El chantaje está servido

Por Luis Aneiros @LuisAneiros | Ilustración de El último mono 


La investidura de Mariano Rajoy como presidente del gobierno este 29 de octubre de 2016 supone la culminación de un régimen basado en el aislamiento de sus dirigentes con respecto de la ciudadanía. La voluntad popular se ha tapado con capas de corrupción olvidada y de traición camuflada en responsabilidad de estado. Lo peor no es que el PSOE renuncie a su papel de principal partido de la oposición, sino que se presente como salvador de España entregando el gobierno al PP sin condiciones ni dignidad. Recuerdo un anterior artículo en el que defendí la posibilidad de dejar que el PP llegara al gobierno, pero con un matiz: que fuera fruto de un acuerdo de toda la oposición, no del rendimiento por cobardía de quien debería defender a capa y espada su identidad socialista, por encima de sus necesidades electorales. Se habla de la humillación a la que ha sometido Rajoy a los socialistas con el chantaje, abierto y ante las cámaras,de unas próximas elecciones en el caso de que el Congreso no se doblegue a sus exigencias. Pero no fue Rajoy quien humilló al PSOE, sino los propios socialistas los que han humillado la memoria de tantos y tantos militantes que se dejaron algo más que la dignidad por sus ideales. Recordaban hoy algunos diputados socialistas a sus fallecidos por ETA, sin darse cuenta de que no es Bildu ni ERC quienes ensucian hoy su memoria. Esos fallecidos, y otros muchos, víctimas de la guerra y la dictadura, han sido traicionados por la abstención de quienes, en su mayor parte, han perdido la esencia de lo que significó en España ser socialista. Es el mantenimiento de sus status, el sostenimiento de un sistema elitista, y el miedo a que un excesivo protagonismo de Unidos Podemos cambie el concepto de servicio a la nación, lo que ha llevado al PSOE a abstenerse hoy. El PSOE del siglo XXI no difiere en nada del PP del siglo XX. Es más, el PSOE del siglo XXI empeora la política por lo que tiene de renuncia de los valores de izquierdas en favor de los valores de la Bolsa. Eso lo esperamos de la derecha, pero verlo en la izquierda supone un trago muy duro de digerir.

cvwkijfxgaeupzx

Por delante se presenta un tiempo que debería de ser corto. Próximos presupuestos generales, y la lógica dice que el PP jamás presentará un proyecto que la oposición pueda aceptar, pero… El chantaje está servido. Y cuando un chantajista sale bien de su primer golpe, nada le impide repetirlo. El miedo es el mismo, el motivo del chantaje sigue vigente y el varapalo que supuso el “susanazo” no se recupera con un congreso dirigido por los mismos que provocaron la situación, y que pondrán la maquinaria a funcionar para que no se les escape la dirección del partido. El PSOE tiene una herida por la que siguen sangrando militantes decepcionados, herida que no se cerrará con un futuro que se vislumbra muy negro. Una propuesta del gobierno, una amenaza de oposición socialista, un recordatorio de la posibilidad de convocar elecciones… y una nueva abstención por el bien de España que abrirá aún más esa herida. Y mientras tanto, el resto de formaciones sacando la tajada oportuna de esa debilidad, y de la repetición incansable de un estribillo: “Y ya no puedo más, ya no puedo más… siempre se repite la misma historia…” que el PSOE tendrá que entonar en cada sesión de la Cámara, siempre que se vea obligado a doblar la rodilla ante la amenaza “fantasma” de unas elecciones.

Por primera vez, y fuera de toda lógica política en España, teniendo en cuenta nuestra historia más reciente, habrá un partido que tendrá que ejercer de oposición frente a los dos mayoritarios. De un bipartidismo demoledor hemos pasado a un tripartidismo paradójico. Unidos Podemos deberá de lidiar el Gran Toro del sistema. Y sin duda lo hará con fuerza y con ilusión, sabedor de que no tiene nada que perder… pero tampoco mucho que ganar, porque la sangría de votantes socialistas que cada giro a la derecha del PSOE produzca, no llenará los tubos de ensayo de Podemos, sino los del PP. Al menos durante un periodo de tiempo no muy corto, la capacidad de Unidos Podemos para captar votantes descontentos del PSOE, se verá limitada por su necesidad de transmitir un mensaje diferente, quizás demasiado radical para algunos, y poder así consolidar a sus actuales simpatizantes y arañar quizás algún voto nuevo fruto del desencanto. En las sesiones de esta investidura se ha podido escuchar a un Iglesias duro, atacando desde la raíz del socialismo y despreciando a los socios naturales del PP. Las acusaciones de potencial delincuencia, lógicas a la vista de lo que está ocurriendo en los tribunales, y la defensa de la libertad de elección de las distintas naciones que componen el estado español, son tan solo un preludio de lo que sin duda será la legislatura desde los escaños de UP. Y ambos temas, como otros muchos, suponen una barrera para muchos españoles que comulgan con una izquierda más domesticada, como la que hasta ahora representaba la figura de Pedro Sánchez y que, sin duda, será la que represente mejor todavía Susana Díaz, la mejor situada para serla próxima secretaria general del partido. Así pues, no se ve muy posible que UP obtenga rédito electoral del derrumbe socialista, sino que será más probable que, suceda lo que suceda, el Partido Popular sea quien pesque en las aguas que Felipe González y Javier Fernández han revuelto con su hachazo al PSOE.

La gran cuestión que ahora se plantea es si la abstención socialista en esta investidura traerá como consecuencia la perpetuación del PP en el gobierno, por la falta de una izquierda fuerte y con calado social que contrarreste al neoliberalismo que ahora nos gobierna. Y la verdad es que se ve muy difícil, en un plazo corto o medio, una buena perspectiva. Solo después de unas nuevas elecciones, en las que los partidos podrán conocer su representatividad real, será posible hacer una predicción sobre el futuro. Y, en cualquier caso, no se ve fácil el camino que lleve a un buen entendimiento entre los distintos pedazos en los que la izquierda ha quedado dividida. No son cuestiones ideológicas profundas lo que les separa, sino algo tan básico como su razón de ser. Si el PSOE decidiera un retorno a su militancia, si el peso de sus bases volviera a ser decisivo, podría esperarse un acercamiento a las demás fuerzas de izquierda que, a día de hoy, se ve imposible. No se puede saber hoy si el PP se perpetuará en el gobierno, pero está claro que si el republicanismo monárquico y la izquierda capitalista se perpetúan en el PSOE, “futuro” será una palabra de eterno color azul en España.

2 thoughts on “El chantaje está servido

  • 30/10/2016 at 11:27 am
    Permalink

    Al PP le espera desgaste y crisis interna, y mucho no va a tardar. Ya se lo mencionó Iglesias a Rajoy. Has enfrentado al poder para mantenerte en el cargo, te lo han tolerado porque necesitaban una salida rápida, pero Roma no paga traidores. Y la FAES ya le está esperando

    Reply
    • 30/10/2016 at 12:51 pm
      Permalink

      Es posible, pero el PP es una maquinaria perfectamente engrasada que no necesita de personas que destaquen, porque los votantes, a día de hoy, siguen dándoles su confianza por ser el único partido fuerte de derechas. No importa que sea Rajoy, Cospedal o Farruquito… Tiene que pasar algo muy gordo en el PP para que pierdan sus 8 millones fijos, y eso son muchos millones frente a una izquierda cada día más quebrada, y ahora más.

      Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies