos o nunca fueron mencionadas. Un grave error histórico y artístico, ya que es imposible entender la obra de Méliès y demás directores sin su influencia. Guy nunca trabajó con los hermanos Lumière porque, a pesar de tener una gran amistad, los hermanos jamás creyeron que la grabación de imágenes implicaría la construcción de historias, es decir, hacer películas.

-Kathryn Bigelow: Primera (y única) mujer en ganar un Oscar a Mejor Dirección, en 2008 con En tierra hostil, derrotando a Avatar. Otra presencia importante suya fue en los Oscar de 2012 con La noche más oscura.

-Isabel Coixet: Debutó con Demasiado viejo para ser joven, después llegaron Mi vida sin mí, Spain in a day, La elegida o Nadie quiere la noche -ganadora de cuatro premios Goya-.

-Paula Ortiz: Ya sorprendió con su ópera prima De tu ventana a la mía (2011), nominada a Mejor Directora Novel en los Goya. Con La novia arrasó en los premios Feroz de crítica española y se llevó dos premios Goya.

-María Ripoll: Rastros de sándalo fue Mejor Película en los premios Gaudí. También dirigió Ahora o nunca, protagonizada por María Valverde y Dani Rovira; así como la adaptación cinematográfica del libro homónimo No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.

Podríamos nombrar muchísimas más, pero este texto se volvería eterno. Entre las mejores encontramos a Ava Duvernay (Selma, Enmienda XIII), Andrea Arnold (Fish Tank, Cumbres Borrascosas, American Honey), Sofía Coppola (Las vírgenes suicidas, Lost in Translation, A very Murray Christmas), Mia Hansen-Love (El porvenir), Ana Lily Amirpour (Una chica vuelve a casa sola de noche), Maren Ade (Ente nosotros, Toni Erdman) o Valerie Donzelli (Declaración de guerra).
Si al final te han entrado ganas de cine, a continuación te dejamos varios títulos que están en cartelera y cuyas directoras son mujeres.
-La casa de la esperanza: dirigida por Niki Caro, protagonizada y producida por Jessica Chastain.
-Marie Curie: dirigida por Marie Noëlle con Karolina Gruszka como protagonista principal.
-La promesa: co-dirigida por Maralyn Causley.
-París puede esperar: dirigida por Eleanor Coppola.
-Aurora (Jamais contente): dirigida por Emilie Deleuze.
-Ignacio de Loyola: co-dirigida por Cathy Azanza.
Además, Un don excepcional, Wonder Woman, El caso Sloanne y Maudie tienen a mujeres como protagonistas principales.

 

*Test de Bechdel: método que evalúa si un guion audiovisual cumple con los estándares mínimos para evitar la brecha de género. Os sorprenderían la de películas que no pasan estos requisitos, el test consta de tres partes:

1. Deben aparecer, al menos, dos personajes femeninos.

2. Dichos personajes femeninos deben hablar entre ellos.

3. Esta conversación debe tratar sobre algo que no sea un hombre.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies