Analfabetismo democrático

Por Filosofía Perdida @FiloPolitics

Nuestra joven democracia es un sistema en permanente crisis que no deja de sobrevivir a los continuos ataques a sus fallos. No importa lo malo que termine pareciendo un gobierno, los errores que haya cometido o la corrupción manifiesta que esté siendo juzgada, los resultados siempre llevan a la permanencia de dos partidos muy similares, sea cual sea su ideario y su historia, que se turnan sin que las alternativas terminen de hacerles sombra en las urnas.

5796580621_591631fd6d_z

Esto es posible gracias a la lógica que han instalado los partidos políticos, en la que ellos, con sus errores, se muestran como los garantes de todo lo bueno que existe, y que solo se podrá mantener si se les sigue eligiendo. Por otro lado, las opciones alternativas son señaladas desde el miedo como errores terribles que solo traen un caos de imprevisibles consecuencias, en el que todos los males se les apuntan como inherentes a su forma de hacer política. No importa la cultura que tenga el pueblo, como tampoco la posibilidad de acceso a la información y la capacidad de desmontar mentiras; una vez se profetiza la catástrofe, toda la gente termina siguiendo el camino marcado por los políticos de los que se ha quejado.

¿Se acuerdan de la huelga general de 1988? Una huelga con un seguimiento máximo contra la reforma laboral, que acabó con la reelección del gobierno por mayoría absoluta. Todo el mundo se queja del gobierno y una gran parte de la ciudadanía se considera traicionada tras votar, pero se sigue eligiendo al mismo partido cuatro años después, incumplan lo que incumplan y se equivoquen en lo que se equivoquen. Más allá de una pequeña horquilla que ha llevado a cambios entre los dos grandes partidos, el suelo de votos parece encontrarse en millones de personas que optan por uno de los dos grandes de manera acrítica.

cadenaperpetuaPersonalmente tengo amigos y familiares votantes del PP que no han parado de criticarlo desde que llegaron, que han podido decirme en estos cuatro años que no los volverán a votar, pero conforme se va acercando la cita con las urnas, terminan por contradecirse y acaban tomando la opción por lo que consideran “menos malo”, como ocurría en 1989 con el partido socialista, y como sigue ocurriendo entre una gran masa de votantes del que consideran “mal menor” como la opción necesaria. No es que los otros partidos, al margen de los dos grandes, no representen mejor sus ideas (sean estas socialdemócratas, liberales, socialistas, comunistas, tradicionales o conservadoras), no es que los sangrantes escándalos de lo que han votado no les lleve a la indignación, simplemente los horrores con los que amenazan a la población funcionan, y el miedo motiva siempre una reacción favorable al mismo bipartidismo del que todos los votantes querrían huir.

No cabe sino esperar que las nuevas generaciones tengan capacidad suficiente para no caer en los errores de los que llevamos más tiempo participando en la vida política, que esta gente que accede por primera vez sea capaz de expresar en las urnas sus deseos, y no sus miedos en un voto cautivo que conserven hasta su muerte. No cabe sino desear que el analfabetismo democrático de las generaciones que nacieron en dictadura nunca llegue a cuajar en estos nuevos votantes. De lo contrario subirán o bajarán los nuevos, se acercarán más entre sí y podrán gobernar en algún que otro sitio, pero el miedo garantizará que el bipartidismo sea permanente.

Fotografía de Vincent Girbés y viñeta de ElTeto

4 thoughts on “Analfabetismo democrático

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR