Artículo | ‘No’ es ‘no’

Por Carmen Sereno @spicekarmelus


Cuando me enteré de que los presuntos -y digo “presuntos” como una cortesía al derecho penal nada más- violadores de San Fermín habían estado alardeando de su hazaña en un grupito de Whatsapp, no pude reprimir el instinto de opinar en público. Ese instinto, que con el único género que tenía algo que ver era con el humano, nació de mis tripas y brotó con fuerza hacia arriba, en dirección a mi garganta, hasta que salió disparado en forma de bilis. Así que me conecté a Facebook y, con los dedos llenos de rabia, escribí: “¿Y qué, machotes, cuando estéis en la cárcel y un puñado de convictos chungos os pongan en fila y os rompan el culo en seco, también se lo vais a contar a vuestros amiguetes de La Manada?”. Un análisis un pelín primario, ya lo sé. Pero, ¿qué otra cosa, sino escupir mi deseo de que les pagaran con la misma moneda a esos despreciables engendros medievales, podía hacer? Al fin y al cabo, es lo normal en situaciones como esta.

Tristeza

Lo normal en situaciones anormales.

Porque una violación es una situación anormal, aunque algunos parezcan empeñados en normalizarla.

Lo normal no es que una mujer tenga que estar constantemente vigilándose las espaldas por si a algún malnacido que no sabe mantener la polla en los pantalones se le ocurre agredirla en un callejón. Ni que, en pleno siglo XXI y en un país que se supone civilizado y moderno, se tengan que extremar las medidas de seguridad para impedir que eso ocurra. Tampoco es normal jactarse frente a los amigotes de haber violado a una mujer como si fuera lo más natural del mundo. Y desde luego, que a los amigotes en cuestión no les indigne, preocupe o revuelva el estómago esa conducta es bastante anormal, además de inmoral (aunque, poca cosa cabe esperar de un grupo de cromañones que se hacen llamar a sí mismos ‘La Manada’).

¿Sabéis que es lo normal para mí? Que una mujer pueda decidir libremente irse con cinco hombres en plena noche sin que la amenaza de la agresión sexual planee sobre su cabeza.

Porque eso no es indicativo de nada. Y mucho menos, de que quiera que la violen.

Que no tuviera que perder ni un sólo minuto más de su vida defendiendo algo tan fácil de entender como que ‘no’ es ‘no’.

Ni pedir perdón si hubiera dicho sí.

Lo normal no es que una mujer tenga que vigilar constantemente que no la agredan

Porque, ¿sabéis qué? Una mujer también está en su derecho de querer follarse a cinco hombres a la vez si le da la real gana, sin que eso tenga que suponer forzosamente el despertar del depredador.

Pero si, por desgracia, eso acabara ocurriendo, lo normal, lo moral y lo humano sería que no tuviéramos que escuchar los típicos comentarios del -o la- machista indeseable de turno diciendo que ella se lo ha buscado. Como si los hombres fueran violadores por definición, y las mujeres presas fáciles. ¿En qué quedamos, a ver? ¿Somos personas capaces de respetarnos las unas a las otras, o animales primitivos y sanguinarios?

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies