Españoles, ¿y ahora… qué?

Por fin España ha votado. La estrategia de Mariano Rajoy de combinar turrón con elección parece que no le ha venido del todo como esperaba. El Partido Popular ha ganado las elecciones al Congreso de los Diputados con una mayoría simple que le impide formar Gobierno de manera sencilla, ya que la suma de sus diputados y los de Ciudadanos, en un eventual pacto, no serían suficientes como para conseguir una mayoría necesaria. Solo una gran coalición entre partidos arcaicos, PP-PSOE, permitiría que la vieja clase siguiese gobernando en el país que ha sufrido una de las crisis económicas, políticas y sociales más graves y duras de la historia de las democracias avanzadas. Una auténtica revolución que ha transfigurado parte de nuestra identidad como nación, y que ha obligado a que la ciudadanía se tuviese que implicar de manera directa, para reformar un Estado putrefacto que desoyó las necesidades de un pueblo dolorido y maltratado, en favor de las clases más altas, los bancos, los grandes imperios empresariales y sus propias formaciones políticas.


España ha hablado, alto y claro. Algunos se indignan ante los resultados que se han producido, y se preguntan cómo es posible. Este país se encuentra dividido entre los que creen en la ruptura y el atrevimiento y los que, tras advertir los peores años de la crisis, han optado por el continuismo y el miedo a que un nuevo orden, en vez de mejorar nos haga empeorar y retroceder. El bipartidismo se ha llevado uno de los golpes más duros, sin embargo ha mantenido el tipo. Y los partidos de la renovación han entrado con fuerza pero no con la suficiente como para llevar a cabo su programa reformista. La inquietud entre el electorado es un signo evidente del desconcierto que sufre este país. Ningún partido ha sabido captar la confianza de España tras vivir la guerra económica y social más dura que se recuerda.
El Partido Socialista bajo un prepotente y engreído dirigente creyó que la buena planta sería capaz de servir para olvidar la gestión de aquellos que llamándose de izquierdas atajaron la crisis por la derecha. Se equivocaron. El PSOE ha conseguido los peores resultados de su historia en este país, sin siquiera llegar a los 100 diputados. Un fracaso sin parangón en la evolución de un partido mayoritario y de gobierno, que se derrumba como una castillo de naipes y que debe buena parte de sus escaños al gran feudo que es Andalucía. No nos podemos olvidar del otro partido, del que se ha llevado la hostia en la cara. El Partido Popular ha pasado de 186 diputados a obtener solo 123. La derecha del plasma, de los recortes en educación y sanidad, de la negativa a los debates y de la imposición sin consenso ha perdido 63 diputados. No obstante, ha mantenido el tipo y ha conseguido aglutinar a buena parte de los conservadores en sus filas, algo que no ha conseguido el PSOE con una izquierda que se encuentra dispersa. En este partido a cuatros, Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, el del rostro bonito, se ha quedado en una mera aspiración. Este país ha castigado la indeterminación del catalán. La falta de concreción en algunos aspectos y la soberbia parece que no le han dejado en un buen lugar tras conseguir 40 diputados, un resultado más que meritorio para un partido que entraba de nuevas pero que aspiraba a ser, al menos, la segunda formación en el Parlamento español.
Por último, solo cabe hablar de Podemos. Un partido que como el Guadiana, aparece y desaparece. Apareció en las Europeas, desapareció en las Andaluzas, apareció en las municipales y autonómicas, desapareció en las Catalanas y ahora aparece de nuevo con una fuerza que ninguno de sus adversarios esperaba. Una fuerza con epicentro en Cataluña con una Ada Colau que parece haberse convertido en un torbellino imparable. La tercera vía por el derecho de autodeterminación parece que ha sabido captar la atención de un pueblo catalán que cada día desconfía en mayor medida del planteamiento del proceso independentista según se encuentra planteado hasta la fecha. No obstante, a pesar de los 69 diputados de Podemos, su fuerza aún no es suficiente como para liderar un cambio de sistema como ellos plantean.
Ante este panorama solo les puedo decir que yo sí me siento orgulloso de la ciudadanía de este país porque ha votado lo que ha querido y ha sentido. Y eso es lo más importante. Ahora los políticos deberán saber llegar a un acuerdo. Si no lo consiguen, seguramente, estaremos abocados a un nuevo proceso electoral, que servirá para que con aún más fuerza los españoles decidan un Gobierno que con determinación y consenso nos sepa sacar del trance al que estamos sometidos desde hace ya bastantes años. Hasta la fecha ningún partido, ni de izquierdas, ni de derechas, ni renovador, ni de la vieja clase ha sabido crear un proyecto con credibilidad y que convenza, por lo que si España necesita de una segunda vuelta… nos veremos en las urnas, pero sin pena. Después de padecer tantos años de esta deleznable y repugnante crisis mal gestionada si tenemos que esperar un poquito más, los españoles, pese a nuestra impulsividad, sabremos esperar. Todo sea por nuestro futuro.

Escrito por Ignacio Luna @LunaJournalist

2 thoughts on “Españoles, ¿y ahora… qué?

  • 22/12/2015 at 1:29 pm
    Permalink

    Muchas gracias Esperanza. Mi compromiso con la verdad y el periodismo plural espero que siga intacto pese a que cada vez se hace más difícil. Un abrazo!

    Reply
  • 21/12/2015 at 9:27 pm
    Permalink

    Eres fenomenal así me gusta una persona clara y concisa que habla realmente de todos y de todo lo que piebsa sin.pelos en.la lengua….Animo sigue así.

    Reply

Deja un comentario

Uso de cookies

Nueva Revolución utiliza cookies, no podemos evitarlo. Al seguir navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies