Astral, despertando conciencias…

Por Matías Furriol @FurriolMatias

Fuimos muchos los telespectadores que elegimos perder unos minutos de nuestro tiempo, e invertirlo en ver el programa de Jordi Évole (Salvados), que en ésta ocasión hizo valer el nombre de su programa más que nunca, hacía bastante, que nada en la pequeña pantalla conseguía que me quedara tanto tiempo expectante. La realidad es qué no se emitió nada nuevo. Pero si que es cierto, que el ver imágenes, impresiona un poco más que leerlo sin tener la certeza de ajustar tu imaginación a la realidad. Pues bien, tal y como dice el dicho popular, la realidad siempre supera a la ficción y en este caso no iba a ser menos cierto. Hay muchas cosas que me llamaron la atención, pero pocas tenían que ver con la emisión del programa. Me llamó poderosamente la atención, el ver como poco a poco la respuesta de la gente en las redes sociales fueron llenándose de mensajes de sorpresa, es decir, muchos de los telespectadores desconocían la brutalidad de la situación que se vive en el mediterráneo desde hace mucho. Y yo me pregunto: ¿Nadie se interesó en la situación que vivían allí aunque fuera lo mínimo tras la muerte de Aylan? Prefiero no conocer la respuesta, aunque la intuyo.

Todo esto me llevó a este artículo, porque quería proporcionar al menos un mínimo resumen, para que al menos quienes lo lean ya no puedan mirar hacia otro lado. Para que si quieren mirar hacia otro lado, puedan decir que saben lo que ocurre en Lesbos y que aunque sigan con sus vidas, sepan que hay miles de voluntarios españoles que sin ánimo de lucro se dedican a salvar vidas humanas; y que les da igual su color de piel, les da igual sus creencias religiosas, les da igual que papeles tienen o dejan de tener porque son humanos al fin y al cabo. Para mí, son unos auténticos héroes anónimos.

La crisis de los refugiados Sirios es en Europa es probablemente la peor crisis a nivel humanitaria desde la segunda guerra mundial. Tanto es así, que se cuentan por decenas de miles las personas que aterradas por la gravísima ola de violencia y descontrol que azota a Oriente Medio se ven obligados a dejar su pasado, y muy probablemente su futuro, para aventurarse por el Mediterráneo con la ilusión de poder llegar al menos a conciliar el sueño. Muchos de ellos sueñan con alcanzar Europa, sin saber que aquí nuestros políticos se empeñan en mirar hacia otro lado a pesar de las innumerables vidas perdidas por su falta de determinación y de compromiso para con los refugiados.

2  Una lancha rapida de la oenege Proactiva Open Arms  llegando al Astral  el velero que la organizacion tiene desplegado en el Mediterraneo central para rescate de refugiados  de Libia con un centenar de migrantes a bordo aguardan la ayuda de varias organizaciones humanitarias operativas en el Mediterraneo central             Autor  Javier Triana

 

¿Por qué se llega a esta situación, donde miles de refugiados abandonan todo sin mirara atrás?

Si vamos por partes, seguramente a día de hoy todos sabéis que existe una guerra en Siria:

¿Sabéis por qué se inició?

Desde 1970 Siria vivió dominada por un régimen dictatorial bajo el mando de la familia al-Asad. Su primer líderfue Hafez al-Asad, quien gobernó el régimen hasta su muerte en el año 2000. A partir de ahí, su hijo Bashar al-Asad le sucedió hasta el año 2011, que fue cuando dio comienzo la guerra civil siria. Tras la llamada “Primavera Árabe” que se produjo en el año 2010, muchos de los países de la región se levantaron contra algunos de los regímenes dictatoriales, llegando a conseguir en algunos países como Túnez o Egipto, el cambio de gobierno en un relativo corto período de tiempo. Sin embargo, hubo otros países como Libia y Siria, donde el cambio de gobierno no resulto tan sencillo, llegando en Libia a generar un conflicto tal, que terminó con la vida del dictador Muammar al-Gaddafi en octubre del 2011.

En Siria ese mismo año, comenzó la que en un principio parecía una guerra civil contra el dictador al-Asad. Pero con el paso de los años, veríamos como se convirtió en una especie de mini “guerra mundial” llena de intereses. Todo ello debido a la participación de terceros países, apoyando directa e indirectamente a ambos bandos según conveniencias y convirtiéndola en una guerra subsidiaria. De este modo no es extraño ver como países como Rusia o Irán apoyan fielmente al régimen de al-Asad debido a que creen que las revueltas actuales y las primeras manifestaciones, fueron financiadas por Occidente.

Del otro lado, tenemos en apoyo a la oposición siria, a países como USA (no podía ser de otra manera teniendo a Rusia en frente), Arabia Saudí o Turquía. La oposición rechaza las afirmaciones de la financiación por parte de estos poderosos países, escudándose en que la irrupción de su movimiento, se debe a la citada Primavera Árabe y que su principal motivo es la represión; la falta de democracia y libertad, pero también por la corrupción.

En fin, todo esto que pudiera parecer un capítulo del videojuego “Metal Gear” o cualquier otro de corte bélico. Realmente no lo es, y es lo que produce que un país que en el año 2013 contaba con casi 23 millones de habitantes, se encuentre a día de hoy 3 años más tarde, con un panorama desolador. Donde miles de esos habitantes, se ven obligados casi cada día a arriesgar su vida o la de los suyos, en busca de poder cerrar los ojos una noche y descansar. Esos ojos que en muchos casos vivieron un auténtico infierno, no saben que aquí en Europa no se les está esperando con los brazos abiertos. Nuestros políticos, desde sus lujosas mansiones, desde su vida de confort, deciden sobre la vida de miles de personas que se ven abocadas a seguir malviviendo desde los barracones que se les financia, para no tener que reinsertarlos en una vida digna.

Hoy mientras muchos países miramos hacia otro lado, hay países como: Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto. Que acogen a casi 5 millones de refugiados sirios.

En Turquía por ejemplo, tienen en acogidos a más de 2’5 millones de refugiados. Es el país que más acoge del mundo.

En Líbano acogen a unos 1’1 millones de refugiados, lo que teniendo en cuenta la población de este país, equivale a 1 de cada 5 habitantes.

En Jordania tienen acogidos a cerca de 700.000 mil refugiados. Esto equivale al 10% de la población jordana.

En Irak es llamativo saber que acogen a casi 250.000 refugiados sirios, cuando ellos tienen a casi 4 millones de habitantes desplazados, debido a los conflictos bélicos.

En Egipto, el número de personas acogidas es de cerca de 120.000 mil refugiados.

¿Y mientras, qué ocurre en la todopoderosa Europa?

Pues que los dirigentes siguen enfrascados en buscar la manera de deshacerse del problema, sin que parezca que renuncian a los derechos humanos básicos. Eso si, si miramos nuestro ombligo, es decir en España, el dato es aún más sangrante si cabe. Aquí según datos oficiales, hasta finales del verano teníamos acogidos solamente 200 refugiados de los eso si, 16.000 mil que se comprometieron a acoger amablemente desde nuestro gobierno con los líderes europeos. Y es que según indican desde la comisión española de ayuda al refugiado (CEAR), 7 de cada 10 solicitudes de asilo en España son rechazadas sistemáticamente por nuestro ministerio.

Somos tan hipócritas que cuando vemos un programa como Salvados, que rebusca en nuestras pequeñas conciencias, llenamos las RR.SS con mensajes de apoyo para esa gente que dos días más tarde y cuando finalice el efecto anestésico de “Astral”, ya apenas nadie recordará. Y mientras aquí al lado en nuestro querido mar Mediterráneo, cada dos días siguen perdiendo la vida hombres, mujeres y niños. Si, niños como Aylan, ese del que ya pocos se acuerdan pero que sacudió el mundo entero con una dosis fuerte de realidad. Sólo espero, que esta dosis de realidad generada por Salvado en la sexta, provoquen una corriente de cambio y que despierte nuestras conciencias de una vez y para siempre, para que podamos entender que somos ciudadanos del mundo; de nuestro mundo, del mundo de todas y todos.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR