Y al final, la administración te da la espalda

Por Raquel García @lagatoflauta


  • Según la Asociación de Cuidados Paliativos de España, hasta un 75% de los enfermos terminales mueren sin el apoyo psicólogico que necesitan
  • Unas 300 personas fallecen al día sin que ningún profesional mitigue su dolor y sufrimiento, cuando existen recursos médicos para evitarlo
The Casas-Rodríguez Postcard Collection
The Casas-Rodríguez Postcard Collection

Ya sabemos que el sistema en el que vivimos no se caracteriza por su humanidad, y quizás una de las muestras más terribles de esta realidad sea, precisamente, la insensibilidad que muestra la administración ante los enfermos que ya están al final de su vida. Directamente, es difícil encontrar calificativos para  esta situación.

En el momento que una persona más sufre y necesita más ayuda para mitigar ese terrible dolor la administración le da la espalda sin compasión ni miramiento. Según la última estimación de la Asociación Española de Cuidados Paliativos y la Asociación Española contra el Cáncer en nuestro país existen unos 215.000 enfermos que necesitan este tipo de ayuda. De ellos, unos 105.000 no recibirán cuidados paliativos especializados. Lo que representa prácticamente el 50% del total.

Dicho de otro modo, hasta 295 enfermos terminales mueren al día sin que ningún profesional le mitigue su dolor, y de ellos unos 148 requerían ayuda especializada que nadie les prestó. Y todo ello, porque en la mayoría de los casos no tenían dinero para pagarlo.

Por otro lado, el anterior informe, también, recoge otros datos que deberían sacar, al menos, los colores a los que gestionan los recursos públicos. Un 75% de las personas que han iniciado el proceso hacia la muerte no tienen atención psicológica, o lo que es lo mismo, a diario 221 personas fallecen con dolor emocional.

Sólo 1 de cada 4 recursos de paliativas cuentan con recursos de psicólogos y trabajadores sociales

Según denuncian estas asociaciones, sólo 1 de cada 4 recursos de paliativas cuentan con recursos de psicólogos y trabajadores sociales. Por lo que los que, entre comillas tienen la suerte de ser tratados en paliativos, no reciben la ayuda integral que  precisan, olvidando este aspecto tan importante, como es la aceptación de la propia muerte, y poder pasar este trance lo mejor posible.

Al mismo tiempo, estos colectivos nos recuerdan que  este problema ocurre porque los profesionales que los atienden no tienen una formación mínima para tratarlos como se merecen. Por eso, se tiene que recurrir a unidades externas, a los que muy pocos tienen acceso.

Proponen una solución simple, que  el personal de la atención primaria la reciban. Una medida que no requiere una gran inversión económica, sino voluntad política para que en los presupuestos de los centros sanitarios y hospitalarios se incluya cursos formativos. Y sólo  en los casos más complejos es cuando deberían acudir a cuidados paliativos más específicos y especializados.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies