Aquí, reflexionando… Por Luis Aneiros #EspecialNR26J

Por Luis Aneiros @BezerradasN | Ilustraciones por El Teto @ElTetoytu


Me siento especial e importante por estar viviendo el día más decisivo de toda la campaña electoral: la jornada de reflexión. Hoy, y sólo hoy, los españoles meditamos profundamente sobre nuestro futuro y el de nuestros compatriotas, y comparamos todos y cada uno de los puntos de los programas electorales de, al menos, los principales partidos que se presentan para representarnos en el Congreso y el Senado. Gracias a la ley electoral que ampara nuestros derechos, nada entorpece nuestra reflexión, ya que se paralizan todas las actividades propagandísticas y podemos por fin llegar a nuestras conclusiones sin estar contaminados por palabras, imágenes ni gestos que pudieran distraernos y entorpecer tan solemne ocasión…

1ccW7X6Y

Si lo anterior fuera verdad, no tendría sentido seguir escribiendo, pero…

Hace seis meses ya, tuvimos una jornada de reflexión como la de hoy. Durante los catorce días anteriores al 20D asistimos a una representación teatral del mayor esperpento posible, y nuestro comportamiento como pueblo fue de espectador: oímos, vimos y callamos. Todo era confusión, todo era una tómbola y las encuestas servían para lo de siempre, para intentar una desviación de la intención de voto hacia los colores que sostuvieran mejor los intereses del medio que las publicaba. Creíamos estar viviendo un momento histórico, el del gran cambio, el inicio del fin del bipartidismo, o incluso el fin mismo del bipartidismo. Y llegó la noche del recuento… y llegaron los meses posteriores… y llegaron los pactos, los reproches, las amenazas, las culpas… y llegamos a unas nuevas elecciones. ¿Qué ha cambiado?

Es evidente que, hasta que conozcamos el resultado del 26J, no sabremos si algo será diferente o si volveremos a entrar en el laberinto de las pasiones políticas de sus señorías. Pero han pasado seis meses, y los medios de comunicación inundan nuestra vida diaria con informaciones de los más variados signos sobre unos y sobre otros. Todo parece indicar que el PSOE llega tocado, que Ciudadanos ha perdido capacidad de pesca en aguas revueltas, que la campaña de todos los partidos y la mayoría de medios de comunicación contra Podemos los ha hecho más fuertes, y que el PP mantiene su electorado más fiel intacto, menos algún fallecido y una familia que aprovechará el buen tiempo para ir a la playa. En un principio, se prevé que las diferencias que se puedan producir apenas harán variar el espectro (acertadísima palabra) político, salvo una cosa: el efecto de la coalición IU-Podemos bajo el nombre de Unidos Podemos, no tanto por el número de votos como por la incidencia que esos votos puedan tener en la cantidad de diputados a conseguir. Posiblemente esa coalición convierta en útiles las miles de papeletas de IU que en las anteriores elecciones fueron a parar a la papelera de la ley electoral. Unidos Podemos llega a la jornada de mañana como principal rival del PP, alternativa de gobierno y enemigo a batir por parte de un PSOE con el PASOK como espada de Damocles permanente. El PP, por su parte, continúa manteniendo el gran enigma de la democracia europea de todos los tiempos: cómo un partido con la corrupción como bandera, con un presidente que semeja padecer todo tipo de trastornos de memoria y de atención y que incluso en los últimos días nos deleita con un ministro del interior conspirando (presuntamente) contra otras fuerzas políticas democráticas, es capaz de ser el indiscutible favorito para estos comicios.

¿Podemos pensar entonces que nos encontramos, paradójicamente, ante un nuevo bipartidismo, protagonizado por el PP y Unidos Podemos? ¿Votar mañana a Pablo Iglesias y sus compañeros de filas supondrá cambiarle el collar al perro, pero seguir oyendo los mismos ladridos? Creo que existe una gran diferencia con la situación actual: no es lo mismo un partido en el gobierno y otro como líder de la oposición, alternándose en el poder, con mayorías absolutas que les convierten en jugadores de una partida de ping pong en la que la pelota somos siempre los mismos, que dos partidos mayoritarios, pero siempre necesitados de apoyos y obligados a acuerdos. Es evidente que tiene que haber dos partidos con más votos, pero si la tendencia se confirma, estamos ante un futuro policromático, frente al presente en blanco y negro que nos ha tocado vivir.

qUmxGw9Y

Por tanto, no espero yo muchos cambios de estas elecciones, y me sorprende mucho el que nuestros dirigentes hayan sido incapaces de ver que los intereses de la ciudadanía no cambian por seis meses de estériles discusiones y de puyas vía Twitter. El silencio e inmovilidad de Rajoy, la exigencia empecinada y con un punto infantil de Sánchez en que se le aupara al bote de los caramelos de La Moncloa, la camaleónica postura desde la altura de Rivera y el convencimiento de Iglesias de que los demás sólo podrán perder algo con esta repetición, nos han traído hasta aquí. ¿Será mañana esa jornada histórica que muchos esperan? ¿Qué efecto tendrá en los votantes la absoluta falta de información sobre los posibles pactos de la mayoría de los partidos? ¿Sabe el votante del PSOE a quién llevará al gobierno con su voto? ¿Lo sabe el votante de Unidos Podemos? Como siempre, sólo hay un votante que conoce el sentido final de su decisión, el del PP. O gobiernan ellos o en ningún caso apoyarán a otra formación.

La historia está juzgando momentos electorales tan importantes como el 15 de junio de 1977 o el 28 de octubre de 1982. La inmediata euforia de esas dos citas ha dado paso hoy a recelo y certeza de que las cosas no han sido como deberían de ser, y de que muchos de sus protagonistas, héroes en aquellas fechas, son vistos hoy como traidores o, en el mejor de los casos, cobardes que no supieron afrontar los cambios que realmente se debieron de haber producido. A pesar de la ilusión que acompañó a las primeras elecciones democráticas después del franquismo y al triunfo del PSOE, que venía a hacer que a este país no lo conociera ni la madre que lo parió, en España siguen funcionando las estructuras que permiten democracia nula en nuestros ejércitos, corrupción sistemática en nuestras instituciones o beneficios de todo tipo para una congregación religiosa que se niega a adaptarse a la nueva identidad de nuestro país, pero sigue exigiendo prebendas como si su supervivencia fuera imprescindible para la marcha del estado. Sólo la historia situará a cada protagonista de las elecciones de mañana donde le corresponda. Hoy tenemos en nuestras cabezas cientos de frases, eslóganes, promesas, imágenes… Hasta los más conservadores hablan de la necesidad de cambios profundos e inevitables, pero se opondrán  a esos mismos cambios cuando los tengan que hacer otros, porque pesa más la lucha por los méritos que facilitar el bienestar de la ciudadanía. Así pues, es difícil presumir de ser conscientes  de la importancia del momento.  Pero una cosa sí me atrevo a decir: que debemos de ser conscientes de nuestra propia importancia, de lo imprescindible que es nuestro papel si no queremos repetir errores recientes o lejanos. Es fácil, es rápido, pero sobre todo, es necesario.

2 thoughts on “Aquí, reflexionando… Por Luis Aneiros #EspecialNR26J

  • 25/06/2016 at 5:57 pm
    Permalink

    Buenísimo. Lo he compartido en face y twitter. :))

    Reply
  • 25/06/2016 at 5:56 pm
    Permalink

    Muy buen artículo para la jornada de reflexión. Os lo recomiendo :))

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies