Albert Rivera

Por Filosofía perdida | Viñeta de ElKoko

Lo malo de tener memoria, más que recordar los malos momentos que has tenido en la vida, es que cuando se aproxima el siguiente sabes de sobra cómo va a acabar. Adolfo Suárez, un tecnócrata del franquismo, la parte liberal de los conservadores y el hombre de la transición, no era un demócrata ni un fascista convencido, era más bien un político profesional, hombre del sistema, gran orador y trabajador por una gran idea a lo largo de toda su carrera: hay que cambiar lo que sea necesario para que todo sea igual. Por ello se puede hacer uno demócrata, liberal y, si se lo hubieran pedido, hasta socialista. El anteriormente secretario general del movimiento, gobernador civil franquista y posteriormente presidente del gobierno, representó a los españoles apolíticos y desideologizados, que deseaban un país con más libertades, pero no un cambio de sistema.

Para el pueblo soberano dio igual su vínculo con el franquismo, o que fuera teledirigido por un sistema que iba a seguir arriba, simplemente vendía la imagen que todo el mundo quería comprar: hombre guapo y apuesto, que habla bien y, sin gritos ni marcas peligrosas, garantizará que no iremos a peor. Algo que sirvió perfectamente al apadrinado por el dictador fascista, que se hizo amigo suyo hasta que la falta de apoyos en el partido le podrían haber pasado factura también a su corona.

En el otro lado estaba Felipe González, encabezando un proyecto maravilloso: de lo poco que había quedado de un partido llamado PSOE se creó una mecanismo electoral en Suresnes que llevaría al país al bipartidismo. Esta maquinaria electoral consistía en atraer a toda la izquierda simpatizante del PCE pero que no deseaba una Unión Soviética en el país, al tiempo que el partido les haría entrar en un sistema que habría hecho morir a su fundador del espanto: Comunidad Europea, OTAN (bueno, de entrada No), monarquía, capitalismo, renuncia al marxismo… Financiado por Willy Brandt, protegido por la policía franquista en la época de la clandestinidad, y apoyado por el rey como opción B, aquí llegaba el seguro de que cuando cayese Suárez seguiría el sistema del 78.

Aún quedaría espacio para un tercer partido continuista, que acogiese a todos los franquistas y los recondujese hacia la democracia. En ese partido estaría Manuel Fraga, pero no saldría de la oposición hasta que cambiase de líder, de imagen, de ideología (al travestirse de demócratas) y de manera de llegar a la gente.

Todo podríamos dejarlo en la frase “que parezca una democracia”: un rey educado por Franco se coloca como renovador, y para ello tira de un animal político franquista y de un partido educado para redirigir a la izquierda que no desee una revolución como la soviética. Lanzamos un referéndum en el que preguntamos si los ciudadanos deciden si quieren seguir con el franquismo o desean este nuevo menú donde ellos siguen siendo el plato principal, y acabamos los mismos gobernando con la eterna excusa de que se eligió por una mayoría de ciudadanos que prefirieron al rey antes que al rey, la constitución antes que el movimiento franquista (les garantizo que no había más opciones).

A pesar de una prensa favorable y una censura tan atroz como silenciosa, ha llegado a la ciudadanía el desgaste de la corona, de los partidos herederos del llamado régimen del 78 y el cansancio porque donde ponía democracia ellos leyeron oligarquía. Los amos del cortijo disfrutaban alegremente, los encargados se creían señoritos y a los jornaleros se les ocurrió que quizás, si todavía podían votar, cabía elegir a alguno de ellos antes que repetir el error de encumbrar otra vez a los mismos.

Sigo a Albert Rivera desde hace años: en Cataluña ha encabezado el discurso más contrario al nacionalismo catalán, acogiendo cada vez más votos del nacionalismo español (aunque sería osado decir que es uno de ellos); un auténtico liberal que, a la hora de las reformas sociales se habría situado entre el PP y el PSOE, aunque más cercano al primero. Sin embargo, el éxito de Podemos lo ha convertido en una estrella: el sistema necesitaba sofocar el fuego que se les abría con un partido que se pregunta en todo el por qué: leyes, problemas, instituciones… Ciudadanos representa un partido que se siente cómodo con todo ello, y que lejos de querer cambiar algo en el sistema, vende la perfección del sistema para señalar (como los viejos partidos) que la corrupción y los horrores de todo lo que ocurre, son siempre casos aislados. Ya lo han demostrado al unirse con los partido más corruptos de la geografía, en lugares como Madrid, Murcia o Valencia (aunque no le sirvió para gobernar en esta última) con el PP; en Andalucía con el PSOE.

Ciudadanos es Albert Rivera y Albert Rivera es Ciudadanos. La UCD del tránsito entre Franco y el rey, el Suárez que gustaba a todo apolítico y se sentía capaz de hablar con todo el mundo; temiendo a la izquierda y llevando al PSOE más hacia el centro en el traspaso de poderes. Albert Rivera será eso, o así lo sueña el sistema, para este país varios años después. Apela al centro, para ganar a los apolíticos, llama a todos a la tranquilidad, en la que nos insiste que el sistema es perfecto, y aplaude todo lo que el sistema nos ha impuesto: rey, Constitución, leyes (sean o no justas), sistema económico, liberalismo, OTAN y orden mundial.

¿Cuál es la ideología de Ciudadanos? La de cualquier partido del sistema, que no teme aceptar todo lo que le digan, entrar en las normas del mercado aunque generen esclavismo y pobreza, jugar en economía y servicios sociales como nos exijan, aunque se pierdan derechos adquiridos y los ricos aumenten su riqueza a nuestra costa. Hay que superar el eje izquierda-derecha, hay que pensar más allá, cuando el sistema vio que podía perder poder lanzaron un sucedáneo de cambio al que, tras horas de publicidad en televisión, todos proponen como tercera vía para que el sistema que nos ha llevado a la ruina continúe funcionando. Albert Rivera es algo que ya he vivido, y que no quiero repetir. ¿Y vosotros?

 

5 thoughts on “Albert Rivera

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies