Tenemos alternativa a la sociedad del miedo y la miseria

Por André Abeledo @loboroxo


La anciana que sale en el anuncio de la lotería no me emociona, solo consigue indignarme. Es un anuncio hipócrita cuando vemos como en la vida real dejamos que nuestros mayores y nuestros niños pasen frío o mueran en un incendio provocado por una vela que ilumina la oscuridad de su hogar o una hoguera que trata de espantar el frío del invierno.

33ba8118e538fd9a2dd0c36de25e38a5

La pobreza energética es una tragedia invisible pero muy real, una vergonzosa tragedia que causa 7.000 muertes al año en el estado Español, no es un desastre natural, ni un accidente, es una consecuencia de las políticas neoliberales, es terrorismo de clase.

Más de 5 millones de personas son víctimas de pobreza energética en España. No es un desastre natural, es terrorismo de clase.

La pobreza energética, los recortes, la desnutrición infantil, el paro, no son desastres naturales, es terrorismo de clase, es terrorismo de estado por acción y omisión.

El capitalismo genera desigualdad, la corrupción es inherente al sistema, la dictadura del IBEX 35 es fuente de abusos y sufrimiento, no existe un capitalismo amable, porque es un sistema que se basa en la explotación, no hay un capitalismo bueno o malo, el capitalismo es barbarie.

Bien es cierto que el bien y el mal son conceptos católicos, los comunistas, defendemos la JUSTICIA SOCIAL, el fin de la explotación, queremos darle todo el poder a la clase obrera.

El capitalismo tiene dos dioses, uno el de los ricos, el dinero, otro el de los pobres, el miedo, uno se alimenta de plusvalía y el otro de la falta de conciencia de clase, porque si recuperamos la conciencia de ser clase obrera seremos conscientes de nuestra propia fuerza, y en ese momento seremos invencibles.

La clase trabajadora tiene ahora los ojos vendados y no reconoce al enemigo, sobrevivimos sin saber lo que somos, sin conciencia de clase, sin orgullo obrero, y pienso que esa es la razón de que tengamos tanto miedo y nos sintamos tan perdidos.

Vivimos con miedo, miedo a todo, miedo al presente y al futuro, a perder el trabajo y a no encontrarlo, a que todo siga igual y a que algo cambie.

En la actual situación, con una oligarquía a la ofensiva, con la pérdida de derechos de la clase obrera, con la pobreza energética, la represión, el paro, el abuso patronal, queda muy claro que la lucha de clases está más vigente que nunca y que la estamos perdiendo.

Si el señor Perogrullo levantase la cabeza estaría muy orgulloso al ver como su filosofía triunfa en el discurso del oportunismo político.

Por este motivo es necesario que desde la izquierda defendamos un discurso claro, las trabajadoras y trabajadores en activo o en paro son capaces de entender nuestras propuestas, nuestro programa, nuestro modelo económico y social.

Las trabajadoras y trabajadores conocemos mejor que nadie cómo funciona el sistema capitalista, porque lo sufrimos en nuestras propias carnes.

El problema radica en que muchos no ven la alternativa y debemos mostrársela, porque la tenemos, porque la utopía es realizable y juntos podemos caminar con paso firme hacia el horizonte socialista.

La necesidad de un Partido Comunista fuerte cuando la lucha de clases se recrudece y el fascismo está en auge no debería estar en discusión.

Una vez más, y como siempre, el mensaje debe de ser claro.

¡PROLETARIOS DEL MUNDO, UNÍOS!

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies