Acorralar al PP

Por Miguel Ángel Martínez @mangel_bona


Me deja estupefacto el juego político imperante respecto a la próxima investidura. Todos prevemos lo que acabará ocurriendo: el hemiciclo dará un clamoroso ‘no’ a Rajoy en primera vuelta; 48 horas más tarde PSOE ordenará al número de diputados pertinente que se abstengan, y el PP formará un gobierno en minoría, iniciando una legislatura que promete ser bronca.

Esperando

Una vez más el PP se vale de la táctica preferida de Rajoy: aguardar desde la parálisis a que otros remuevan el tablero de juego. Así elude las incómodas consecuencias que el compromiso aplica a quienes deciden actuar.

Y así es como, bajo palio de un lema descaradamente falso, A favor, en toda la campaña electoral no han hecho una sola propuesta en positivo, sino la persistencia en las políticas económicas aplicadas. Por lo demás, todos los ataques se dirigieron a fomentar hasta límites delirantes el miedo a Podemos.

En vista de los grandes resultados que ese inmovilismo les ha reportado, es perfectamente natural que insistan. Al PP le ha ayudado ese posicionamiento estático en la medida que a los demás les perjudicaba la sobreexposición mediática, así como los enconados enganches mutuos (especialmente entre PSOE y Podemos).

Los populares, ajenos a esas disputas, se convirtieron en los beneficiarios del hartazgo general, que terminó por escoger a los que menos follón mediático dieron, aunque no aportaran la menor proposición de cambio que ilusionara al país. Virgencica, que me quede como estoy, dice el refrán.

Hoy ha cambiado el horizonte. Ya no son las elecciones, sino la investidura. Con el unánime consenso de evitar una nueva convocatoria electoral, todo apunta a que será la lista más votada la que ponga a su candidato al frente de la legislatura.

Pero de nuevo los de Rajoy están consiguiendo eludir la presión, trasladándola a un PSOE desorientado y noqueado (lleva años así). La inacción de unos los protege del desgaste público que sufren los que se esfuerzan en direccionar la situación.

Es sobre el PSOE -cuyo número de escaños le otorga la capacidad de propiciar la investidura del PP, ya mediante apoyo directo, ya por abstención- sobre quienes está recayendo toda la responsabilidad. Y comprobamos que vuelven a morder el anzuelo insistiendo en prácticas políticas de viejo cuño. Unos dicen que no deben posibilitar un gobierno del PP de Rajoy, en aras a que son partidos antagónicos (algo, por cierto, bastante discutible, aunque esta es otra cuestión); otros afirman que lo primordial es no ir a nuevos comicios, de modo que habría que abstenerse en segunda vuelta y fortalecerse desde la oposición, lugar al que, en definitiva, han sido enviados por los ciudadanos. El expresidente González, en un artículo publicado en El País, titulado ‘¿Investidura cuanto antes?’, aboga por esta vía de la concesión.

Mi opinión es que se debe alcanzar esa posibilitación de gobierno popular, pero por una senda diferente. Bajo mi punto de vista el PSOE tiene la capacidad de darle la vuelta a la situación de sometimiento en la que lo ha puesto el PP, y que los de Sánchez aceptan sin titubeos. Sin embargo, podrían revertirla si pasaran al ataque y acorralaran al PP.

¿De qué modo? Con decisión, de frente, sin ambigüedades, con firmeza y determinación. Saben que tienen algo que el PP necesita para formar gobierno. Joder, que exploten ese activo. Tienen una oportunidad única para negociar y extraer del PP el mayor número de compromisos si éstos quieren tener una legislatura mínimamente cómoda. Que el PSOE plantee públicamente sus condiciones: modificación constitucional, derogación –total o parcial- de la reforma laboral, cambios en la ley electoral, pactos para la imparcialidad en cuestiones de educación, cese de recortes en sanidad, educación, pensiones, dependencia, etc.

¿No son los partidos políticos los representantes de la ciudadanía? Y en base a esto, ¿no se supone que su labor específica consiste en realizar políticas acordes a la ideología e intereses de sus representados? ¿Por qué unos y otros anteponen los de su propio partido, como si el mismo partido, en lugar del medio, fuera el fin? Estamos tan acostumbrados a ver esa actitud corporativista en los miembros de PP y PSOE que damos por buena esa autodefensa, así como el ataque sistemático al contrario, siempre carente de argumentación razonada. Fuera de estas disputas, humillados quedan los ideales, las ideologías y la política misma.

Hay mil cuestiones que los socialistas podrían plantear para apoyar o permitir gobernar al PP, pero sólo buscan preservar su imagen. Me alarma la pasividad y aquiescencia social, que da por buena la evidente anteposición escenográfica de los partidos, quedando miserablemente relegada la política.

A riesgo de parecer ingenuo (no negaré que soy un idealista, o sea, un utópico), estoy convencido de que en política, como en la vida, no hay nada más rentable que ir de cara. Puede que no a corto plazo, pero sí a la larga, y la política es una carrera de fondo. Abordar al PP para exigirles condiciones reales ofrecería una imagen muy positiva de unos socialistas muy denigrados, pues aportaría una gran sensación de compromiso y credibilidad. Tomar la iniciativa ante un Rajoy exasperantemente inactivo reportaría muchos puntos al panorama político nacional. La mejor manera de arrancarle un compromiso de la mafia es acorralarlos.

3 thoughts on “Acorralar al PP

  • 11/07/2016 at 3:24 pm
    Permalink

    Si el Psoe y el PP tienen la misma concepcion de la politica, solo la entienden como una confrontacion, nunca como una negociacion. Por eso lo que aqui se plantea no les entra en la cabeza a ninguno de los dos

    Reply
  • 10/07/2016 at 9:17 am
    Permalink

    Creo que es el artículo más serio y cabal que he leído desde las elecciones. Felicidades al autor.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies