En Cataluña pierden todos, por Jordi Vázquez

En 2011 CiU sumaba 16 escaños y ERC 3. El 26 de junio se quedaron con los 17 que ya habían obtenido en diciembre. El cambio no es cuantitativo para el nacionalismo catalán, sino cualitativo: En 2011 CiU (Convergència i Unió) era una fuerza autonomista y actualmente Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) se presenta) en solitario  como fuerza independentista. Hasta ha dejado atrás la coalición de diciembre con dos fuerzas menores, Reagrupament y Demócratas de Cataluña con las que creó la efímera alianza Democràcia i Llibertat. Con este análisis, los escaños independentistas han pasado de 3 a 17, como en diciembre de 2015.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los nacionalistas catalanes, sin embargo, no pueden estar contentos. CiU ganó holgadamente las elecciones de 2011 y, con ERC, sumaba un 37% y 1.260.000. Ayer se quedaron con un 32%. Sumaron 1.111.000 votos. Respecto las elecciones de 2015 el nacionalismo catalán mantiene el número de escaños y sólo pierde unos 50.000 votos pero conseguir sólo 1 de cada 3 votantes es un revés para las aspiraciones independentistas. Es cierto que ERC crece pero no lo hace con nuevos votantes. Ya son varias las elecciones en las que Esquerra consigue mejorar resultados en base a captar ex votantes convergentes.

Los unionistas clásicos (PSOE, PP, UPyD) sumaban 1.677.000 votos y el 47% en 2011. Ciudadanos no se presentó. En 2015 (PSOE, PP, UPyD y C ‘s) retrocedieron a 1.500.000 y el 41%. Ayer los nacionalistas españoles obtuvieron su peor resultado: 1.438.000 y el 40%. En cinco años han perdido 240.000 sufragios.

Sangrante es el retroceso socialista. De los 920.000 votos de 2011 ha pasado a 560.000. Ha perdido electorado por la derecha, que ha ido a Ciudadanos, y por la izquierda a Podemos. El PP en realidad ha retrocedido de forma clara los últimos cinco años. Ayer recuperó 30.000 votos catalanes respecto a diciembre y es el partido que más creció en Cataluña). Pero, en 2011 sumaba 716.000 sufragios, ayer se quedó en 462.000. Y lo ha celebrado como una victoria.

El análisis de Ciudadanos es más difícil. No se presentó en 2011 y, por tanto, no admite comparativa. Pero si lo hizo en las autonómicas del 27 de septiembre de 2015 y quedó segunda fuerza con 736.000 votos. Ayer fue la sexta con menos de 380.000; pasando del 18 % al 11%. Incluso retrocede respecto a diciembre: pasa de 490.000 a 380.000 en sólo medio año. Un verdadero correctivo.

Que tanto unionistas como independentistas vean disminuidos los resultados es el efecto de la irrupción de Podemos en Cataluña. Su discurso unionista, partidario de la unidad de España, se combina con su propuesta de hacer un referéndum que puede atraer sectores moderados del soberanismo.
 

En este caso la comparativa es espectacular. Iniciativa per Catalunya e Izquierda Unida sumaron 280.000 votos en 2011 en Cataluña. Ayer, su coalición con Podemos y Equo llegó a 848.000. Ha pasado de 3 a 12 escaños. Y sin embargo, tampoco pueden celebrar los resultados. En diciembre la coalición de izquierda “fraternal” con España había conseguido 927.000 votos por lo que, ayer, perdieron casi 80.000 sufragios en sólo 6 meses. Por no hablar del fuerte retroceso de su propuesta a nivel español. Podemos ha perdido 140.000 votos como tal pero, además, IU consiguió 923.000 votos en diciembre que, ahora, simplemente se han esfumado.

En resumen; una derrota de todos.

Evolución de ERC:

2016: 629.294 (18,17%)
2015: 599.289 (15,98%)
2011: 244.854 (7,07%)

Evolución de CDC:
2016: 481.839 (13,92%) CDC en solitario
2015: 565.501 (15,08%) Democracia y Libertad (CDC + Reagrupamiento + Demócratas de Cataluña)
2011: 1.015.691 (29,35%) CiU

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies