21D, la resaca electoral

Por Javier F. Ferrero

Me han sorprendido estas elecciones. No suelo hacer caso a las encuestas, sencillamente no creo en ellas. Cuando indicaban que tras Bárcenas y Rato iba a ganar el PP, que con todas las familias que no llegan a fin de mes, tras la precariedad y las mordazas, pensaba que se equivocaban y que le daríamos una lección en las urnas. Gritaríamos: ¡Ahora sí podemos hablar! Me equivoqué. Y mucho.
El Partido Popular ha sido el más votado y, aunque lo tenga complicado, está en disposición de formar gobierno. La pérdida de 63 escaños no ha sido suficiente para evitar la victoria y como tal, lo celebraron ayer. ¿Posibilidades para gobernar? Todas pasan por el PSOE.

El partido de Pedro Sánchez consigue el peor resultado de su historia, aunque siendo justos, esté año ha sido el primero de un nuevo ciclo electoral, ya no se reparten los votos solo entre dos, hay más peones en el tablero. Llamativa es la distancia con Podemos, menos de 400.000 votos. Ni el acercamiento a la izquierda de las últimas fechas, hablando incluso de la “populista” paga universal, ha logrado la salvación del PSOE.

Como el PP y Ciudadanos no alcanzan la mayoría absoluta, el pacto para el gobierno exigiría la llamada gran coalición PP-PSOE, lo que sería un suicidio para Pedro Sánchez y para los socialistas en general. Las bases de el PSOE estarían en total desacuerdo y esto abriría las puertas en las próximas elecciones a la verdadera izquierda.

Podemos, es el gran ganador de la noche. Frente a la tendencia a la baja del bipartidismo se ha posicionado como la gran alternativa. En poco más de un año han pasado de ser una idea sobre como puede cambiar el país a tener 69 escaños, suficientes para proponer cambios, poner asuntos sobre la mesa y marcar líneas rojas. El blindaje constitucional de los derechos sociales y una reforma de la Constitución que permita moción de confianza del Gobierno en caso de incumplimiento de su programa van a ser los grandes puntos que va a empezar a tratar. Es triste pensarlo, pero ya es demasiado tarde. Sí Podemos, las confluencias e IU-Unidad Popular hubieran ido juntos habrían obtenido unos 14 diputados y medio millón de votos más que el PSOE.

Y con su lealtad con Podemos, Ada Colau y En Comú-Podem, primera fuerza en Cataluña con 12 escaños, también ha ganado mucho. Se ha convertido en una pieza clave en el futuro político de este país. Personalmente creó que Carmena se equivocó no apoyando abiertamente a la formación morada, su buen trabajo en Madrid sería un gran reflejo en las urnas.

El gran perdedor ha sido Ciudadanos. Se echa la culpa a una mala campaña, pero realmente han sido los puntos más polémicos de su programa los que han dado al traste con sus aspiraciones. Su postura ante la violencia machista, una lacra en nuestra sociedad y la llamada a las armas en Siria, nos indicaron lo que muchos ya veíamos en la formación, un programa hecho deprisa para gustarle al mayor número posible de gente, pero con ideario liberal y añejo detrás.

Pero de lo que no cabe duda es de que este es el comienzo de una nueva era política en España, una época en la que la voz del pueblo va a estar ampliamente representada, por lo que los abusos sufridos estos últimos años han tocado a su fin. Al menos, eso quiero creer.

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies CERRAR